x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Recuerdas como te peinaba tu mami?

Buenas tardes!

A las 5:35 ha caido una trompa de agua que tal intensidad que nos hemos desvelado...  Suerte que a la hora del reparto ya no llovia.  Dicen que durante el dia de hoy, jueves y viernes volvera a llover...   mientras me respecte el reparto, que llueva todo lo que quiera jajajajaja.

Recuerdas cuando te#peina tu #mami

 Muchas de las madres que hoy en día ya son casi abuelas sufren shocks severos al entrar en la zona de cosméticos del supermercado y encontrarse con gominas que dicen así: “¡Efecto recién salido de la cama!” o “¡Efecto despeinado!”

Se desmayan, sufren convulsiones y sacan espuma por la boca. ¿Pero eso como puede ser? Se preguntan anonadadas. ¡Efecto despeinado! Con lo que les costaba a ellas mantener a sus hijos peinados cuando eran pequeños, ahora resulta que se venden gominas para hacer algo que la propia almohada ya es capaz de hacer por sí misma. 

Son el signo de los tiempos. Las cosas cambian, las madres modernas también. Ahora ya no se peina a los niños como antes. Hay niños que van con peinadosmás modernos que los que lucen sus padres. Antes las madres iban a lo fácil, llegaban a la peluquería y decían: “Al dos”. Y no hacía falta más historia. 

Ahora tal y como van algunos niños peinados podría decirse que miran un álbum de cromos de la Liga de fútbol y eligen a uno de ellos. A ver si así el niño se parece. Porque ya se sabe, en este país el futuro está en ser #futbolista; a ver si nos va a salir la oveja negra y le da por estudiar ingeniería aeronáutica. 

En definitiva, y antes de irme por las ramas cual mono tirititero, los niños de antes, o sea nosotros, no nos matábamos demasiado a la hora de cortarnos el pelo. Pero una vez éste crecía venía el peligro. Porque no nos llevaban a cortarnos el pelo enseguida, tenía que crecer un tiempo prudencial. Y durante este tiempo las madres eran absolutamente admiradoras de un peinado que ha triunfado durante años y estaba quedando en desuso hasta que llegó la moda popera: “la raya al lao“. 

Parece una tontería, pero las madres habían desarrollado una precisión milimétrica para dibujar rayascompletamente rectas en nuestras cabezas sin desviarse ni un milímetro. A lo mejor algunas madres primerizas y poco experimentadas usaban regla y cartabón o llamaban a un delineante: “Oiga, sí, ya sé que tiene mucha faena con esto de dibujar perspectivas caballeras y toda la pesca, pero, ¿podría venir a casa a hacerle la raya al lao a mi niño que no me sale?” Esto pasaba. Había presión entre las madres para ver cuál de ellas hacía mejor las rayas. Y luego algunas se quejaban de que los hijos les salíandrogadictos.

Lo que pasaba muy a menudo es que cuando nos despertábamos por la mañana teníamos el pelo enmarañado como si de una ristra de cables se tratara. Por la noche nuestro cabello cobra vida propia, baila sevillanas y se contonea grácilmente mientras nosotros sobamos plácidamente. Así pues, por la mañana parece que hayamos puesto los dedos en el enchufe o se haya colado en nuestra cama el de Algo pasa con Mary. Eso a nuestras madres no les gustaba nada, y había que desenredar el pelo. Torturándonos. 

La tortura matutina era desenredarnos el #pelo. Ellas tiraban y tiraban sin pudor alguno mientras nosotros gritábamos de dolor. A ellas les da igual, todo menos ir desastrados al #colegio y que las otras madres vieran una raya desviada. O peor, podríamos parecer “unos piojosos”. Hubo una época en la que llamarte #piojoso era uno de los peores insultos que podían propinarte. Así que empezaban a tirar. Y nosotros a gritar. “No grites niño, que te van a oír los vecinos, que no es pa tanto” Y venga a tirar otra vez. Yo llegué a pensar que mi madre era una india americana que por las mañanas siempre intentaba quitarme la cabellera para llevársela como trofeo.

CONTINUARA....


✩★✩ #PREGUNTA 28 SEPTIEMBRE: Me cuentas alguna anécdota de cuando eras pequeñ@? 


014
Última foto del fotolog de Joaki-007
Joaki-007 · El 28/09/2016 a las 18:05

Pso un poco deprisa ...un beso ¡¡¡

Última foto del fotolog de astur_82
astur_82 · El 28/09/2016 a las 22:37

Me paso por aqui a saludar

Anecdotas de cuando era pequeño no recuerdo ninguna ahora jajaj

Última foto del fotolog de corremundos
corremundos · El 29/09/2016 a las 01:06

¡Hola!

Mi condición de niño me hizo librarme de esa tortura de los peinados. Pero si recuerdo cuando llegaban los practicantes a casa e iniciaban aquel protocolo de prender alcohol para desinfectar aguja y jeringa, mientras te ponías en posición para el pinchazo.....

Saludos

Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 29/09/2016 a las 12:33

Última foto del fotolog de mebarak1981
mebarak1981 · El 29/09/2016 a las 19:08

Yo casi siempre he llevado la raya al lado, no creo que eso haya pasado de moda. Me la pongo ahí básicamente porque es donde mejor me sienta. Uno se pone como más le favorece (o así debería ser), no como digan las modas. Pero claro, hay tanto tonto suelto... xD

Yo no sé de qué época hablas con eso del pique de las rayas entre madres, pero yo eso no lo he visto nunca jaja O era pequeña y no me enteraba de nada xD

Anécdota de cuándo era pequeña... pues podría decir muchas, pero tampoco tengo tanta memoria. No sé si se puede llamar anécdota, pero con unos 4 años estuve a punto de ahogarme en la piscina de unos amigos de mis padres. Estábamos bañándonos los niños y a mí me dio por soltarme del borde. Se tuvo que meter en la piscina un señor para sacarme. No fue a mayores la cosa.

Ah, y mi madre me hacía colas de caballo jaja ahora que vuelvo al tema del peinado.

Anécdota.. pues no sé hija. Tendría que pensarlo con más calma.