x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
SOBRE LA RELAJACIÓN

Antes de colgar el ejercicio de relajación, quiero tratar algunos puntos sobre la postura física que habremos de mantener. En concreto quiero repasar la importancia de la espalda, los ojos, la boca, las manos y los pies, porque son partes corporales que tienen una importancia muy determinada según cómo se sitúen durante la práctica.

Digo estas cosas ahora, antes de la práctica, porque cada uno de los detalles que se hagan en la misma estará fundamentado en razón al objetivo perseguido y, como pueden sonar raros o insustanciales, prefiero entrar ahora en estos detalles que dejarlo para después.

LA COLUMNA VERTEBRAL
A lo largo de la columna vertebral están dispuestos los centros de fuerza que, en la tradición oriental, se conocen como chakras o “ruedas”, que es su traducción. Estos centros guardan una conexión muy íntima con los deseos, con las emociones (satisfacción) y con el amor, por varias razones, de entre las que citaré dos: los centros están formados por la conexión y enlace de las líneas de fuerza de las sustancias donde se originan las cuatro ondas que hemos venido viendo; por lo que la carga de cada centro está en consonancia con ellas.

La energía circula por la columna, recorriendo los siete centros de fuerza principales en sentido descendente. Una columna recta, facilita esa circulación, quita tensiones y puntos de fricción. Por eso es tan importante situarse en una posición derecha, prefiriendo siempre estar sentados a tumbados, salvo que se de una incapacidad física evidente.

Horizontalmente, en el cuerpo humano hay varias líneas de fuerza, conocidas como diafragmas, de los cuales el más conocido es el abdominal, si bien existen otros, como, por ejemplo, el pélvico. El diafragma abdominal divide el cuerpo y todas las otras sustancias en dos partes, una superior y otra inferior. Pues bien, la energía que desciende no propiamente a través de la columna vertebral sino de un canal vinculado a ella, va dejando en cada centro la energía que éste precisa. Las tensiones, los desequilibrios llevan una mayor cantidad a unos que a otros, dejando unos menos nutridos de lo que les correspondería estar y otros, en cambio, más fuertes. Bajo el diafragma abdominal hay tres centros que guardan una relación muy directa con los tres que están inmediatamente encima. Por ejemplo, dos de ellos tratan con todo lo que sea creatividad. Así, el situado en las gónadas se relaciona con la actividad sexual y la creatividad que es el tener hijos; mientras que el situado en la laringe se ocupa de todas las formas de actividad artísticas y con su amplia variedad de manifestaciones.

LOS OJOS
Los ojos guardan una singular relación con lo que se desea. En ciertas técnicas se enseña a situar los ojos, durante los ejercicios de relajación., en una posición que estimula la producción de ondas alfa, o sea, que incentiva los deseos. Yo, en la práctica que estoy preparando, pediré que se sitúen como mirando hacia la punta de la nariz, porque esta posición ejerce el efecto contrario: amansa los deseos. Por lo tanto, cuando lo diga no estaré pidiendo algo caprichoso, sino basado en el efecto que queremos alcanzar.

En consecuencia con lo anterior, los ojos se relacionan con la circulación de energía que hemos visto en la columna vertebral, pues, según cual sea –tanto para su excitación como para su aquietamiento- el objeto del deseo, repercutirá en uno u otro centro, canalizando la energía hacia el mismo, pudiendo causar un déficit en el centro emparejado con este.

LABOCA
Cuando hacemos algún esfuerzo y nos agotaos, abrimos la boca para poder respirar mejor y coger mayor cantidad de aire. La boca abierta representa la necesidad de aire, de oxígeno, de prana, de energía vital; en suma, de la energía de la que hemos venido hablando. Y cuando una persona está relajada y su boca, que inicialmente estaba cerrada, se abre, está revelando la necesidad que tiene de restaurar sus reservas, porque su consumo supera con creces su disponibilidad.

A esa persona hay que recomendarle que practique varias relajaciones diarias hasta que esas reservas se reconstituyan. Y cuando estamos practicando nosotros mismos, debemos reparar en cómo está nuestra boca, si cerrada o abierta.

Pero la boca también interviene en la respiración. Si por la nariz se toma el aire, por la boca se suelta, y el ritmo con que se respira marca el tono general de todo el organismo. Por esta razón insistiré tanto en la necesidad de alcanzar y de mantener un ritmo personal.

LAS MANOS Y LOS PIES
En ciertas prácticas, para evitar las fugas de energía, se sitúan juntas tanto las palmas de las manos como las plantas de los pies, lo que, junto a mantener los ojos cerrados y un ritmo respiratorio apropiado, se afirmaba que cerraba el circuito energético, lo que en nuestro caso no va a ser en absoluto necesario.

Los pies deben situarse con las plantas totalmente apoyadas sobre el suelo, formando las rodillas un ángulo aproximado de 90 grados. La altura del asiento debe estar, por lo tanto, ajustada a lo largo de las piernas, a fin de no generar tensiones musculares ni esqueléticas.

En cuanto a las manos, deben estar apoyadas sobre las piernas, bien en las rodillas, bien en los muslos. La cuestión es qué superficie deben apoyarse, si sobre las palmas o sobre el dorso, porque esto repercutirá sobre la circulación de la energía. Pediré que las palmas se apoyen sobre las piernas, lo cual es la posición más correcta para comenzar una práctica; t se quedarán así. Porque no vamos a llegar a unos niveles en los que se haga conveniente volver las manos. Cuando se descansa las manos se apoyan, como vamos a hacer en esta práctica; en cambio, cuando se pide, se vuelven, a fin de recibir la dádiva en las palmas. Hay un momento, en que, después de haber completado la relajación, unas vez aquietado todo lo corpóreo, nos podemos volver hacia lo espiritual, pedir y recibir ...en ese momento, las manos se vuelven y sienten cómo se recibe esa dádiva.

Se podría escribir mucho más sobre estas partes del cuerpo y también sobre otras más. Pero como aquí mi propósito no es otro que aclarar las dudas que puedan ir surgiendo acerca de por qué se pide una u otra cosa, creo que es suficiente. Pero si quedase algo en el aire, caben las preguntas, todas las que sean precisas.

0020
¿SON LO MISMO RELAX Y RELAJACIÓN?

Hemos visto en los últimos pics que los humanos compartimos con la naturaleza algo que creíamos tan propio como las vibraciones en que funciona nuestro cerebro y que conocemos como ondas alfa, delta, theta y beta, y que nuestro equilibrio depende no directamente de ellas, ya que ellas no son más que una manifestación física, sino de las sustancias donde se originan, las cuales deben estar activas de una forma armoniosa entre si; y hemos visto también que las tres primeras constituyen la consciencia interna y que la cuarta, las ondas beta, la consciencia externa, siendo la tarea evolutiva de la humanidad alcanzar el equilibrio entre ambas.

Pasemos ahora a ver cómo lograr: la relajación. Veremos hoy cómo distinguirla del relax y en el próximo pic entraremos a analizarla más de lleno.

RELAJACIÓN Y RELAX
Relajación –empecemos por dejar claro esto- no es lo mismo que relax. Este consiste sencillamente en darle un descanso al cuerpo, incrementando los deseos, con el lógico incremento de la producción de ondas alfa, e incluso dirigiéndolos hacia un objeto determinando; y así se prepara el cuerpo para otra actividad. Recordemos que en esto consisten muchas técnicas de masaje –geishas, incluidas- que predisponen el cuerpo para la actividad sexual. Porque la mente (el conjunto de actividades generadoras de las ondas alfa, delta y theta, o de las sustancias del deseo, del amor y de la satisfacción, y, consecuentemente, del resultado de las tres) no se ha relajado, sino que su actividad se ha reforzado en el sentido que marca el gusto personal.

Los sillones que nos proporcionan una vibración relajante nos llevan también a un estado de relax, pues nos quitan las tensiones musculares-esqueléticas, y permiten que entremos en un estado similar al del primer sueño, en que la producción de ondas alfa se estimula tanto y empezamos a tener ensoñaciones de cosas que deseamos; pero haciéndolo en un estado de duermevela, en que la dirección de esas ensoñaciones se carga más fuertemente con nuestros deseos y satisfacciones.

La relajación consiste en darle, tanto al cuerpo como a la mente, un alto, en parar su actividad, ajustándola al ritmo personal que debe llevar y que, como tal ritmo, se manifiesta en las ondas ya mencionadas y en las beta; la relajación, en fin, consiste en devolver todo el conjunto físico-mental a su estado de equilibrio natural, permitiendo que se descargue de las tensiones físicas y restablezca sus ritmos mentales, con lo que los deseos y las satisfacciones son también “puestas a cero”.

Esto se puede ver si pensamos que si, teniendo sed, entramos en un estado de relax, salimos de él con la misma sed, mientras que si entramos en un estado de relajación, los ritmos fisiológicos, al “ponerse a cero”, permiten que el agua sea recuperada de la vedija urinaria y desaparezca la sed.

Por lo tanto, como decía, practicar el relax es muy distinto a practicar la relajación. El uno lo practica, quien –deseando seguir con la misma polarización (búsqueda permanente de la satisfacción que no respeta los ritmos propios de los cuerpos)- desea procurarle un descanso al cuerpo físico a la vez que incentiva los deseos, mientras que la otra la practica quien desea restablecer el funcionamiento de todo su cuerpo y mente, liberándola de tensiones y darle un nuevo comienzo.

0016
FUERA DE CONTEXTO

Por una vez y sin que sirva de precedente, voy a salirme del cauce normal de este fotolog y voy a poner una foto de mi salón, o, mejor dicho, de la mitad de mi salón, porque la otra mitad no se ve, salvo el mueble librería que hay aquí a mi derecha.

Está tomada en un día con un cielo totalmente cubierto de nubes, por lo que la luz que entra es mucho más escasa de lo normal. Porque el sol entra y llena la pieza desde las 11 de la mañana hasta el anochecer.

Por supuesto, se trata de una estancia cabalmente ordenada, donde reina la paz y la armonía, en la que la compañía de las plantas y de una buena música clásica se da por descontada, todo ello gracias a que aquí no hay más "decorador" que quien la habita, muy al contrario de otros sitios donde dan "clases".

0022
Y  LA ESPECIE HUMANA

Hemos visto cómo la evolución, a través de los tres reinos de la naturaleza, ha ido desarrollando en cada uno una de las ondas que aparecen en el electroencefalograma de un humano. La delta en los minerales, la alfa en los vegetales y la theta en los animales. Queda pendiente la cuarta, las ondas beta, en las cuales se desarrolla la actividad sensitiva. Por tanto, si antes cada reino de la naturaleza recibía las ondas del reino anterior y aportaba la suya propia, no ocurre así con la humanidad, la cual es receptora de las ondas que tiene el animal, pero llevándolas a su perfección.

Dicha perfección es cuestión de conciencia. Las ondas delta, alfa y theta dotan al ente de una conciencia interna, mientras que las ondas beta lo hacen –al tratarse de la actividad sensible física- de una conciencia externa; y es importante que anotemos que existen estas dos conciencias porque, a partir de esta distinción, más tarde veremos cómo se aclaran muchas cosas que, si no lo tuviésemos en cuenta, permanecerían en la confusión.

Por conciencia externa hemos de entender la actividad de los sentidos físicos: vista, oído, tacto, olfato y paladar; por conciencia interna, entendemos la actividad óntica, el pensamiento (que es la acción conjunta del amor, el deseo y la satisfacción), con todas las cualidades y atributos del ser. La diferencia entre la especie humana y los animales radica en que el hombre es capaz (y debe) equilibrar sus dos consciencias, sabiendo distinguir entre ambas, mientras que en los animales se mezcla la información procedente de ambas conciencias. Un perro puede ver, por ejemplo, a un fantasma, pero le confiere el mismo grado de realidad que a su dueño, mientras que una persona si es capaz de diferenciarlos.

Vamos a asentar algunos conceptos:

EL CEREBRO Y LA MENTE
Durante muchos años ha sido un tema fundamental de debate si cerebro y mente son una misma cosa o dos distintas. Los que no creían en el alma, en el espíritu ni en nada que no fuese físico, sostenían que eran lo mismo y que son las reacciones físico-químicas (enzimas y hormonas) las que gobiernan todo el funcionamiento humano; en cambio, los que si creían en algo trascendente sostenían que la mente era distinta y superior al cerebro.

Según lo que llevamos expuesto, la mente es la suma de la actividad de lo que se manifiesta con las ondas cerebrales: lo que ama, desea y busca la satisfacción. Detrás de ellos está el ente, el cual tiene una existencia metafísica que se expresa en cada pensamiento con un deseo que lo mueve, una satisfacción que busca y una cantidad de amor que pone en la acción (la cual, recordemos, que puede ser de pensamiento u obra, de facto u omisión)

EN TODO CUANTO PENSEMOS
Pensemos lo que pensemos, los tres están presentes. Si, por ejemplo (y pongo este ejemplo como homenaje a quien estas cosas me enseñó, porque fue el primero que me puso) tenemos que comprar una lavadora (que sería el objeto del pensamiento), podemos hacerlo con muchas diferencias de grados y de matices en el deseo: ¿qué deseo cuando voy a hacer la compra, tener un electrodoméstico que me sea útil, o tener uno mejor que el de ese vecino o familiar que tanto presume de lo que tiene, o...?; en la satisfacción. ¿hasta qué punto me satisface tener algo mejor que ese vecino/familiar, o hasta qué punto me satisface que reúna sencillamente las especificaciones que necesito y no más?; y amor: ¿pongo amor, procurando que no haga ruido, a fin de que no moleste a tal persona; o eso no lo considero?

Hoy día, la satisfacción ocupa un lugar preponderante. La publicidad se ocupa de excitarla, de que necesitemos comprar más cosas (deseos) y que las compremos por la satisfacción que nos producen. El amor es el que queda fuera de sitio en el juego del consumismo.

El desequilibrio en que vivimos es un desequilibrio de deseo-satisfacción-amor en cada acto que realizamos. La salud se ve perjudicada desde este mismo momento en que nos identificamos con una forma de actuar que se basa en un desequilibrio concreto, y se ve perjudicada en el sentido propio de ese desequilibrio.

0012
EL REINO ANIMAL
Decíamos en los dos pics anteriores, comparando los reinos de la naturaleza con las ondas de nuestro electroencefalograma, que el mineral se relaciona con las delta y el vegetal con las alfa, y hablábamos brevemente sobre las dos. Nos resta tratar el animal y las ondas theta.

A lo largo de la evolución que tiene lugar en este reino se desarrolla la satisfacción, que es –como antes ocurría con el amor y con los deseos- con lo que manifiestan las ondas theta.

Cada uno de los tres reinos de la naturaleza es más complejo que los anteriores, tanto en comparación entre ambos como en su organización interna. El mineral, siendo extraordinariamente complejo en sí mismo, parece sencillo comparado con la riqueza y variedad del vegetal y muchísimo más si lo comparamos con el animal. La evolución de la vida se ha ido abriendo paso a través de los tres para culminar en la humanidad, pues su uno solo de ellos faltase la vida tal como la conocemos en la Tierra no sería posible, pues faltaría no solo ese reina, sino que nuestra mente no estaría completa, pues le faltaría una de sus ondas y uno de los elementos que la constituyen a imagen y semejanza de su Hacedor; el amor, los deseos y la satisfacción.

Los humanos sentimos a los animales como el reino de la naturaleza más cercano a nosotros. Por un lado, las mascotas, los zoológicos y las reservas de animales y, por otro, la caza, los safaris, etc nos mantienen en un contacto muy estrecho con ellos. En este contacto, aprenden muchas cosas de nosotros, sobre todo, a través de la domesticación, aprenden qué queremos de ellos y también a participar de la satisfacción que nos proporcionan, haciéndola suya.

En el aspecto positivo, la belleza estética del circo, con los espectáculos de domesticación de leones, tigres, elefantes y otros animales salvajes, y en el lado negativo, el hacerlos partícipes de la violencia, como en las peleas de gallos y otras aún más cruentas, y de otras emociones exacerbadas que podemos caer los humanos, les hacen aprender y participar de unas emociones y de una satisfacción que no les corresponden, pero para las que ya están preparados.

El elemento central en todo esto era la satisfacción. El animal aprende a satisfacerse de una forma distinta a la que le corresponde por su especie, una forma que lo acerca a la especie humana en su rango más inferior. Porque estamos hablando, en el aspecto negativo, de emociones extremas, dañinas, muy contraria a la que, en el aspecto positivo, pueden aprender como mascotas o animales de compañía. Satisfacción es placer; estímulo del placer y de las situaciones en las que se obtiene placer o, en el otro extremo, dolor. Y este es el elemento que evolutivamente se alcanza sobre la faz de la tierra con el reino animal; con ellos, de una forma instintiva y plenamente consciente con la especie humana.

La aceleración de este proceso es responsabilidad nuestra. Mucho más cuando se está modificando, no precisamente de una manera positiva, como sería inculcar en ellos la obediencia, el ritmo, la amistad, etc., sino enseñándoles a sentir ira, miedo, a practicar la violencia y otras depravaciones. El contacto con los animales y las formas correctas en que debe llevarse a cabo es una responsabilidad humana que se enmarca dentro del marco de la evolución de las especies y sobre la cual aún no se ha llevado a cabo una reflexión suficiente.
0022
Acerca de
Foto de Philosophus_Minor

Philosophus_Minor

Hombre, 63 años

España

Siguiendo
Foto de Luna_0966Foto de FLIKKA
Seguidores
Foto de 777romeroFoto de fernan_gordineroFoto de kamarkaFoto de madeixasartesaniaFoto de Olivia07

2020
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre
2019
2018