x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
Orden en la penitencia.

La Semana Santa de Cartagena tiene características genuinas que le diferencian de otras celebraciones procesionales. Entre ellas podemos hablar de finura de sus vestuarios, la iluminación de tronos y hachotes, los adornos de flor, los genuinos bordados.... pero si hay que destacar una característica especial, esa sin duda es el orden.

Un orden estricto en sus participantes, cuyas hileras de penitentes han de guardar una perfecta alineación, un orden en el paso perfectamente sincronizado de todo el tercio, un orden que implica absoluta inmovilidad y silencio. Los hermanos cofrades tienen en el orden un elemento penitencial añadido y muy importante. Han de redoblar su atención para iniciar y detener la marcha siguiendo las indicaciones, casi imperceptibles, que recibe del estandarte que abre el desfile de la agrupación, para guardar perfecta alineación con los que le preceden y con el hermano que lleva a su altura en la otra hilera. Además han de guardar una inmovilidad total durante toda la procesión, tanto si sienten agarrotamiento múscular como si les pica la nariz o sienten clavarse el capuz en la frente como una corona de espinas. Y todo ello respirando bajo un capuz. Y por supuesto no puedes abandonar la procesión ni para hidratarte ni para evacuar. En caso de necesidad imperiosa será un "hermano vara" quien podrá asistirle o sustituirle.

Y para muestra un botón, esta imagen subida por Fco.Javier E.R. del tercio de penitentes de San Juan (californios) a su paso por la calle Mayor de Cartagena.

022
Vinculación castrense

"Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (Mt. 16,18)

Históricamente los distintos cuerpos del ejército han estado vinculados con la Semana Santa de Cartagena. Así lo demuestra que las cofradías conserven en su seno los Tercios de Granaderos, que desfilan actualmente con los mismos uniformes que vestían en el siglo XVIII, cuando daban escolta a las procesiones.

Pero lo del Martes Santo en Cartagena es único y especial. Hablamos de tres traslados procesionales (de San Pedro, San Juan y Santiago) que se realizan desde los lugares habituales donde las imágenes reciben culto durante el año hasta la Iglesia de Santa María de Gracia desde donde han de salir en procesión el Miércoles Santo.

Santiago, patrón de España y de sus ejércitos, sale desde el Gobierno Militar. San Juan lo hace desde el Parque de Artillería y San Pedro desde el Arsenal. Los tres desfilarán la magna procesión del Prendimiento de Cristo el Miércoles Santo.

Centrémonos en San Pedro por ser el más característico. San Pedro recibe culto en la Capilla del Arsenal Militar de Cartagena. Pero además está vinculado laboralmente con la institución castrense y con el nombre de Pedro Marina Cartagena, figura en nómina como Oficial Calafate. Es por ello que para salir del Arsenal ha de solicitar permiso de "franco de ría" al Almirante Jefe del Arsenal. Este año el Almirante, Aniceto Rosique Nieto, se ha mostrado reticente a concederlo, por los incumplimientos de los años anteriores. Finalmente lo ha concedido instando al apóstol a regresar al Arsenal "hacia la medianoche de mañana miércoles y sin armar alboroto". Mucho me temo que las dudas del Almirante estaban fundamentadas y San Pedro, como es tradición, regresará a altas horas de la madrugada, "tarde y borracho" y armando jaleo, por lo que el Almirante probablemente lo arrestará hasta el Martes Santo de 2020.

Imagen del diario "La Opinión": San Pedro saliendo del Arsenal de Cartagena.

031
Promesas en procesión

Consolatrix afflictorum (Consuelo de los afligidos), porque entre los papeles que los cristianos le han asignado a la Virgen como Madre universal, está el de consolar a los que gimen y lloran.

En Cartagena, esta imagen de la Virgen de la Piedad, representa en la calle a la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Caridad, pues ambas reproducen el mismo momento pasional en el que la Madre sostiene el cuerpo inerte del Hijo muerto. 

Por ello cada Lunes Santo, sale a la calle, reuniendo tras de si a miles y miles de personas que desean acompañarla. Son las Promesas. Aquellos que durante el año, se han acercado hasta la Basílica de la Patrona y se han comprometido a hacerlo, cada uno con sus motivos particulares. En unos casos devoción, en otros penitencia, en otros reconocimiento por su intercesión, en otros..... El Lunes Santo en Cartagena se viste de promesas en procesión.

Esta talla de la Virgen de la Piedad fue realizada por D. José Capuz Mamano (1884-1964) en el año 1925, siendo la primera de las obras que realizó para la Cofradía Marraja. En esta procesión la imagen va a hombros de su agrupación de portapasos-promesa. Desfila sobre un trono de caoba y plata, construido por Raimundo Martínez Meca en 1987, portado a hombros de portapasos con predominio de la cera como iluminación.

Imagen propia: La Virgen de la Piedad, en el interior de la Iglesia de Santa María de Gracia de Cartagena, preparada para salir en procesión. 

020
Bendición de los Ramos

"Muchos extendían sus mantos sobre el camino; otros, lo cubrían con ramas que cortaban en el campo". (Mc. 11,8)

Desde los primeros siglos del cristianismo era común en los cristianos venerar los lugares donde habían tenido lugar los aconteceres de la vida de Jesús. Por eso el domingo anterior al Viernes Santo se reunían en el Monte de los Olivos junto con el obispo y desde allí se dirigían a la ciudad de Jerusalem con ramos en las manos y gritando ¡Hosana!, como habían hecho los contemporáneos de Jesús.

Actualmente cada Parroquia organiza esta liturgia. Así, esta mañana he podido asistir al acto de mi Parroquia de Nª Sª del Carmen de Cartagena, en la que tras la bendición de las palmas y ramos de olivo que portaban los feligreses se ha recorrido la calle del Carmen, convertida en camino a Jerusalem, con cánticos propios de la fecha. Ya en la Iglesia, la liturgia se ha completado con la celebración de la Santa Misa.

La celebración del Domingo de Ramos se completa por la tarde con la Procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalem, procesión eminentemente infantil de la Cofradía California, con los pasos de "El Bautismo de jesús", "Conversión de la Samaritana", "La elección de Jesús a los Cebedeos", "El sermón de la Montaña", "Imposición del Primado", "Los Milagros de Jesús", "Jesús camino de Jerusalem", "Jesús con los niños", "La Unción de Betania" y "Entrada de Jesús en Jerusalem".

Imagen propia: Bendición de los Ramos en la Calle del Carmen de Cartagena


001
Cristo de la Divina Misericordia

"Dios es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó". (Efesios, 2,4)

Cuentan las crónicas que ya existía una agrupación, desde aproximadamente el año 1462, en la ermita de Nuestra Señora de la Guía, en cuyo solar se construyó en 1865 el actual edificio del Gobierno Militar de Cartagena. Bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Misericordia, María Santísima de los Desamparados y del Santo Patriarca San José, se dedicaba al auxilio de los presos de galeras, heridos o enfermos. En su recinto daban cristiana sepultura a los presos fallecidos.

La actual Asociación Canónica del Cristo de la Divina Miericordia, tiene como objetivos principales cooperar a la evangelización y promover la caridad hacia los más desfavorecidos. Cada tarde de Viernes de Dolores saca a las calles de Cartagena una procesión penitencial con el rezo de las estaciones del Vía Crucis. Junto a la propia imagen del Cristo de la Divina Misericordia (atribuido a Salzillo) desfilan San Juan y la Virgen de los Desamparados. No pertenece a la Junta de Cofradías de Semana Santa.

Imagen propia: Cristo de la Divina Misericordia, imagen atribuída a Francisco Salzillo.

011