x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an�lisis de sus h�bitos de navegaci�n.
Si contin�a navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener m�s informaci�n, o bien conocer c�mo cambiar la configuraci�n, en nuestra Pol�tica de cookies

El Libro Guiness nos ofrece un registro increible que ostenta Roy Sullivan (1912-1883), un guardia forestal de un parque nacional en Virginia (Estados Unidos), a quien le cayeron hasta siete rayos entre 1942 y 1977, sobreviviendo a todos ellos. 

Expertos en estadística afirman que la probabilidad de que te caiga un rayo es de 1 entre 3.000.000. Sin embargo las estadísticas no contaban para él. Además estamos hablando de una persona que se enfrentó en 22 ocasiones a los ataques de osos. Sullivan tuvo una vida muy extraña y, en parte, su mala suerte tuvo que ver con su trabajo. Pues al trabajar en el espacio abierto de un parque, los riesgos aumentan y quizá el mismo no supo tomar las prevenciones debidas. 

Las personas que reciben el impacto de un rayo tienen un 10% de probabilidades de morir y quienes sobreviven pueden tener secuelas, como cataratas, problemas fisiológicos, quemaduras en la piel, pérdida de memoria o problemas  psicológicos. Hasta un 10% de ellos desarrollan tendencias suicidas.

Roy Sullivan, cansado de que ningún rayo consiguiera partirlo, y tras un desengaño amoroso, acabó con su vida en el equinocio de otoño de 1983.

022
Última foto del fotolog de The_Best_Waifus
A The_Best_Waifus le gusta esto · El 28/03/2023 a las 21:08

Última foto del fotolog de The_Best_Waifus
The_Best_Waifus · El 28/03/2023 a las 21:17

Impresionante Historia
Se Merece un Like
Gracias Por Los Likes

Última foto del fotolog de maravillas10
A maravillas10 le gusta esto · El 28/03/2023 a las 21:26

Última foto del fotolog de maravillas10
maravillas10 · El 28/03/2023 a las 21:31

Sullivan no tenía mala suerte, más bien al revés, una suerte tremenda porque sobrevivir a siete rayos y que no queden secuelas, ya es ser afortunado. Hay menos posibilidades de que te caiga uno que si te toca el gordo de la lotería. Y encima lo de los osos....

Ir a su lado era tentar a la suerte, una temeridad, porque seguro que el rayo o el oso se ocupaba de matar al acompañante. Qué cosas, por Dios.

Como no llegó su hora, al final se la buscó él solito.

Un abrazo y feliz velada.