x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
En estos días inmisericordes (2)

ESTOS DÍAS INMISERICORDES
(Continuación de Como lágrimas caídas del cielo)

La madreselva subió por la tapia
Para darle vieja sombra a la tumba
Que el viento del otoño nos limpiaba:
Nuestras manos quedaron desnudas.
Como tiemblan los verdes álamos
Dando sombra al muro del cementerio,
Fue el movimiento de mis párpados
Pasando esa página del tiempo.
El peso de las columnas de hielo
Que bajo llave guardaban la puerta
Bajo la que querían fluir los sueños
Que ayer dejamos sembrados en Leiva,
Con su montañas de roca y olivo,
Cayó encima de nuestras esperanzas,
Reduciéndolas a polvo de vino:
Hoy no quedan vestigios ni esperanzas.
Tanto tuvimos y tanto perdimos;
¿O puedes imaginar mayor dicha
Que la que tan lejos de aquí tuvimos
Y entre montañas dejamos perdida?
¿Más cómo podemos recuperar lo ya ajado
Por el impasible paso del tiempo
Y cómo podemos, tras tantos años,
Reverdecer lo que ya se hizo viejo?
Hoy vengo vestido de madreselva:
Cuantas cosas pudimos hacer
Y dejamos que guardasen su espera,
Vienen reclamando con altivez
Su sitio en la mesa de mi presente,
Cuyos manteles, aves migratorias
Que abren sus alas de regreso al este,
Lavo de sus manchas junto a la noria
Que del cauce de la ilusión quita aguas.
Las noches del presente están escritas
Sobre el mármol de una lápida aciaga;
A la sombra del álamo, sus días.
Cuando me levanto, queriendo saber
-solo queriendo- el color y el brillo
Que sabías darle al atardecer
En los tentadores campos de trigo,
Me doy de cara con el viento helado
Que me arranca los sueños de la noche
-tiempo de fantasmas y de penados-
En estos días inmisericordes.

005
COMO LÁGRIMAS CAÍDAS DEL CIELO

Como lágrimas caídas del cielo,
pasan los días inmisericordes.
Mi boca no vierte ningún lamento:
Todos se los ha llevado la noche.
Como sangre turbia de alas caídas,
mis ojos echan en falta los trigos
que en los cuencos de tus manos crecían:
La noche los ha cubierto de frío.
La noche sostiene su vuelo bajo:
Se confunde con la niebla de mis ojos.
La campana suena lejos y alto,
llamando a difuntos: llega el otoño.
Pediré perdón en cada iglesia
y ante todas las estatuas de sal
por cada una de las hojas resecas
que el raudo viento ha de momificar,
recuerdos de otros tiempos, cuando era antes
de que tuviese aroma el sinsentido
de que todo fuera un equivocarme,
un puedo pero no quiero vacío.
Eran tiempos de falta de experiencia
cuyas palabras ataban mis manos,
dejando la misericordia fuera
de estos días que vivir me ha tocado.
Mi boca no vierte ningún lamento
mientras toma las frutas que he sembrado
en las heladas tierras de mi cuerpo:
resuena a difuntos el campanario.

004
Ya llegan los Reyes Magos

Hay que ver la cantidad de fiestas que tenemos a lo largo del año y de las que desconocemos sus orígenes y su significado. Pero las celebramos, como si a otra cosa distinta de lo que se consume no hubiera que prestarle atención.

Por ejemplo, el árbol de Navidad, tan extendido por los países de América y Europa, no está ligado a nada cristiano, como correspondería en la principal (o una de las dos principales) fiestas de esta religión, sino a la nórdica: el árbol pertenece a una práctica en honor del dios Odín y nada tiene que ver con los momentos que estamos viviendo.

Pero viene de los Estados Unidos y cualquier cosa que viene de allá parece que viene avalada por una sociedad más perfecta y desarrollada, cuando están bien lejos de serlo. El árbol y la figura de Papa Noel son dos intromisiones dentro de la práctica tradicional cristiana que se han terminado por aceptar como si nada más normal hubiera. Y resulta que, en algunas familias, se hacen ahora regalos no solo en Reyes, sino también en Navidad (Noel), ¡supongo que no será para celebrar la crisis económica!

Bueno, yo pensaba hablar de los reyes y no lo he hecho, sino que me he dejado llevar por ese árbol que desde aquí estoy viendo. Ya hablaré otro día de ellos y del significado del oro, del incienso y de la mirra que le ofrecieron al niño.

004
¡Feliz año nuevo para todos!

ya casi, casi es año nuevo.

El viejo se irá, como casi todos, con los mismos achaques, con los mismos dolores y con las mismas preocupaciones, si no por uno, por lo más cercanos; y el nuevo vendrá, como es norma que ocurra, cargado de ilusiones, unas más razonables, otras más utópicas, pero con una carga de felicidad que, una vez, más, podrá a prueba nuestra credibilidad en esa felicidad que siempre es casquivana y nos da la espalda.

Las cosas son así; o así parece que nos hemos empeñado que sean desde hace siglos.

Yo, como poco espero, poca desilusión me podré llevar. Igual que me pasa con los sorteos y las loterías. Pero, ¿y si un día toca que se cumpla alguna ilusión o toque algún premio? entonces si que se pondría a prueba mi forma de entender y de buscar esa felicidad, tan poco sujeta a convencionalismos!

De todas formas, os deseo lo que para mí deseo, ni más ni menos: que se cumpla aquello que sea conveniente para nuestro bien. Y por ello lanzo todos esos fuegos artificiales y brindo con una copa de lo que cada uno prefiera.

¡Salud y bienaventuranzas para todos!

002
feliz Navidad y próspero año nuevo

Feliz Navidad, os deseo a todos que paséis unas fiestas de Navidad y año Nuevo felices, muy felices, sintiendo allá dentro, en la cueva donde hace tantos años nació el niño-Dios en Belén y en la que sigue naciendo cada año en todos los corazones que se vuelven hacia él, cómo sigue vivo, cómo sigue dando su calor en nuestros corazones y cómo los regalos de los Reyes también los hemos recibido nosotros, si sabemos buscarlos; y que esa sensación de calor divino se nos grabe, como fuego sobre la piel, en nuestras memorias, para que nunca lo olvidemos y, si algún día volvemos a sentirnos perdidos entre tantas cosas que comprar por estas fechas, entre tanto anuncio y tantas obligaciones, sigamos sintiendo que en verdad solo hay obligación y que su cumplimiento no se encuentra en ningún escaparate ni en ningún anuncio, solo en nuestros corazones.

Felices fiestas para todos os desea, desde esta cálida cueva que compartir quiere con todos vosotros, vuestro amigo

004
Acerca de
Foto de Tartesiano

Tartesiano

Hombre, 63 años

España

Siguiendo
Foto de corremundosFoto de AMeigaFoto de PrimeralunaFoto de Olivia07Foto de Jared-LetoFoto de Sh0ntyFoto de amaneceysonrieFoto de noecrofFoto de x.DESTRUCTORA.x
Seguidores
Foto de amaneceysonrieFoto de AMeigaFoto de Olivia07Foto de PrimeralunaFoto de Sh0nty

2020
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre
2019
2018
Enlaces