x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
005
Última foto del fotolog de talipo
talipo · El 07/10/2011 a las 19:24

Qué razón tiene la frase que nos traes hoy... De madera y bajo tierra... ;)

Bonita imagen.

Besotes y gracias por tu visita.

Última foto del fotolog de LaEstatuaPensadora
LaEstatuaPensadora · El 07/10/2011 a las 20:03

Yo no quiero escribir en vano:
si mis palabras pesan más
que el vuelo de una leve pluma,
la tierra las cobijará.
Quiero que no tiemble mi mano
cuando le de forma a mi voz,
que sea firme mi escritura
y su pulso olvide el dolor.

Yo no quiero escribir en vano:
que el verso que quiero rimar
no resulte como la tuya,
voz de sirenas en el mar,
sino que el ánimo templado,
cual luz cristalina del sol,
disipe la incorpórea bruma
que en tus mentiras se fraguó.

Última foto del fotolog de LaEstatuaPensadora
LaEstatuaPensadora · El 07/10/2011 a las 23:03

En el juego-arte-ciencia del ajedrez se ha basado grandes escritores para alumbrar frases dignas de ser recordadas, como la que nos has dejado. Pero también muchos cuentos y muchas moralejas... no en vano las mismaas zonas de la corteza cerebral que intervienen en este juego lo hacen en la música: Mozart, por citar un solo nombre, fue un gran ajedrecista.

si me lo permites, me gustaría aportar un cuento basado en la justicia que imparte este juego entre los dos adversarios, pero también en cómo realza la inteligencia frente a la impulsividad.

Había un rey que llevaba gobernando su reino en paz durante muchos años. Cayó gravemente enfermo y pensó que, antes de revelarlo, debía decidir cuál de sus dos hijos heredaría el reino. El mayor era muy valiente, pero algo imprudente, el menor era más tranquilo, pero también más prudente y calculador. así que les propuso que el reino lo heredara aquel que venciese en unas carreras de caballos.

Última foto del fotolog de LaEstatuaPensadora
LaEstatuaPensadora · El 07/10/2011 a las 23:03

En el juego-arte-ciencia del ajedrez se ha basado grandes escritores para alumbrar frases dignas de ser recordadas, como la que nos has dejado. Pero también muchos cuentos y muchas moralejas... no en vano las mismaas zonas de la corteza cerebral que intervienen en este juego lo hacen en la música: Mozart, por citar un solo nombre, fue un gran ajedrecista.

si me lo permites, me gustaría aportar un cuento basado en la justicia que imparte este juego entre los dos adversarios, pero también en cómo realza la inteligencia frente a la impulsividad.

Había un rey que llevaba gobernando su reino en paz durante muchos años. Cayó gravemente enfermo y pensó que, antes de revelarlo, debía decidir cuál de sus dos hijos heredaría el reino. El mayor era muy valiente, pero algo imprudente, el menor era más tranquilo, pero también más prudente y calculador. así que les propuso que el reino lo heredara aquel que venciese en unas carreras de caballos.

Última foto del fotolog de LaEstatuaPensadora
LaEstatuaPensadora · El 07/10/2011 a las 23:04

En el juego-arte-ciencia del ajedrez se ha basado grandes escritores para alumbrar frases dignas de ser recordadas, como la que nos has dejado. Pero también muchos cuentos y muchas moralejas... no en vano las mismaas zonas de la corteza cerebral que intervienen en este juego lo hacen en la música: Mozart, por citar un solo nombre, fue un gran ajedrecista.

si me lo permites, me gustaría aportar un cuento basado en la justicia que imparte este juego entre los dos adversarios, pero también en cómo realza la inteligencia frente a la impulsividad.

Había un rey que llevaba gobernando su reino en paz durante muchos años. Cayó gravemente enfermo y pensó que, antes de revelarlo, debía decidir cuál de sus dos hijos heredaría el reino. El mayor era muy valiente, pero algo imprudente, el menor era más tranquilo, pero también más prudente y calculador. así que les propuso que el reino lo heredara aquel que venciese en unas carreras de caballos.