x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Sucedió el pasado domingo, 5 de junio, en la localidad nigeriana de Owo. En plena celebración de la liturgia eucarística de Pentecostés, un grupo armado irrumpió en la iglesia católica de San Francisco, abriendo fuego con resultado de decenas de muertos (se dice que la cifra podría llegar hasta 50).

No es algo que haya ocurrido en Europa, quizá por ello los medios de comunicación apenas le dedican atención. Además es un tema religioso que para algunos medios es poco menos que tabú. Prefieren dedicar tiempo y espacio a nuestros políticos.

Pero la violencia en Nigeria viene de largo. Conflictos étnicos y religiosos y grupos terroristas como Boko Haram han causado miles de muertos y desplazados. En esta ocasión se desconoce todavía la autoría, pero todo parece señalar a grupos de fulanis, nómadas captados por el radicalismo islámico. En palabras del arzobispo Fortunatus Nwachukwu, nuncio nigeriano de 61 años, que trabaja desde hace casi 30 años para el servicio diplomático de la Santa Sede, y actualmente destinado en Ginebra, “Estamos ante otra etapa atroz de un genocidio”. Para él, atacaron una iglesia porque “no hay una estructura más fuerte y articulada en el país que la Iglesia católica”. El diplomático, que ya ha intentado advertir de estas atrocidades, trabaja para que la comunidad internacional aborde finalmente el tema.

Un superviviente de esta matanza, Bade Salawu, recuerda la incredulidad al escuchar disparos dentro del templo. "No vinieron a robar nada, no vinieron a secuestrar a nadie... Su objetivo era solo asesinar y destruir", indicó.

001
Última foto del fotolog de astur_82
astur_82 · El 08/06/2022 a las 00:21

Que pena que noticias asi se produzcan casi a diario. Otra muestra mas de que el mundo se va a la mierda

saludos