x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Nueva Vida En Cristo

Caminar en la Autoridad de Cristo 

Es Vivir Su Palabra 

En Fe Una Cultura de Su Sabiduria

Caminar en la autoridad de Cristo es una experiencia importante de vida donde se crea un lugar espiritual seguro. Cuando Dios creó a Adán y Eva, les dijo que dominaran y sometieran todas las cosas en la tierra (Génesis 1:26, 28). En otras palabras, les dio la autoridad para actuar como sus mayordomos. Esto no era lo mismo que tener propiedad sobre todas las cosas en la tierra. Dios aún era dueño de todo, y todavía lo es. “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan” (Salmo 24:1).

Sin embargo, como sabemos, Adán y Eva decidieron desobedecer el mandato claro de Dios, y su desobediencia causó una seria separación entre ellos y Dios (Génesis 2:17; 3:6–11, 22–23). Por eso, su decisión constituyó obediencia voluntaria a una inclinación al mal. Ahora eran esclavos de Satanás y también lo eran sus descendientes.“¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecemos, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” (Romanos 6:16). Por lo tanto, la autoridad que Dios les había dado fue entregada al enemigo.

La propiedad, recuerda, sólo la autoridad. Por eso, Satanás usó esta terminología cuando tentó a Jesús en el desierto: “—Sobre estos reinos y todo su esplendor —le dijo—, te daré la autoridad, porque a mí me ha sido entregada, y puedo dársela a quien yo quiera” (Lucas 4:6). Satanás es el “príncipe de la potestad del aire” (Efesios 2:2, ), y se le dio el derecho temporal de actuar en la atmósfera de la tierra.

Cristo devolvió la autoridad a la humanidad

Sin embargo, la autoridad fue transferida de regreso a Jesús cuando pagó el precio del rescate por la humanidad pecadora, la vida de un hombre sin pecado para todos los pecadores. Con su propia vida, volvió a comprar la autoridad. Por eso, Jesús dijo a Sus discípulos, justo antes de Su ascensión al cielo: “—Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Jesús triunfó sobre Satanás, desarmó los poderes del mal y recuperó la autoridad que había sido entregada a la oscuridad por el pecado de Adán. ¡Jesús es el Señor de todos! (Colosenses 1:15–20).

¿Qué hizo Jesús con la autoridad que recuperó? Casi de inmediato, se la devolvió a la humanidad nuevamente, a sus seguidores, a aquellos en quienes moría Su Espíritu (ver, por ejemplo, Juan 20:20–22Hechos 1:8; Lucas 24:47). Esta es la realidad espiritual en la que vivimos, y nuestro discernimiento y nuestras decisiones deben alinearse cada vez más con su palabra. Pablo hizo esta oración por los creyentes de Éfeso, y podemos orar de la misma manera para nosotros mismos para que podamos comprender mejor esta realidad en su espíritu:

Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. (Efesios 1:18–23)

Dondequiera que vayamos, el espíritu de Jesús también va

Armados con la autoridad que proviene del nombre de Jesús, ahora debemos salir al mundo para hacer discípulos (ver la Gran Comisión de Jesús en Mateo 28:19–20). Dondequiera que vamos, el Espíritu de Jesús también va. ¡Y mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo! ( 1 Juan 4:4).

Recuerde, cuando caminamos en la autoridad de la Palabra de Dios, caminamos con seguridad. Necesitamos alcanzar una sólida comprensión de los principios de las Escrituras para poder discernir y decidir sabiamente, así como ayudar a crear y mantener la cultura de la sabiduría y la fe que es tan importante.


010
Última foto del fotolog de corremundos
A corremundos le gusta esto · El 22/11/2022 a las 19:33

Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000