x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

El fotolog de maravillas10
MAR Y/O MONTAÑA

Yo también era de mar, como buena madrileña, y todos los mares fueron de mi infancia. El primer helado, mirando al Mediterráneo, constituía el momento inaugural del verano. Jugar a las palas en una playa del Cantábrico nos calentaba las ganas de bañarnos en aguas gélidas donde, al caer la tarde, se escancia la sidra con sardinas. Hacer castillos con mi hijo en la orilla del Atlántico gaditano, después correr a lanzarnos a las olas, me hacía sentir niña de nuevo. Mi hijo creció y yo hube de hacerlo también. Fuimos dejando las palas y los castillos, las bicis y hasta el Románico, porque su urgencia juvenil quería explorar las horas nocturnas. Entonces empecé a mirar el mar de otro modo. En los últimos años, casi nunca he podido contemplar el Mediterráneo de frente sin ver un inmenso sepulcro, el de los miles de desdichados que yacen enterrados en el agua, porque perdieron la vida antes que la esperanza. Si le daba la espalda a todo eso, y miraba hacia el interior, aparecía el destrozo urbanístico. Ahora es demasiado tarde para comprender que ver el mar desde el hotel es hermoso, pero no compensa el espanto de ver los hoteles desde el mar.

(Irene Lozano)

Siempre se suele dar a elegir a la gente entre el mar y la montaña, como si al gustarte una cosa se excluyera la otra. Si eras de mar no eras de montaña, y al revés. Yo siempre he sido de mar quizá por lo mismo que dice Lozano, porque a ser de tierra adentro, siempre me llamó la atención el mar. Pero soy tambien de las que le gusta contemplar el mar desde la playa o desde la montaña, con lo cual no excluyo nada. 

 En estas dos fotos tenéis la prueba, si miro hacia un lado veo el mar, si me doy la vuelta veo la montaña. No se puede pedir más. ¿Por qué hay que elegir si se pueden tener ambas cosas?

Besos.

033
Última foto del fotolog de corremundos
corremundos · El 04/07/2018 a las 01:09

¡Hola!

Aprovecho para saludar, pues hoy duermo en Cartagena, ya que mañana tengo cita en la consulta de Digestivo.

Toda la razón del mundo; mar y montaña no son excluyentes. Yo soy de mar por nacimiento (mi padre era hombre de "la mar") y sin embargo me encanta la montaña.

Saludos.

Última foto del fotolog de mebarak1981
mebarak1981 · El 04/07/2018 a las 09:14

A mí también me gustan las dos cosas, aunque yo al hablar de montaña me refiero a alguna sierra... montaña, montaña... Me gustan además muchísimo los pueblecitos de sierra, suelen ser muy bonitos.

Y la playa también me gusta. Vamos, que por el momento estamos todos igual jeje

La verdad es que las fotos que nos enseñas no parecen ni del mismo sitio.

Te he dejado comentarios desde el día 29.

Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 04/07/2018 a las 10:03

Última foto del fotolog de entreTrianaySevilla
A entreTrianaySevilla le gusta esto · El 04/07/2018 a las 13:49

Última foto del fotolog de eliocroca2
A eliocroca2 le gusta esto · El 04/07/2018 a las 20:25

Última foto del fotolog de eliocroca2
eliocroca2 · El 04/07/2018 a las 20:27

Estoy de acuerdo: prefiero la montaña, pero si entre los pinos se atisba el mar... ¿por qué elegir?