x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Robert Plant y Paul McCartney

   La semana pasada me llegó un correo de esta, nuestra web, felicitándome por mis 17 años como usuario. Siendo sinceros, es una cifra engañosa, porque al no saber cómo orientar el blog entonces, no tuve ninguna actividad hasta 4 años después: inauguré este blog el día de mi cumpleaños, en mayo hara 13 años.

   Aún así... son trece años. Con períodos de actividad más o menos semanal, frente a parones de meses, o años (sí, años; parece mentira, pero siempre dije que mi aficion al dibujo me viene por rachas). Pero son trece años. Da que pensar.

   Inicié este blog con los dibujos de mi época de aprendizaje, por ver a dónde me llevaría; eso me animó a reanudar mi afición y hacer nuevos dibujos. Nunca esperé inventar la rueda o el fuego, pero de algún modo inventé la rueda para mí. Más grande ó más pequeño, el dibujo es un apoyo para cualquier cosa que haga.

   También puse comentarios sobre mi dibujos desde el principio: no me gustaba la idea de subir las imágenes sin más, y dedicarlos a explicar lo que se veía parecía un  buen modo de complemento. Comentando a los demás lo que se veía me ayudaba además, a aclarar conceptos: en definitiva, explicando a los demás, me explico a mí mismo. Se puede decir que, sin incidir demasiado en lo personal (lo justo para mostrar las imágenes), este blog es lo más parecido a un diario que he tenido.

   Bueno, es sólo una reflexión. Ahí dejo el tema.

   Y ahora, el dibujo. De nuevo la libreta de papel de bambú; no es que sea un papel especial, de hecho no resulta malo, pero es mejor para escribir que para dibujo. Es que me gusta escribir "bambú". Ya, admito que no es racional. A lo que vamos..

   Muestro aquí dos retratos: el primero de Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin, en una fotografía de 1970, realizada durante la entrega de un disco de oro por el álbum 'Led Zeppelin III'. Abajo, aunque no lo parezca, es Paul McCartney en 1969, durante la grabación de 'Let It Be' en 1969, su último disco con los Beatles. Uno, en el inicio de su mayor éxito y el otro despidiéndose, sin quizás saberlo entonces, del grupo que le dio a conocer. Las fotos de modelo de ambos retratos pertenecen al mismo número de la revista musical MOJO; la pillo a veces, cuando lleva CD, suelen ser buenos temas.

   Hice los dibujos con una barra de grafito. En realidad, no es un carboncillo, sino un lápiz sin madera, todo grafito. Aún no sé cómo no me mancho al tocarlo; algún tipo de capa aislante, supongo.

   Me gusta cómo quedó el retrato de Robert, con todas esas greñas y la barba recortada, parecía un mosquetero. La foto de modelo era de un blanco y negro con fuertes contrastes. Aquí quedó suavizado, pero estoy satisfecho. Sobre el retrato de Paul... en fin, esa boca no me convence nada. Pero creo que la culpa es suya. Bueno, más bien de su fisonomía: McCartney era por aquella época muy fotogénico, pero sus rasgos faciales no son muy marcados. Un pequeño matiz fuera de sitio, y ya le dejas con la expresividad de una patata cocida. Si no fuese por eso, estaría bien.

000
Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000