x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Un arsenal bajo la almohada.

Si el verano es una pausa en nuestras actividades habituales, no lo es, desgraciadamente, para la Guerra de Ucranía, cuando han pasado más de cinco meses de la invasión rusa abanderada por el innombrable Putin y se llevan registrados cerca de seis mil civiles muertos. 

Y como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí tenemos esta foto distribuida por la agencia Associated Press (AP), en la que podemos obsevar a un soldado ucraniano al que sus compañeros conocen como "Piter" descansando junto a una pila de proyectiles de mortero en el frente de batalla de la región de Jarkóv. Aquí los ucranianos han iniciado, con bastante éxito, una contraofensiva, aprovechando que el grueso del ejército ruso se halla concentrado en sus objetivos de control militar de la zona de Dombás, en donde los ucranianos proceden a la evacuación de la población civil. 

En resumen que la escalada bélica continúa, la devastación continúa, las muertes continúan y las consecuencias para el resto de un mundo globalizado continúan. ¿Hasta cuando tanta sinrazón?  

046
El verano es una isla

Si durante tres estaciones del año, la ciudad nos ofrece una agenda cargada de actividades de todo tipo, cuando llega la estación estival, nos trasladamos a nuestra residencia de verano y allí nos olvidamos de todo. Un periodo donde nos dedicamos a ese "dolce far niente" como dirían los italianos, sin acordarnos de viajes, excursiones, clubes de lectura, actividades deportivas, clases de la Universidad de Mayores, talleres del Hogar de Mayores, conferencias, exposiciones, abono de la Sinfónica Regional, abono de F.C.Cartagena .....

Por eso el verano se convierte en una especie de isla de relajación, donde podemos dedicar un tiempo a profundizar en la vida con sus distintas ideas, circunstancias, creencias. Nos ayudará a ellos la lectura, un baño al amanecer mientras contemplamos la salida del sol, un paseo vespertino por la orilla del mar, un helado en una terraza después de la cena, una buena música ....

Mi localidad de residencia en verano se llama precisamente, Islas Menores. Un núcleo habitado que surge en la segunda mitad del siglo XX, cuando el desarrollo económico permitió a las emergentes clases medias aspirar a una segunda residencia. Se ubica en la costa sur del Mar Menor, en un lugar antaño dominado por la Punta de los Barracones (donde actualmente se levanta el Club Naútico de la localidad) que daba nombre a aquel paraje.

Su nombre actual proviene del hecho de que desde sus playas se divisan perfectamente las tres islas menores de las cinco que se levantan en el Mar Menor.  Se trata de afloramientos rocosos de origen volcánico que aparecieron durante el periodo geológico conocido como tortoniense, antes de la formación de La Manga. Las dos islas islas mayores son conocidas con el nombre de Isla del Barón (o Mayor) e Isla Perdiguera. En tanto las tres menores, son islas deshabitadas situadas en la cubeta sur de la laguna y llevan por nombre Isla del Ciervo, Sujeto y Redonda. La más importante es la del Ciervo tiene 16,3 ha de extensión y 49 m de cota máxima, con comunidades vegetales endémicas e iberoafricanas de gran interés botánico. Recuerdo de joven, haber llegado en un pequeño barco hasta ella y montando una tienda de campaña pasar allí la noche.

Imagen: Playa de Levante de Islas Menores. 

055
Frente al calor, agua

No puede ser noticia que haga calor en verano. Pues desde siempre hubieron días de calor extremo en que habiamos de refugiarnos bajo las piedras, como los reptiles,  para salir al anochecer cuando el sol había desaparecido del horizonte. Pero algo ya no es igual que aquellos veranos. 

En las Islas Británicas donde los veranos suelen ser nublados y hasta algo lluviosos, las temperaturas alcanzaron los 40º, un registro jamás alcanzado en la historia, con el pavimento en el aeropuerto de Heathrow literalmente derritiéndose en las pistas donde aterrizan y despegan los aviones. En España y Portugal, donde el estío es más fuerte, los incendios forestales arrasan los campos y desde los trenes rápidos se han vivido momentos de pánico al sentir los viajeros la peligrosa cercanía de las llamas que avanzan en un paisaje con imágenes apocalípticas. Ayer lunes, en la ciudad de Murcia, los termómetros llegaron a los 50º,

Pero dicen que lo peor está por venir. Algunos científicos aventuran que recordaremos este verano como uno de los más fríos. Habrá quien viva para contarlo y asombrar a las generaciones venideras. Sigan Vds votando a Donald Trump.....

Imagen de AP: Un oficial de policía ofrece agua a un miembro de la Guardia de la Reina inglesa enfundado en su tradicional sombrero de piel de oso a las afueras del Palacio de Buckingham.

049
Núcleo del verano

El verano sigue su curso y nos trae olas de calor e incendios forestales. Posiblemente recrudecidos por un cambio climático que solo los necios insisten en negar. Pero también este verano de 2022 está empeñado en devolvernos una cierta normalidad. Así se programan los grandes festivales que ocupan las veladas veraniegas en nuestra zona. El Festival Internacional de Jazz de San Javier, que se viene celebrando hasta el próximo sábado día 23 en el Auditorio Parque Almansa y es todo un referente para los aficionados al jazz. La Mar de Músicas de Cartagena, también hasta el 23 de julio es cita obligada para los amantes de músicas del mundo y este año tiene como país invitado a la República Dominicana. Y sus hermanas menores La Mar de Letras, La Mar de Arte, La Mar de Cine o La Mar Chica.

Desde el 27 de julio al 6 de agosto nos llegará el Festival Internacional del Cante de las Minas, de La Unión, posiblemente el más prestigioso en cante jondo y flamenco. Además de las veladas de concurso, contará con la presencia en galas de grandes figuras como Paco Cepero, Rancapino Chico, Reyes Carrasco, José Mercé, Farruquito, El Yiyo, Rosario La Tremendita o Indía Martínez.  Finalmente entre el 5 y el 25 de agosto, el Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier, hará subir al escenario del Parque Almansa, un arte variado y de calidad en las noches del Mar Menor. No son los únicos festivales del verano, pero son los más acreditados.

Pero el verano también está lleno de otras fiestas y expresiones populares. Así el pasado sábado fue la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de las gentes de la mar. Y en Cartagena, por la mañana la Armada Española honró a su patrona con una parada militar en el Patio de Armas del Arsenal Militar. Por la tarde desde la Parroquia del Carmen, un templo que formó parte del antiguo convento carmelita, salía en procesión la imagen de la Virgen del Carmen, que recorría el centro de la ciudad, Igualmente desde el barrio Pesquero de Santa Lucía, otra imagen de la Virgen del Carmen salía desde la Parroquia para embarcar en la dársena del puerto pesquero en la tradicional procesión marítima.

Y así, suma y sigue porque el verano es rico en celebraciones.

Imagen recibida por WhatsApp: La imagen de la Virgen del Carmen llega a la Iglesia de Santa María de Gracia de Cartagena, donde una salve saludará a la Virgen de Rosell, ancestral patrona de la ciudad. 

045
La más antigua competición del mundo

Un combatiente de lucha en aceite se refresca mientras compite durante el 661º campeonato anual histórico en Turquía (Foto AP)

La lucha como competición, se practicaba en numerosas culturas de la antiguedad. Y llega a nuestros días en sus distintas variantes, entre las que destacan la lucha grecorromana y la lucha libre olímpica. Pero la modalidad que se coloca la medalla de ser la competición más antigua que se celebra en todo el mundo sin interrupción es la lucha en aceite que se practica en Turquía, conocida como "Yağlı güreş" cuyo campeonato se celebra en Edirne, la antigua Adrianópolis, en la Tracia turca desde 1362 y que forma parte de la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO desde el año 2010.

Esta modalidad de lucha llega a Turquía desde la vecina Irán, donde la llaman Pahlavani, quienes a su vez la recibieron de la Indía, en donde es conocida por muchos nombres. En realidad existen registros de su práctica en el antiguo Egipto hacia el año 2650 a.C. En Turquía los luchadores embadurnan de aceite al contrario antes del combate como demostración de equilibrio y respecto mutuo. Igualmente, si un hombre más joven derrota a uno más viejo, besa la mano de este último.

 Vicky Báez en plena competición (foto web de felucha)

Pero como venimos diciendo en nuestras actualizaciones, el verano no excusa la práctica de deportes y en el caso de la lucha existe la modalidad de lucha playa. Y ahí tenemos a la madrileña Vicky Báez, presente y futuro de la lucha española, quien se colgó el oro en la tercera cita de las Series Mundiales de lucha playa que se disputaron  hace unos días en Saint-Lauren-du-Var (Francia).


076