x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El Libro de la Vida


La mente de Dios

La Biblia.

Es el Libro de los libros  El Libro de Dios

Apocalipsis 3:5

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 

La revelación de Dios a la humanidad.

Sus doctrinas son integras, sus preceptos son comprometidos con sus enseñanzaa e instrucciónes, sus historias  verdaderas, y sus decisiones son inmutables.

Romanos 14:5

Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.


Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de salvación, la naturaleza del pecado y la felicidad de los creyentes.

 

1 Corintios 2:16: Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Léala para ser entendido, créala para ser salvo, y practíquela para ser Justo.

Contiene luz para dirigirlo, alimento para sostenerlo, y consuelo para alentarlo.

Es el mapa del viajero, la brújula del piloto, la espada del soldado, y el itinerario del converso.

Aquí se restablece el Paraíso, los Cielos son abiertos, y las puertas de la verdad son reveladas.

Cristo es su gran tema, nuestro bien es su diseño, y la Gloria de Dios su finalidad.

Léala lentamente, frecuentemente y en plena oración.

Es una mina de riquezas, un paraíso de bendición y un río de plenitud.

Recompensará la labor más grande y llevara a todos los que menosprecian su contenido a un estado natural para poder revelar su luz.

Es la Palabra de Dios en la cual Forma toda su Creación.

Filipenses 4:3

Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

 

000
Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000