x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

El fotolog de maravillas10
LAS PERSIANAS

En España el uso de persianas está generalizado, de tal forma que si observamos todas las ventanas ya sea invierno o verano, de día o de noche las persianas están.  Es cierto que España tiene una media de exposición de sol alta, entre 2.500 y 3.000 horas al año. Es por ello que durante mucho tiempo se ha justificado la presencia de las persianas con las horas de luz. Sin embargo, ¿por qué bajamos las persianas por la noche si no hay luz?

En el caso de España hemos seguido manteniendo las persianas como un elemento esencial a la hora de tener nuestra casa. Esto tiene sus orígenes la influencia de la cultura árabe. En la cultura árabe el interior de los hogares es lo bonito y es lo que se mantiene reservado. Por su parte, la religión católica lleva intrínseca la pregunta constante sobre el qué dirán, para evitar que las personas ajenas a su círculo más cercano pudieran especular sobre sus vidas, bajaban las persianas. En los países centroeuropeos no hay persianas. Y la explicación se remonta a las costumbres protestantes, en las que las casas quedaban abiertas para que se pudiera compartir información y honestidad hacia los huéspedes, de tal forma que demostraban que no tenían nada que ocultar. En los países centroeuropeos no hay persianas. Por último, destacar que las persianas en nuestro país forman parte de nuestro estilo de vida y cada uno respalda su justificación con un motivo diferente ya que hay quien las considera un elemento esencial para protegerse del sol, también por la intimidad. Aunque también las empleamos como aislante térmico y acústico. Pero la verdadera explicación es la influencia de la cultura árabe sobre la española.

(Mireya Peñalver)

Cuando se viaja por el extranjero, una de las cosas que más nos llaman la atención es la ausencia de persianas en las casas. Tienen unas contraventanas o cortinas que pueden desplegar para evitar que entre la luz por la noche, pero por el día no tienen nada. También se ven en algunas fotos, imágenes de apartamentos sólo con los cristales y nos extraña la falta de intimidad que pueden desprender. Últimamente en los hoteles parece que las persianas van desapareciendo y las cortinas no siempre proporcionan la oscuridad que se requiere para el sueño.

En nuestro país parece que todo viene de la herencia árabe que pretende que lo mejor de la casa es el interior y que hay preservarlo de las miradas ajenas y una vez que se bajan las persianas, nuestra casa, nuestro hogar, solo nos corresponde a nosotros. En cambio para los protestantes, mostrar lo que hay dentro es dejar claro que no hay nada que ocultar. Hay razones culturales e incluso religiosas que apoyan ambas teorías. ¿Tú que opinas?

En la foto que os enseño, las casas que hay en el plaza del Cabildo de Sevilla, tienen dos sistemas, persinas y y contraventanas.

Besos.

024
Última foto del fotolog de Joaki-007
A Joaki-007 le gusta esto · El 02/07/2022 a las 22:08

Última foto del fotolog de eliocroca2
A eliocroca2 le gusta esto · El 02/07/2022 a las 22:10

Última foto del fotolog de eliocroca2
eliocroca2 · El 02/07/2022 a las 22:14

Es cierta la influencia de la cultura árabe sobre nuestro apego a las persianas, pero yo creo que también influye el concepto de intimidad: los españoles, como todos los meridionales, somos muy abiertos cuando se trata de mantener relaciones sociales, pero de puertas adentro nos gusta la independencia, separar bien lo público y lo privado. En el centro y norte de Europa, en cambio, y dejando aparte la influencia de la mentalidad protestante, son menos efusivos en todo, en lo externo y en lo íntimo. Así que no necesitan las persianas para nada.

Última foto del fotolog de Joaki-007
Joaki-007 · El 02/07/2022 a las 22:17

Buenas noches .

Hombre, es un tema un poco comprometido.
O discutible ...

No es igual vivir en un primer piso que por ejemplo ,en un atico....(por decir algo) .Los del primer piso , si quierren un poco de intimidad , las persianas o cortinas son esenciales .
Los del ático supongo que lo tienen mas facil, normalmente al estar en el ultimo piso ,es mas dificil que nadie le s vea .Dificil ,no imposible .

Es cierto que en el extranjero ,Alemania sobre todo , las cortinas y las persinas brillan por su ausencia .

No sé ...yo creo que depende de cada uno..en estos momentos tenemos las persianas levantadas y sin cortianas , pero claro..los arboles impiden ver lo que hay en los pisos de enfrente ...y tampoco nos pueden ver ...

Lo del virus es una angustia total...

Bona nit -
Un beso.

Última foto del fotolog de astur_82
astur_82 · El 02/07/2022 a las 22:51

Negro me he visto pa entrar a tu fotolog, pulso en tu nick y me dirige a tu perfil en mi arroba, no a tu pagina de fotolog. Esto cada dia va peor ................

saluds

Última foto del fotolog de mebarak1981
mebarak1981 · El 06/07/2022 a las 09:09

Sí que es verdad que las pocas veces que he ido al extranjero me he fijado en que allí, de persianas nada de nada. Recuerdo en un hotel de Italia que a las 6 de la mañana ya nos estaba entrando todo el solaco por la ventana, porque allí además, amanece mucho más temprano... Psss... no sé, yo desde luego soy propersianas. Supongo que como todos nosotros ya que es lo que hemos visto desde que tenemos uso de razón, y siempre prevalece a lo que uno está acostumbrado.

Mi padre desde luego, ya te puedo yo asegurar que apoya la opción de las persianas. Es el típico que cuando se acuesta por la noche, echa la persiana todo lo que puede y más. Es el típico que como le entre aunque sea una luz minúscula por la ventana, ya es incapaz de dormir. Para conciliar el sueño necesita y es esencial para él, la oscuridad absoluta.

A mí me gustan las persianas, me parecen muy prácticas. Tanto para aplacar algún ruido de la calle, como para la intimidad, etc.