x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Maitresse en titre

Vamos a situarnos en el Versalles decadente de la primera mitad del siglo XVIII, durante el reinado de Luis XV, perdido entre el pasado esplendoroso del reinado de Luis XIV y el incierto futuro de la amenaza revolucionaria. Una época en que el matrimonio del rey era cuestión de estado, con independencia de que la elegida fuese o no del agrado del monarca. Por eso existía la figura de la “maitresse en titre”, algo así como una amante oficial elegida por el rey y reconocida como tal. Y si la historia nos lega una figura especialmente destacada e influyente en esta función, es la de Jeanne Antoinette Poisson, Madame de Pompadour.

Ingeniosa, culta y bella Madame de Pompadour fue la cuarta amante del rey. Pero a diferencia de las anteriores no se dedicó a la vida frívola y buscó el acercamiento y amistad con la reina. Daba exquisitas y reducidas cenas en compañía del rey y las invitaciones eran muy codiciadas.

Madame Pompadour tuvo gran influencia en las decisiones del rey. Ministros como el conde de Maurepas cayeron en desgracia por sus artes; colocó a su hermano como responsable de los edificios reales, y muchos historiadores sugieren que su antipatía hacia Federico el Grande de Prusia fue determinante para que Francia se enfrascara en la Guerra de los Siete Años.

Asimismo fue una mujer, que habiendo sido actriz y cantante de cierta valía, se entregó a sus grandes pasiones: la belleza y el arte. Ella apoyada en su hermano, el Marqués de Marigny, transformaría París en una metrópolis admirable, con la construcción de la Escuela Militar o la Plaza de Luis XV (actualmente de La Concordia). Al mismo tiempo decenas de pintores, escultores se beneficiaron de su mecenazgo.

François Boucher, que había sido su maestro de dibujo y era pintor de la corte, le hizo este retrato semioficial. Es probable que el sello y la carta aludieran a sus ambiciones políticas. Las partituras que hay desperdigadas a sus pies simbolizan el hecho de ser una cantante consumada. Ni siquiera la pequeña spaniel fue una idea del pintor. Se llamaba Mimí y pertenecía realmente a Madame de Pompadour.

Imagen: Retrato de madame de Pompadour de François Boucher (1709-1770). Alte Pinakothek de Múnich.

031
Última foto del fotolog de Emmadivine
A Emmadivine le gusta esto · El 03/02/2017 a las 13:26

Última foto del fotolog de parori1965
parori1965 · El 03/02/2017 a las 14:13

Hola amigo Fernan :
Esta forma de representar a la mujer, en el diván, ha servido de inspiración a muchos pintores y la verdad es que el resultado de las pinturas es impresionante.
Un abrazo

Última foto del fotolog de maravillas10
A maravillas10 le gusta esto · El 04/02/2017 a las 10:07

Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 06/02/2017 a las 12:19