x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Nuestro Padre Celestial.

L o que se siente en el cielo se vive en la tierra.

 Lucas 11:2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: PADRE NUESTRO que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 

Cuando Jesús y Sus seguidores se referían al Padre, sin dudas pensaban y hablaban en términos de las características que leían en la palabra. Considerandom a un padre misericordioso.

Lucas 6:35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis HIJOS DEL ALTÍSIMO; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 

Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro PADRE que está en los cielos.

Cuando pensamos en el rol de un padre, pensamos en varias cosas. Un padre está involucrado en el proceso creativo con Dios, junto con su compañera, “creando” un nuevo ser humano hecho a imagen de Dios. Un buen padre no renuncia a su responsabilidad respecto a sus hijos. Los cría para que sean adultos responsables. El padre los cuida, los educa en caminos de justicia (vida correcta), provee para sus necesidades y los castiga cuando sea requerido para que el padre finalmente pueda ver los resultados deseados. Esas son algunas de las mismas cosas que nuestro Padre celestial hace mientras cría a Sus hijos. Nos conduce a una vida en servicio a otros, hasta que recibamos nuestra bendición celestial. Aunque no todos los padres han sido buenos con sus hijos, nuestro Padre celestial siempre está atento a nuestras necesidades. Cuando yo era niño y necesitaba corrección, a veces no comprendía que mis padres procuraba lo mejor para mí. De la misma manera, los creyentes no siempre comprendemos la razón por la que nuestro Padre Dios hace o deja de hacer ciertas cosas. Sólo cuando miramos hacia atrás lo podemos ver con mayor claridad.

 1 Tesalonicenses 1:3 acordándonos sin cesar delante del Dios y PADRE NUESTRO de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo. 


 

010
Última foto del fotolog de corremundos
A corremundos le gusta esto · El 05/10/2018 a las 01:12

Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000