x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CON SAL O SIN SAL

La sal, ese producto tan cotidiano al que recurrimos de forma consciente o inconsciente, resulta indispensable para nuestra existencia. Sin ingerir cloruro de sodio moriríamos. Pese a ello, rebasar la línea que separa la necesidad del exceso puede acarrear graves consecuencias, como problemas de hipertensión y la reducción en su consumo evitaría casi uno de cada cuatro casos de accidentes cerebrovasculares. Pero la presencia de sal en prácticamente todos los productos hace que, con frecuencia, se caiga en el exceso. Por ejemplo, una simple manzana contiene un miligramo de este mineral. Y si opta por un vaso de leche, sepa que la cantidad se dispara a los 44. Aunque lejos de los casi 1.200 miligramos embutidos en un sándwich de salami.

Su función potenciadora del sabor hace que los alimentos resulten más sabrosos, por lo que aumenta las ganas de consumirla.Pero, ¿cuánta sal debemos consumir?  "En personas sanas, que no tengan ningún tipo de enfermedad cardiovascular, un consumo de seis o siete gramos diarios sería suficiente. Mientras que en personas con la tensión alta habría que rebajarlo por debajo de los cinco gramos", explica la doctora Ballesteros. En definitiva: la virtud aristotélica como el punto medio entre los dos extremos. Así que ya sabe: mire a este producto como un aliado, pero guarde los excesos para otros menesteres.

(Javier Expósito)

Cuando se quiere valorar la simpatía, la gracia  y el don de gentes de una persona se dice que es muy salada, o que tiene mucho salero, y al revés, todo lo contrario, a una antipática o muy parada, se le llama sosa o "un pan sin sal". E incluso ha dado lugar al término "salario" como sinónimo de paga.

Parece que quien lleva sal en su manera de ser es más valiosa que quien no lo lleva. Pero para la salud no es lo mismo. Al leer estas líneas me doy cuenta de que añadir sal a las comidas es un poco redundante, porque hasta la leche o una manzana son saladas. Si se elimina de nuestra dieta, los alimentos recuperan sabores que enmascara la sal, ese producto adictivo y tóxico, ya que, con sólo comer pan ya tenemos la dosis necesaria diaria.

Y el agua con sal no es apta para el organismo por lo que hay que proceder a su desalación para poder beberla o utilizar el agua de los ríos o la de la lluvia, destilada y todo, como podría ser la que cayó el sábado por aquí...

Besos, con mucho salero.

043
Última foto del fotolog de NaiaraDelko
A NaiaraDelko le gusta esto · El 31/05/2016 a las 22:16

Última foto del fotolog de eliocroca2
A eliocroca2 le gusta esto · El 31/05/2016 a las 22:17

Última foto del fotolog de eliocroca2
eliocroca2 · El 31/05/2016 a las 22:19

Hasta el Evangelio habla de la sal como de algo necesario en la vida cotidiana; pero sí, muchas veces abusamos de ella, sin hacernos más simpáticos.

Última foto del fotolog de corremundos
A corremundos le gusta esto · El 31/05/2016 a las 23:41

Última foto del fotolog de corremundos
corremundos · El 31/05/2016 a las 23:53

¡Hola!

Cuando hice el servicio militar en el antiguo Sáhara Español, aprendí de los saharauis que para adentrarse en el desierto hay algo tan indispensable como el agua: la sal.

Tan cierto como que en nuestra ingesta diaria abusamos de la sal. Yo ahora que por problemas de hipertensión he tenido que restringirla entiendo que es una cuestión de paladar. Cuando te acostumbras descubres el sabor auténtico de los alimentos y cuando como fuera de casa encuentro todo salado en exceso.

Besos.

Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 01/06/2016 a las 10:51

Última foto del fotolog de Joaki-007
Joaki-007 · El 01/06/2016 a las 18:40

Buenas tardes-Bona tarda .

Sabios consejos de Javier Expósito, que todos tendríamos que seguir , sobre todo a partir de los 50 años ( ya no digo 40...) que es muy importante rebajar la sal.

Yo desde luego y Mary tambien, lo hacemos .No ponemos sal o practicamente nada, en ningun guiso o lo que sea .Y al final uno se acostumbra .

A mi por ejemplo, las patatas con verdura , siempre me han gustado mucho y antes más, cuando era joven , me gustaba mas bien salado.Ahora las tomo sin sal y la verdad es que están buenísimas .
Como el azucar , igual.

Y es que , ya tomamos bastante sal y azucar en otros alimentos .


Y vaya fotazo¡¡¡

Besos