x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Recuerdo de Eduardo Galeano

El Hincha

Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio.

Flamean las banderas, suenan las matracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpientes y el papel picado; la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo. En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exibe a sus divinidades. Aunque el hincha puede contemplar el milagro, más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinación hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles, batiéndose a duelo contra los demonios de turno.

Aquí, el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovación y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros están vendidos, todos los rivales son tramposos.

Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música.

Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria; qué goleada les hicimos, qué paliza les dimos, o llora su derrota; otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego fugaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval.

De "El fútbol a sol y sombra" de Eduardo Galeano (1940-2015)

Imagen: de internet, modificada.

032
Última foto del fotolog de jotomo1962
A jotomo1962 le gusta esto · El 18/04/2015 a las 15:47

Última foto del fotolog de jotomo1962
jotomo1962 · El 18/04/2015 a las 15:49

Muy buen articulo, y con mucha razon para los amantes del futbol.
De otro lado amigo @corremundos si puedes no dejes escapar la oportunidad de tu asignatura pendiente de visitar las Islas Canarias, puesto que merecen la pena
Un saludo y buen fin de semana

Última foto del fotolog de angela.65
A angela.65 le gusta esto · El 18/04/2015 a las 22:33

Última foto del fotolog de angela.65
angela.65 · El 18/04/2015 a las 22:34

buenas noches mi querido Fernan, gracias por tu comentario y poema, muy lindo, te deseo un feliz domingo, como siempre con todo mi cariño, siempre es un placer verte por mi casita, besitos.

Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 20/04/2015 a las 10:54