x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Carolina Aigle, de piloto a madre coraje

Imagen y texto: webcatolicodejavier

Caroline Aigle, la primera mujer piloto de caza de la Armada Francesa y futura astronauta murió el 21 de agosto de 2007, víctima de un cáncer fulminante. Su país aún la llora y no deja de conmoverse por su valiente sacrificio: estaba embarazada de cinco meses cuando supo que padecía la enfermedad terminal y optó por postergar su tratamiento para que su hijo pudiera nacer.

A mediados de julio de 2007, Caroline recibió la devastadora noticia. Lejos de derrumbarse, la mujer se enfrentó a la adversidad y no hizo caso a los médicos que le aconsejaron abortar para tratar de extender su vida.

Junto a su esposo, el también piloto Christophe Deketelaere, decidió darle una oportunidad al nuevo miembro de su familia. Su segundo hijo nació a inicios de agosto con solo cinco meses y medio de gestación, lo llamó Gabriel. Nació muy pequeño pero sigue luchando por su vida y tiene muchas posibilidades de salir adelante.

"No podía detener la vida de un ser que había llevado consigo por cinco meses. Me dijo: 'Él tiene el derecho de tener posibilidades como yo'", declaró Christophe.

Para su esposo, este embarazo fue "su último combate y lo ganó". Antes de morir, pudo ver a su hijo varias veces y cargarlo en sus brazos. "Fue heroica hasta el final", aseguró.

Caroline Aigle (que significa "águila") nació en Montauban (Francia) en 1974. A los 14 años de edad ingresó en la escuela militar de Saint-Cyr. En mayo de 1999 se convirtió en piloto de caza y estuvo a cargo de un Mirage 2000-5 del Escuadrón de Caza Cote d'Or en Dijon. En 2005 se convirtió en comandante de escuadrilla y desde 2006 desempeñaba funciones de seguridad en vuelo en el centro de mando de Metz.

Su funeral fue presidido por el sacerdote Pierre Demoures, un ex piloto de combate. En su homilía, el Padre Demoures recordó a Caroline como una persona que condujo a la gente a Cristo con sus "sus cualidades, amabilidad, disponibilidad, pasión" y por sus "opciones" al considerar "a su hijo como una vida que excedía la simple visión humana de la vida" y por la cual "retrasó un tratamiento que era urgente".

El sacerdote recordó que cuando Carolina y Christophe lo buscaron para preparar su matrimonio, le pidieron un texto que no hablara del amor del uno por el otro "sino que tratara del amor que nos abre y lleva a amar a los demás".
"La gran lección que nos dio Caroline es la urgencia de amar. No una urgencia de temer, sino la urgencia vital de saber que solo el amor trae vida. El hombre está hecho para la vida. Esta urgencia puede hacer que el amor sea más fuerte y dar vida a un tesoro en medio de los eventos más trágicos", aseguró el sacerdote.

005
Foto de FSPersephone
FSPersephone · El 18/10/2009 a las 01:34

Hola, Fernan

Me iba y< a la cama, a leer un poco y vi que habías actualizado. Leí la historia de esta mujer (que no conocía) y me emocioné. Supongo que porque mi propia enfermedad aunque superada por el momento, está demasiado reciente. Pero sabes? A pesar de no tener instinto maternal, yo habría hecho lo mismo que ella. No lo digo por decir o desde la perspectiva de alguien que ve una enfermedad así desde fuera, sino desde la perspectiva de quien lo ha vivido durante la mayor parte de su juventud, o mejor dicho, durante esa parte de la juventud donde conformas buena parte de tu vida futura.

Cuando mis amigas me preguntaban qué haría si alguna vez me quedase embarazada, teniendo en cuenta el riesgo que significaría para mi salud, siempre les dije que no abortaría. Podía vivir con una sentencia de muerte sobre mi cabeza, pero no podría arrebatarle la vida al ser vivo que estuviese creciendo en mi interior y no lo comprendían. Sobre todo viniendo de alguien

Foto de FSPersephone
FSPersephone · El 18/10/2009 a las 01:37

sin instinto maternal (supongo que lo asesiné en algún momento de mi vida). Es como sentir que, dentro de lo malo, hay una recompensa. Fui afortunada y nunca me vi en la necesidad de elegir, ya que nunca me quedé embarazada. Pero Carolina Aigle es un ejemplo de voluntad y amor... y sobre todo, de fortaleza.

Gracias por esta actualización, me acabas de recordar algo que estaba perdiendo (y no me refiero al instinto maternal, sino algo más complicado).

Buenas noches, Fernan. Espero que te recuperes pronto

Última foto del fotolog de caprics
caprics · El 18/10/2009 a las 18:03

hola fernand esta historia es sumamente tragica y ojala' ese niñito salga adelante, pues esa madre que lo engendro' parece que si tenia fe' en que el' siguiera adelante ya que esa maldita enfermedad no deja a nadie sobrevivir, yo hubiera elegido lo mismo, beso y que seas feliz

Foto de montsecari
montsecari · El 18/10/2009 a las 19:53

hola cielo una historia muy tristes , pero muy cierta , por desgracias pasa en seres estupendos, es muy lamentable que las madres tengamos que ver sufris a nuestros hijos y sentirnos impotentes sin saver nunca si estamos haciendo lo correcto aunque asi lo creamos
un beso amigo feliz noche

Foto de akira57
akira57 · El 18/10/2009 a las 22:55

Buenas noches Fernan,

Sin duda una gran lección la que nos da esta mujer de amor y coraje, solo el amor de una madre es capaz de dar su propia vida si fuera necesario por sus hijos sin dudarlo, desgraciadamente a veces no sabemos apreciar el verdadero significa de la palabra MADRE hasta que no nos falta......no conocía la historia pero me ha encantado poder leerla, gracias amigo por compartirla.

Feliz comienzo de semana...un besote amigo

LOLA