x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Libres En Cristo

Libertad 

Es Seguridad

En El Orden de su Palabra

Ser libre en Cristo significa que Jesús es la luz de nuestra vida y que, gracias a su obra redentora, el pecado en nuestra naturaleza humana no controla nuestras acciones. ¡Esa es la realidad de los que somos libres!

Romanos 8:1

Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Desde el momento en el que permitimos que Jesús reine en nuestras vidas, que nos llene con su sabiduria y nos transforme por su palabra, él nos da las fuerzas necesarias para obedecerle. Con su ayuda decimos no al pecado y  a la conciencia de su voluntad. Dejamos de ser esclavos del pecado y pasamos a vivir la vida plena que Dios anhela para nosotros. ¡Esa es la verdadera libertad que tenemos en él!


Romanos 8:2: Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

¡La palabra de vida en cristo nos da completa libertad! Al recibirlo como salvador dejamos de ser esclavos del pecado. Pasamos a ser libres para vencer la tentación y para vivir la vida dentro del propósito del hijo de Dios.

Juan 8:32:y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

En Cristo tenemos libertad, pero debemos decidir si viviremos como hijos libres que reflejan su semejanza o si viviremos como esclavos.


Juan 8:34: Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

La palabra de Dios en nuestros corazones nos da las fuerzas para no ceder ante la tentación y nos recuerda que con él somos más que vencedores.


Juan 8:35: Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.

Al enfocarnos en Dios y en vivir dentro de su voluntad disminuye en nosotros el deseo de hacer lo que nos place y aumenta el anhelo de agradarle.


Juan 8:36: Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

 

000
Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000