x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Erase una vez...
Acerca de
Foto de Hiyoru

Hiyoru

Mujer, 25 años

España

Siguiendo
Foto de RaphtaliaFoto de EctarwenFoto de CosplayersFoto de Ryow161Foto de Rave_PartyFoto de xCeCe.99xFoto de Lilly-BeHappyFoto de sacabeza
Jun/2019
LMMJVSD
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
ArchivoEpisodio 1 - United Volcanic 3/304/11/2012Episodio 1 - United Volcanic 2/303/11/2012Episodio 1 - United Volcanic 1/322/10/2011
Episodio 1 - United Volcanic 3/3

- Le dijiste aquello cuando aun era un bebé, pero ya tengo veinte años, y además... lo que realmente querías era que le ocurriera algo así a mi madre, lo deseabas. Así que no me vengas con el cuento de que te preocupa la situación de mi madre, porque si realmente te importase no te habrías dispuesto en romper este papel.- Cuando Ectarwen le soltó todo aquello... cerró la puerta de su habitación con un golpe. Se dirigía al establo donde había miles de caballos. El suyo era un caballo macho, que llevaba su nombre en un collar de plata que colgaba de su cuello, en letras mayúsculas ponía "Chispé". Ectarwen se detuvo en medio de la entrada del castillo y les pidió a los guardias que no perdieran de vista a Silúrë con una severa mirada.

Los habitantes se asombraron al contemplar a la princesa Ectarwen que fue vista por primera vez por el pueblo. - ¿Princesa? ¡¡Princesa!!- Gritaba una niña de unos cinco años que se dirigía hacía Ectarwen sin miedo, con la intención de saludarla. Ectarwen haciendo un gesto con la mano la detuvo. - No puedo entretenerme, tengo cosas importantes que hacer en el exterior.- Le dijo Ectarwen fríamente a la pequeña. - Pero al menos ten esto, mi hermano lo usó cuando fue a la guerra...- Le volvió a decir aquella niña de pueblo con ropas malgastadas y con el rostro cubierto de manchas negras -...Ya no lo necesitará.- La niña con una sonrisa se retiró después de darle aquel trapo malgastado. Ectarwen lo miraba detenidamente y comprendió lo que estaba pasando detrás de aquellos muros que su tía no le había dejado explorar desde pequeña. Decidida, quiso animarles con unas palabras, para que así no pierdan la esperanza de su reino.

- ¡Voy anunciaros que me marcho, pero quiero que sepáis que volveré con el medicamento de mi madre, solo os pido que no perdáis la esperanza en mi, volveré!- Los gritos del pueblo se alegraron en escuchar aquellas palabras, pero no todos estaban contentos... En la entrada del castillo estaba Silúrë, lo escuchó todo y nada más pensar en la idea de que su hermana iba abrir los ojos, comenzó a clavar sus uñas en la puerta haciendo un leve sonido "Siguela... ¡y no permitas que lo consiga!" Le había dado la orden a una criatura que se movía sigilosamente entre las sombras...


Ectarwen1: "Espino" (Arantxa). Íron2: "Amable" (Emilio). Arwen3: "Mujer noble" (Patricia). Silúrë4: "Fuego resplandeciente" (Elena/Helena).

053
Episodio 1 - United Volcanic 2/3

Cuando abrió la puerta era el doctor, había vuelto y parecía haber corrido mucho. - Señora Silúrë, necesito hablar con la princesa, es urgente.- Decía con un tono impaciente y con voz entre cortada por la falta de aliento, deseaba ver a Ectarwen. Silúrë cuando iba a llamarla, la vio subiendo por las escaleras. - Ectarwen, el doctor quiere verte, tiene algo que...- Silúrë fue interrumpida por la reacción de Ectarwen, le comenzó a gritar desesperadamente. - ¡¡Dejenme estar a solas con mi madre!!- Exclamó soltando algunas lágrimas que se asomaba en sus ojos y rápidamente subía las escaleras escuchándose al rato el cierre de unas de las habitaciones de arriba. - ¡Disculpe por el comportamiento de mi sobrina! Como comprenderá le esta afectando mucho la situación de su madre.- Silúrë le pidió disculpas por como le había hablado Ectarwen, pero eso no le afecto el deseo del doctor. - Aun así necesito hablar con ella. ¡He encontrado la forma de ayudar a su madre!- Al decir eso, la expresión de Silúrë había cambiado completamente. - Y... ¿qué has descubierto? - Preguntaba con interés. - El modo de salvar a la reina. He ideado una pócima, pero necesito que ella lo haga, yo no tengo la habilidad suficiente para ir reino tras reino. - Explicaba el doctor que buscaba algo en los bolsillos hasta que encuentra lo que andaba buscando. - Ten mi señora, entregue este papel a la princesa, en él está apuntado los ingredientes.- Cuando el hombre le entregó el papel a la hermana de Arwen, se retiró. Silúrë Se quedó un buen rato quieta frente a la puerta. El interés que llevaba antes desapareció y no hubo más que odio en sus ojos, estaba apunto de romper el papel, pero no lo hizo, escondió el papel detrás de ella y sus manos comenzarón a temblar dándose cuenta de que Ectarwen estuvo todo el rato sentada en uno de los escalones escuchándolo todo. - ¿Qué quería el doctor?- Le preguntaba Ectarwen que se levantó del escalón y bajaba lentamente hacía Silúrë. - Solo te buscaba para hablar contigo, era algo urgente, pero le pedí que se fuera. Tú no estabas de buen humor, así que...- Le contestó la tía con una voz temblorosa, estaba mintiendo y Ectarwen se daba cuenta de ello. - No me mientas tía, sé que el doctor te ha dado algo y quiero que me lo des.- Al decir aquella frase Silúrë no tuvo más remedio que darle aquella nota. La habían pillado y no sabía como explicárselo. Ectarwen se puso a leer la nota donde ponía los ingredientes y nada más terminarla salió corriendo hacía su habitación. - Ectarwen, disculpame si te he mentido, pero era porque no quería que fueras tú en busca de esos ingredientes que te ha pedido ese viejo loco.- Le decía Silúrë que pegaba la puerta antes de entrar, veía como Ectarwen estaba preparándose para irse. - ¡¿Adonde crees que vas?!¡¡Le prometí a Arwen que cuidaría de ti!!- Exclamaba Silúrë con expresión contrariada.

040
Episodio 1 - United Volcanic 1/3

Esta es la historia que comenzó en un reino. No era un reino cualquiera, en éste habítan elfos que poseen el poder del fuego. Hace mucho tiempo, todos los reinos: Fuego, Agua, Tierra y Viento, estaban muy unidos. Pero ocurrió una desgracia, el reino de la Tierra tan unido a la naturaleza les echó la culpa a los del Fuego, por haber quemado sus bosques. Los del reino del Agua, les llegaron un tornado creado por el mar y hubo muchas víctimas. Se dice que desde que comenzó la sequía, los habitantes del reino del Agua desapareció incluyendo a sus reyes y no se supo nada desde entonces. Los del Viento decidieron quedarse en los cielos observando con la esperanza de que todo se arreglara... han pasado cinco años de aquella guerra y no hubo paz desde entonces. Hablaremos de los elfos del fuego. Son criaturas que siempre deben vivir cerca de volcanes, y no están acostumbrados respirar otro aire que no sea el suyo. Como un pez que no puede respirar fuera del agua, por eso, cuando viajan o tienen que ir a trabajar fuera del reino, van con mascarillas hechas de tela. Allí usan caballos de fuego, pero no es la única especie de fuego. Hay más bestias de fuego, como los diablillos que viven bajo tierra o los dragones que habitan en ruinas. Pero usan más los caballos porque pueden transportar objetos delicados. En cada de los tres reinos siempre ha nacido un príncipe, pero esta vez ha ocurrido un milagro... En este reino ¡Ha nacido una niña! La llamaron Ectarwen1, hija del rey Íron2 y de la reina Arwen3. Desde que el rey Íron cayó en la batalla... alguien tenía que ocuparse del reino, Arwen quería, pero sus condiciones eran difíciles porque aun estaba débil del parto, así que la reina tomó una decisión: Que su hermana, Silúrë4 se ocupara del reino y de la pequeña Ectarwen.

Veinte años ha pasado desde que el rey Íron falleciera en la batalla. Desde entonces ningún rey ha pasado al trono y la reina Arwen cayó enferma misteriosamente...

Los ojos negros y brillosos de una especie común en el reino, observa nervioso a todos lados, era un fénix, un pájaro que se ve muy a menudo por los alrededores de los volcanes. Éste estaba en cerrado en una jaula. Una joven que aparentaba tener unos diecisietes años, estaba en la misma sala donde se encontraba la jaula con aquel ave. Su mirada de preocupación se podía ver reflejada en aquel cristal de la ventana, oscurecido por el mismo material que se hizo. Más tarde un hombre de edad mayor salió de una habitación con la misma cara de preocupación que la joven. - ¡Doctor! ¿Cómo esta mi madre?- Apresurándose la joven se acerco a preguntar nada más verlo al salir de la habitación. - No muy bien princesa. Su madre, la reina Arwen, no a abierto los ojos desde que perdió el conocimiento.- Le respondió el hombre que resultaba ser el doctor. - Bien, muchas gracias. Puede retirarse...- Educadamente la chica se aparto para que el doctor pudiera pasar. La joven tenía algo más que decirle antes de que se marchara y con una sola frase hizo que el hombre se detuviese "por favor, llamame Ectarwen" Le dijo la chica con el rostro melancólico y la mirada echada hacía abajo como si le hubieran regañado por algo que hizo. El doctor no dijo nada, ni se molestó en girarse para ver que quería, simplemente continúo caminando, con su malentín en la mano izquierda haciendo rítmico sonido al bajar las escaleras. Ectarwen esperó a que se escuchara el sonido de la puerta al cerrarse, para así poder entrar en la habitación donde se encontraba su madre.

Lentamente cerraba la puerta y con la mirada triste obserbava como el rostro de su madre era más pálido como de costumbre. Sus cabellos rizados y anaranjados le hacía más joven, más bella, pero para Ectarwen le parecía un entierro que estaba apunto de ocurrir. Teniendo esa imagen en la mente hizo que comenzara a llorar tapando su cara en los brazos que los apoyaba en la cama. - ¡Ectarwen es hora de almorzar! - Exclamó una mujer que la llamaba desde las escaleras, era Silúrë, su tía, la que siempre ha estado cuidando de ella desde que nació. Ectarwen limpiándose la cara se dirigió hacía el salón y sin decir nada se sentó a la mesa. Silúrë observa a Ectarwen y le contagiaba su tristeza. - No sé que se dicen en estas situaciones... lo único que puedo decir es que te cuidare hasta que ella despierte ¡Ya verás! ¡Cuándo despierte todo volverá como era antes! - Le decía con la intención de animarla, pero Ectarwen permanecía callada, haciendo movimientos con el tenedor, sin probar la comida que le había preparado su tía. Silúrë no dijo nada más, quedó en silencio también. Al rato se escucharon unos golpes en la puerta. Silúrë mira hacía la entrada y luego a Ectarwen, obserbava que la chica aun estaba en la misma postura y decidió levantarse de su asiento con una expresión de desilusión, Silúrë se imaginó que Ectarwen se iba a molestar en levantase para abrir la puerta, pero no lo hizo.

044
2019
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre
2018
2017
Seguidores
Foto de CosplayersFoto de Lilly-BeHappyFoto de Rave_PartyFoto de Ryow161Foto de sacabezaFoto de xCeCe.99x
Últimas Visitas
Foto de Raphtalia

Raphtalia03/05/2019

Tags