x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Puerta del Palacio de Escaño

Continuamos con las plumillas de Juan Martínez Pedrero, para acercarnos hoy al conocido como Palacio de Escaño, por haber nacido en él Antonio de Escaño y García de Cáceres (1752-1814), héroe de las batallas de Espartel, San Vicente, Finisterre y la histórica batalla de Trafalgar. Fue miembro del Almirantazgo y Regente de España e Indias al formar parte del Consejo de Regencia que convocó las Cortes de Cádiz. 

Su construcción se realizó en el siglo XVIII, aunque fue reformado a principios del siglo XX mediante proyecto del arquitecto Víctor Beltrí. Por ello, en su composición podemos observar elementos de distintos estilos; barrocos, neo-renacentistas, modernistas y eclécticos. En su fachada destacan los miradores de madera, elementos típicos de la arquitectura cartagenera, y la portada barroca.

El edificio está declarado Bien de Interés Cultural y forma parte del Patrimonio Histórico de la ciudad. Actualmente se encuentra desocupado y necesitado de una rehabilitación que le permita conservar sus elementos artísticos.

Imagen: Plumilla de J.M.Pedrero

042
Puerta Escuelas Graduadas

Otra puerta reproducida a plumilla por Juan Martínez Pedrero es la puerta de las Escuelas Graduadas de Cartagena.

El regeneracionismo que se extiende en España tras el desastre de 1898, llega también a la enseñanza. Hasta entonces el modelo era la escuela unitaria donde se daban las clases en cuartos alquilados por los propios maestros que podían ser estrechos y sombríos y donde se hacinaban niños de muy distinta edad y condición.

Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Cartagena comisionó a los maestros Enrique Martínez Muñoz y Felíx Martí Alpera para realizar un viaje por Europa, sin límite de gastos ni de tiempo. Esta iniciativa permitió a ambos conocer la realidad educativa en varios países europeos. Se levantó entonces el edificio de las Escuelas Graduadas con todas las condiciones para una escuela moderna, gradual, amplia e higiénica. El 5 de octubre de 1903 entraron las Escuelas en funcionamiento, consolidándose la idea de la división por grados. El impacto en el resto de España fue tan grande que el intelectual Joaquín Costa Martínez calificó a Cartagena como la "Covadonga de la enseñanza"

El edificio de estilo ecléctico con motivos neomudéjares y modernistas se debe al arquitecto municipal Tomás Rico Valarino. Tras su rehabilitación en 1995, el edificio se destina actualmente a usos sociales y culturales.

Imagen: Plumilla de J.M.Pedrero

043
Puerta de la Estación de Ferrocarril

Continuamos con algunas de las puertas de Cartagena que se pueden ver en la exposición de plumillas que Juan Martínez Pedrero tiene abierta en el Casino de Cartagena.

Y hoy nos acercamos a la Estación de Ferrocarril. Aunque la línea férrea Madrid-Cartagena fue inaugurada en 1862 por la reina Isabel II, el inicio de la construcción de la estación se demoró hasta 1903, una vez que el Ministerio de la Guerra desafectó las murallas de la ciudad como elemento defensivo. Estamos ante una estación modernista repleta de detalles exquisitos, como la distinguida marquesina de acero y cristal de la entrada. Construida como estación terminal por la Compañía Ferroviaria M.Z.A., es obra del arquitecto Emilio Antón Hernández junto con los ingenieros José Cebada Ruiz y José Moreno Rodríguez, y todos ellos dirigidos y supervisados por el ingeniero Ramón Peironcely Elosegui. La cerámica modernista de la fachada principal se debe al destacado ceramista Daniel Zuloaga.

Dispone de un amplio vestíbulo que da acceso a taquillas, puntos de información, cafetería y otros servicios adaptados.

Imagen: plumilla de J.M.Pedrero

066

"Carros de Fuego" es una interesante película británica de 1981 dirigida por Hugh Hudson, que se centra en dos destacados atletas británicos Harold Abrahams y Eric Lidell que se preparan para participar en los VIII Juegos Olímpicos de París de 1924. Son personas con distintos pensamientos tanto de orden religioso como deportivo, a los que unirá el espíritu olímpico. Una olimpiada en la que arrasaron los EEUU con 99 medallas (45 oros) y sorprendió Finlandia, segunda en el medallero con 37 medallas (14 oros). Gran Bretaña ocuparia el 4º lugar en el medallero, detrás de Francia, con 34 medallas (9 oros)

La película cuenta, además, con la maravillosa música de Vangelis, que ganó el oscar con este tema que ha terminado siendo más conocido incluso que la propia película. Vangelis pondría música a otras películas como "Blade Runner" y "1492, La Conquista del Paraíso".

Con la música de Vangelis y las imágenes de "Carros de Fuego" este fotolog desea a sus amigos y visitantes un buen domingo.  

054
Por los caminos de España: Alcázar de San Juan

Tras la pausa de Semana Santa, seguimos nuestro recorrido por tierras de Castilla La Nueva, tras las huellas de Don Quijote. Y desde Campo de Criptana llegamos a Alcázar de San Juan, en el noroeste de la provincia de Ciudad Real.

El antiguo Al-kasar árabe se cristianiza tras la Batalla de Las Navas de Tolosa y mediado el siglo XIX se convierte en un importante nudo ferroviario entre Madrid, Levante y Andalucía. Uno recuerda de joven aquellos larguísimos viajes nocturnos en el Expreso Madrid-Cartagena con parada de 30 minutos en Alcázar de San Juan. 

Y precisamente en la Estación de Ferrocarril, podemos descubrir en la antigua sala de La Fonda y la sala de espera de la misma, una narración continua de once capítulos del Quijote reflejados en 300 azulejos historiados de entre un total de 3000, declarados Bien de Interés Cultural.

Estamos en un municipio con más de 30.000 habitantes, rico en viñedos, que cuenta con un importante patrimonio monumental. Así en la calle de Don Quijote se alza el Torreón, construcción almohade del siglo XIII, residencia del gran prior de los Hospitalarios, hoy musealizado. De la misma época es la Iglesia de Santa María la Mayor, templo de cruz latina y tres naves, destacando el retablo del altar mayor del siglo XVI obra de Diego y Miguel Barroso. En la sacristía existe una partida de bautismo de un tal Miguel de Cervantes Saavedra, que parece no corresponder al autor del Quijote.

Un paseo a pie por sus calles permite descubrir unas cuantas casonas y palacios de interés. En la amplia Plaza de España se encuentra el Ayuntamiento inaugurado en 1850 con funciones de casino, así como la Oficina de Correos y el Mercado.

No se debe abandonar Alcázar de San Juan sin degustar su afamado "Guiso de bodas" inspirado en las cervantinas bodas de Camacho y Quiteria, de la segunda parte del Quijote: (...) y encerraban en sí carneros enteros, sin echarse de ver, como si fueran palominos; las liebres ya sin pellejo y las gallinas sin pluma que estaban colgadas por los árboles para sepultarlas en las ollas no tenían número; los pájaros y caza de diversos géneros eran infinitos, colgados de los árboles para que el aire los enfriase.

Imagen de internet: Plaza de España de Alcázar de San Juan


048