x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Kentukis

Los kentukis no son mascotas ni fantasmas ni robots.... pero tienen algo de cada uno de ellos. 

"Kentukis" de la autora argentina Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) es otro de los libros finalistas del Premio Mandarache 2020. Asistimos a una irrupción de las nuevas tecnologías en la literatura. Cuando hablamos de los kentukis hablamos de unos robots-mascota, con apariencia de animalitos, que metes en tu casa y con el que hay cierta interacción reglada. Pero hay otra forma de relación con el kentuki. Se trata de comprar una tarjeta de conexión con la que entras en el alma del kentuki en cualquier lugar del mundo y, de alguna manera, observas la privacidad del dueño. Es decir puedes ser o poseer un kentuki. 

En un mundo donde las nuevas tecnologías aíslan al individuo, esta novela parece alertar sobre la infinitud del futuro tecnológico y los peligros que pueden conllevar para las personas.

Escrito con una escrupulosa corrección literaria, se dispersa, sin embargo en multitud de pequeñas historias desconectadas entre si, de manera que no logra enganchar desde el principio. Son 200 páginas, pero igual podían ser 100 ó 300. Solo al final remonta, cerrando algunas historias y dando sentido al conjunto de la narración.

No es un libro que yo regalaría por un cumpleaños, pero ello no quiere decir que no sea una idea original o que no esté bien escrito

010

Como ya es habitual en el fin de semana, nos dejamos invadir por música de cine. Hoy nos llega una película de Charles Vidor de 1946, "Gilda", que merced a Rita Hayworth, un guante, el tema "Amado Mio" y el bofetón propinado por el gran Glenn Ford, se convirtió en un auténtico icono de la historia del cine.

Un autético melodrama, que sin llegar a ser una gran película, sirve a Rita Hayworth para bordar su papel de mujer fatal. El fracaso de su vida personal lo resumió Rita Hayworth, con una inolvidable frase: "Mi desgracia es que los hombres se acuestan con Gilda y se levantan conmigo".

La música la puso Hugo Friedhofer.

Con este tama de Gilda, "Amado Mio", este fotolog desea a sus visitantes y amigos, un buen fin de semana.

035
Lewis Hine

Es bueno para los que gustamos de hacer fotos, conocer a aquellos fotógrafos que fueron un hito en la historia de la fotografía, porque siempre podemos aprender algo de ellos. 

Uno de estos grandes fotógrafos fue el sociólogo y maestro estadounidense Lewis Wickes Hine (1874-1940). Lewis W. Hines junto al periodista y fotógrafo estadounidense de origen danés Jacob August Riis inició, a principios del siglo XX, el género documental en la fotografía, por medio de la cual describió las condiciones laborales de las clases obreras, en especial de los niños y de los inmigrantes. Hine buscaba el arte en la fotografía, pero a través de captar las emociones. No obstante no veremos en sus imágenes personas doblegadas. Sufren y trabajan, pero mantinen su humanidad. Ahí radica su auténtico arte fotográfico.

La cámara de Hine, registró los abusos de la explotación laboral, con ejemplos de niños empleados en la minería o en las fábricas textiles. Las estremecedoras denuncias contenidas en sus imágenes lo llevaron a participar en el Comité Nacional del Trabajo Infantil, donde se elaboraron leyes de protección laboral de menores.
También documentó cualidades positivas como la asistencias de la Cruz Roja durante la I Guerra Mundial. En 1932 publicó su colección "Men at Work", documento fotográfico sobre la construcción del Empire State.

Su obra fue donada al Museo Internacional de Fotografía George Eastman House, en Rochester.

Imagen de Lewis W. Hine: "Niños abriendo ostras en Alabama"


032
Arde Australia

Cuando nuestro Planeta aún no se ha recuperado de los gigantescos incendios de la Amazonía, las llamas están devorando los bosques de Australia, un paraíso de especies únicas. El infierno es de tal magnitud que el humo de esos incendios ya ha cruzado el Océano Pacífico y se encuentra en el aire que respiran en Argentina y Chile

Desde que comenzaron los incendios, el fuego ha arrasado en Australia una superficie de más de 8,5 millones de hectáreas, un área similar a toda Andalucía. Miles de hogares y edificios han sido destruidos y ya han muerto 26 personas, algunas de ellas bomberos y voluntarios que luchaban contra las llamas. WWF Australia estima que unos 1.250 millones de animales ha muerto o han sido heridos, muchos de ellos exclusivos de esta zona del planeta, como los koalas, canguros, wallabies, petauros y cacatúas entre otros.

Es cierto que los incendios son habituales durante el verano en Australia. Pero no estos incendios. Esto no es normal. En 2019 Australia fue el segundo mayor exportador mundial de carbón, uno de los principales responsables del cambio climático, y también fue el año más seco y caluroso de su historia. Las condiciones del territorio que sufre sequías prolongadas y olas de calor, hacen que se generen incendios de altísima intensidad. El cambio climático no origina el incendio, pero lo propaga a unos niveles que nunca habíamos visto.

Imagen de Greenpeace

054
La Geoda de Pulpí

Hoy nos hemos ido de excursión a la vecina provincia de Almería. En nuestro recorrrido hemos visitado en Villaricos el yacimiento de la antigua ciudad púnico-romana de Baria. Aunque la falta de presupuesto para su puesta en valor hace que el yacimiento esté básicamente oculto y las piezas encontradas se hallan depositadas en el Museo de Almería y el Museo Arqueológico Nacional, si es posible visitar el área de la necrópolis, que tiene algunas tumbas que se remontan al siglo VII a.C., en este caso tumbas monumentales, hipogeos excavados en la roca en los que han sido documentados ricos ajuares. Quizás hablemos de Baria en una próxima actualización.

Nuestra ruta ha continuado con la visita al Castillo de San Juan de los Terreros, construcción defensiva costera del siglo XVIII, con diseño final de Antonio Duce Oliveros. Planta en forma de hornabeque, muros en talud, bocel exterior, baluartes semicirculares, pocos vanos, sillares, etc. Por razones estratégicas, se construye sobre la cima de una colina por lo que la visibilidad del edificio es muy amplia, sobre un entorno de una gran belleza paisajística.

Pero el objetivo principal de nuestra visita es la Goeda de Pulpí. En esta localidad que ronda los 10.000 habitantes, se descubre en 1999 una geoda por miembros del Grupo Mineralogista de Madrid. Digamos que una geoda es una cavidad en la roca, normalmente cerrada, en la que se van formando cristales proyectados hacia dentro. 

Después de visitar el complejo minero de la conocida como Mina Rica, descendemos 162 escalones para, uno a uno, ir introduciendo medio cuerpo por una pequeña abertura y descubrir la maravillosa visión de una geoda de unos 8 metros de longitud por 2 metros de altura recubierta de enormes cristales de yeso. Su transparencia y estado de conservación la convierten en una joya de la naturaleza. Constituye un fenómeno único a nivel mundial dadas sus dimensiones y la perfección, tamaño y transparencia de los cristales. Puedo asegurar personalmente que quedas impresionado por la grandeza de esa belleza natural.

El origen de esta impresionante geoda puede explicarse en dos fases, referidas básicamente a la formación del hueco y al depósito mineral en el interior de éste. El hueco en la roca se produjo por karstificación de las dolomías que forman la Sierra del Aguilón, acompañada de inyecciones hidrotermales volcánicas. El depósito mineral en la geoda podría explicarse mediante un modelo mixto kárstico-hidrotermal.

Imagen del interior de la Geoda de Pulpí (de internet)

021