x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Una catedral gótica

La Riviera Maya, al este de la península de Yucatán, en el estado mexicano de Quintana Roo, se ha convertido en un polo de turismo internacional merced a sus extensas y arenosas playas y su extraordinaria infraestructura de hoteles, spas, áreas deportivas, etc.

Pero la Riviera Maya ofrece también otros atractivos más culturales como puede ser la visita a Tulum, la antigua ciudad amurallada de los mayas, centro de culto para el llamado "dios descendente". O la Reserva de Sian Ka'an (en maya, "puerta del cielo") es un espacio natural protegido que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 y Sitio Ramsar en 2003. Igualmente el yacimiento arqueológico de Cobá, ciudad maya precolombina que llegó a tener 50.000 habitantes.

Y mención especial merecen los llamados cenotes. Hablamos de los sistemas fluviales subterráneos más grandes del mundo. Llenos de agua clara, túneles interminables y pasillos asombrosos, que cuentan con una decoración que puede competir con las mejores catedrales góticas del mundo. La palabra cenote tiene su origen en el vocablo maya "dzonot", que significaba pozo. Para los mayas los cenotes eran considerados lugares sagrados. Hoy son lugares ideales para el baño o el buceo.

El autor de esta imagen captada en el cenote Monkey Dust, Martin Broen, explica la dificultad de estar "completamente a oscuras. Esta foto es una unión panorámica horizontal de 6 tomas capturadas con una cámara de mano para crear una panorámica de 86mpx. Mi objetivo era capturar la escala, la tridimensionalidad de la misma, la riqueza de las formaciones y sus increíbles texturas". 

Imagen: Martin Broen. Fotografía ganadora del segundo premio en la categoría: Wide Angle de la competición Underwater Photographer of the Year 2021

011
Llegaron por mar: Hans Christian Andersen

El más universal autor de cuentos de la historia, el danés Hans Christian Andersen (1805-1875) visitó Cartagena en el otoño de 1862. Habremos de indicar que en este caso no llegó a la ciudad por mar, sino en una diligencia procedente de Murcia, trayecto en el que invierte cerca de seis horas. 

Su curiosidad intelectual le convirtió en un viajero impenitente, visitando buena parte de Europa: Alemania, Italia, Francia, Grecia, Turquía, Reino Unido ... y, por supuesto, España.

Al llegar a Cartagena le recibe el cónsul de su país, Bartolomé Spottorno, cuyo hijo le servirá de guía por la ciudad. Visitan el Arsenal, el Casino y otros puntos de interés. Le impacta el paisaje del puerto y los montes desforestados por la construcción naval. “Ni un árbol, ni un arbusto, ni siquiera un simple cactus coriáceo”.

La víspera de su partida, sopla un fuerte viento impregnado de “notas de desdicha”. Y sueña intranquilo. "......Era la última noche en Cartagena, la ciudad de Asdrúbal, en ella soñé que caminaba por las profundidades del mar, entre extrañas plantas de exuberante fronda, como las palmeras de Elche, que se enroscaban en mí. Vi preciosas perlas, mas ninguna tenía tanto brillo como el que yo había visto en los ojos españoles. Estaba prisionero de las profundidades marinas y deseaba la vida en la superficie al claro sol brillante".

El amanecer hace realidad su sueño: en Cartagena el día es soleado y apacible, y Andersen embarca en un vapor que le conducirá hasta Málaga.

Imagen: Escultura de Hans Christian Andersen, obra de Fernando Sáenz de Elorrieta, situada en el Parque de Los Juncos de Cartagena, en recuerdo de la estancia del escritor en la ciudad.

035
Cita con la poesía: Ausiàs March

Nuestra "Cita con la poesía" irá alternando poetas clásicos con poetas actuales. Así hoy recibimos a Ausiàs March (Beniarjó 1397 – Valencia 1459) uno de los poetas más importantes del Siglo de Oro valenciano y de la literatura en lengua catalana. Rompe con la tradicional poesía trovadoresca y sus poemas están marcados por la oscuridad, un morbo a veces monótono y una batalla conflictiva entre el deseo y la moral, alcanzada en su cúspide en el gran "Cant Spiritual" .

Reproducimos la versión que hizo Francisco de Quevedo de su poema "No tanto la clara fuente"

No tanto la clara fuente...

No tanto la clara fuente
desea ciervo herido,
como yo, vuestro rendido,
estaros siempre presente.
Al grande y dulce reposo
do está mi contentamiento,
por otra puente no siento
hallar otro paso, ni oso.

Tarde me llega aquel día,
para mí tan deseado,
muy caramente comprado
con dolor y pena mía.

Pero al fin, tarde o temprano,
que ha de venir estoy cierto,
si muerte el camino abierto
no lo cierra con su mano.

No puedo ser de esperanza
por ningún caso lanzado,
porque, señora, os he amado
según bienaventuranza.

Y de vos favorescido
contra mí cosa no siento,
si vuestro consentimiento
me otorga lo que le pido.

De grandes dolores siento
un monte delante puesto,
de mil estorbos que opuesto
se han a mi contentamiento.

De mí preguntaros nueva,
señora, tengo temor,
dudando que no hay amor
para mí puesta a la prueba.

Y de no sabello temo
vivir en mayor tormento
y estos dos males que siento
por cualquier lado me quemo.

No está a vos el contentaros
de cumplir lo que yo pido,
si bien queráis por partido
contra vos misma forzaros.

Amor, amor es aquel
que es fuerza que os aconseje
para que mi bien se deje
en vos cumplido y en él.

Cosa alguna os dé temor
de que rescibáis despecho,
mis pensamientos han hecho
la verdad de su color.

Que serviros habrá sido
en firmeza confirmados;
de tal suerte de criados
quiere ser amor servido.

Si mentira os paresciere
este lenguaje que oís,
o vos sin amor vivís
o no sabéis lo que quiere.

Muy mal puede reposar
quien siente aqueste tormento,
tan sólo en el movimiento
tendréis siguro lugar.

Imagen: cuadro del siglo XV de Jacomart (1410-1461) existente en la Colegiata de Játiva, dedicado a San Sebastián, pensándose que el modelo fue Ausiàs March


044
Belleza en el desierto

Una pareja de excursionistas se detiene en el ocaso de día para observar la espectacular puesta de sol desde un pico en el Parque Papago, compartido por las ciudades de Phoenix y Temple, en Arizona (EE.UU.).

El desierto de Sonora abarca territorios de Baja California, Sinaloa y Sonora en México y California y Arizona en EE.UU. De la dureza del mismo da idea que solo los indígenas del pueblo seri fueron y son capaces de habitarlo. Tiene una fauna y flora endémica como el cactus sahuaro gigante que tanta veces hemos visto en el cine.

Papago Park ofrece al visitante numerosas formaciones geológicas distintivas y su amplia variedad de plantas típicas del desierto. Este parque también cuenta con un Jardín Botánico del desierto, un gran zoológico, áreas recreativas y de descanso, varios lagos pequeños, rutas para senderismo y ciclismo, un museo del fuego y la tumba piramidal del que fue primer gobernador de Arizona George WP Hunt.

Como podemos deducir, el desierto además de su aridez y dureza también nos puede ofrecer una determinada y específica belleza.

Imagen de AP (Associated Press)

046

En 2002 Román Polanski rodó "El Pianista", una de las grandes películas sobre el holocausto judío, a la altura de otros títulos como "La lista de Schindler" (Steven Spielberg, 1993) o "La vida es bella" (Roberto Benigni, 1997). 

Una película, adaptación de las memorias del músico polaco de origen judío Wladylaw Szpilman, llena de simbolismos con una memorable intrepretación de Adrien Brody y la música de Frédéric Chopin como contrapunto al horror y la tragedia. 

Con este vídeo con fotogramas de la película y la mísica de Chopin, este fotolog desea a sus visitantes y amigos un feliz domingo.

043