x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
TALLERES LLENOS DE COSAS

El taller de mi padre estaba lleno de maravillas. Bajo la ventana, la enorme mesa de trabajo era un mar de muelles y remaches, escalas y alambres, campanas, péndulos y pequeñas manecillas. Solía colarme por la puerta abierta y me arrodillaba sobre un taburete de madera y exploraba la mesa mientras él trabajaba, dando vueltas a esos artilugios llamativos e ingeniosos, presionando con delicadeza esas piezas diminutas y frágiles bajo los dedos, sujetando los diferentes metales a la luz del sol para verlos brillar. Hacía una  pregunta tras otra y él me miraba por encima de los anteojos al responderme; pero me hizo prometer que no diría ni una palabra a nadie acerca de lo que había visto, pues mi padre no se limitaba a reparar relojes; estaba trabajando en un  invento suyo.

(Kate Morton: La hija del relojero)


No hay nada que despierte más la curiosidad y la imaginación de un niño que una mesa de trabajo de un relojero por la cantidad de cachivaches que tiene y no digamos nada de esa lupa que se coloca en el ojo y que milagrosamente se sostiene sola como por arte de magia. Es lo que le pasaba a la pequeña protagonista de esta historia, extasiada, con una mezcla de fascinación y de admiración hacia su padre.

Pero esto se puede hacer extensible a otros oficios y menesteres. En el caso de los sastres y las modistas, puede ser esa especie de erizo en que se convierte el alfilitero, las enormes y precisas tijeras, los retales de tela que no siven, la tiza con la que se marcan las costuras  y por supuesto la colección de botones preparados para ser utilizados. Es el caso de la foto que traigo hoy: montones de botones de diferentes colores que al mismo tiempo sirven de decoración en un probador con espejos por todas partes.

Besos.

013
Última foto del fotolog de eliocroca2
A eliocroca2 le gusta esto · El 14/08/2019 a las 22:13

Última foto del fotolog de eliocroca2
eliocroca2 · El 14/08/2019 a las 22:14

Todo esto me recuerda lo que le pasaba a la protagonista de "La joven de la perla" cuando entraba en el taller de Vermeer de Delft para extasiarse con los pigmentos multicolores.

Última foto del fotolog de Joaki-007
Joaki-007 · El 14/08/2019 a las 22:41

Buenas noches -

Pues si , hay oficios que , sobre todo de pequeño fascinan ...

Los que tu nombras y por ejemplo los carpinteros, que por cierto pocos quedan ya ...-Los carpinteros con esas mesas largas , con esas sierras electricas , con las maderas ...parece broma pero tienen un merito grande .

Ahora que , como los relojeros nada , con esos diminutos utensilios ...siempre me han llamado la atencion .

Las mesas de trabajo son alucinantes ...
Por Gracia estos dias antes de la inauguracion de las calles , no veas la de mesas de trabajo que he visto...

Y he leido que en San Sebastian que están en la Semana Grande , han suspendido las fiestas por la infinidad de acosos sexuales que hay ...como no paren esto...

Besos.

Última foto del fotolog de mebarak1981
mebarak1981 · El 16/08/2019 a las 11:23

Sí que hay oficios de los que llaman la atención sus talleres o zonas de trabajo. Podría añadir el oficio del zapatero, el que repara los zapatos. Aquí hay uno en Coria, que puedes flipar un poco. Ya no sólo por los chismes que usa para arreglarlos, si no la cantidad de zapatos que tiene allí por las estanterías, en un establecimiento que es un cuadrado más bien pequeño. Aunque seguro que vacío parece mucho más grande xD Siempre me ha llamado la atención, porque me pregunto cómo se puede manejar y moverse ese hombre por allí.

Un taller de costura, un relojero, cualquier trabajo artesano... En fin, es todo muy curioso y digno de observarse con los ojos bien abiertos.