x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CABALLO DE TROYA

Eso de un animal hueco del que emerge un ser humano no es exclusivo del famoso caballo de Troya. En el caso de la guerra de Troya, sus personajes y su famoso caballo, se ha cuestionado durante años si realmente se trataba de algo real o ficticio. Se descubrió apenas hace un siglo que Troya, que se había considerado durante siglos un lugar meramente ficticio, en realidad existía. Aquí van algunas teorías factibles sobre el mismo. La primera es que no existió. En el mundo griego, el caballo era el símbolo de Poseidón (dios del mar y los terremotos), por lo que cuando se habla del caballo en realidad se hace referencia a una metáfora de un terremoto que podría haber destrozado la ciudad. Pero hay una hipótesis incluso más curiosa: el caballo no fue tal, sino un barco. Según explicó en 2017 el profesor Francesco Tiboni, de la Universidad Aix Marsella, en realidad se habría tratado de una traducción o interpretación errónea de lo que los antiguos griegos solían llamar 'Hippoi':un barco mercante con cabeza de caballo en la proa que utilizaban los marineros fenicios y que probablemente era conocido por autores clásicos como Homero. La teoría del barco aportaría realismo a la historia, pero la epicidad del caballo es mucho más legendaria, por lo que puedes quedarte con la que prefieras.

(Ada Nuño)


Todos sabemos de esta historia legendaria. Ulises no había podido vencer a Troya, entonces los griegos construyeron un enorme caballo de madera y se alojaron en el interior con sus mejores guerreros. Con el caballo de Troya ya dentro de sus murallas, el ejército griego regresó  por la noche sin ser visto. Cuando toda Troya dormía, salieron los soldados que estaban en el interior del caballo, y así se inició la destrucción de la ciudad,  abrieron las puertas a sus compañeros, y Troya cayó esa misma noche en manos griegas. Pero como en toda leyenda siempre surge la duda de si fue una metáfora, una especie de cuento o si realmente existió. Como se nos dice en este artículo circulan varias versiones sobre el caso, que fuera verdad o que se tratara de un barco con un caballo en la proa.

Sea cierto o no, es una historia fascinante que quedó para siempre entre nosotros, como reflejo de una conducta humana. Se dice esto, que es un caballo de Troya, de una persona que se introduce en un grupo o lugar con apariencia de colaborar con ese grupo o pertenecer a ese lugar pero con intenciones hostiles. También se puede decir que se trata de un topo o de un submarino pero hay que reconocer que la idea del caballo es mucho más seductora. Como es una monada este caballito de un tiovivo en Florencia.

Besos.

024
ESTULTICIA

Cuanto más inculta es una persona, más cree saber y más refractaria se muestra a aprender algo nuevo. Es lo que algunos llaman 'la arrogancia de la ignorancia'. O dicho con palabras de la sabiduría popular: la ignorancia es muy osada. Por eso, mientras la sabiduría es prudencia, ponderación y duda, la ignorancia incurre en todos sus antónimos: es imprudente, precipitada, intransigente. Cuando yo era joven, me confundía mucho este curioso efecto que hace que las personas tontas estén tan absolutamente seguras de sí mismas. Para una insegura crónica como esta servidora tener las cosas tan claras era sinónimo de capacidad de liderazgo. Y el gran problema es que, en efecto, así es. Muchos tontos son líderes natos, no hay más que echar un vistazo al mundo de la política: individuos que, con seguridad pasmosa y sin que se les despeine el tupé, dicen estupideces descomunales. Y, como el aplomo se confunde a menudo con la inteligencia, hete aquí que logran, además, que los sigan muchas personas. Lo más curioso del fenómeno es que buena parte de ellas no son tontas en absoluto. 

Muchos nos preguntamos cómo es posible que la gente se entregue a las tonterías tan increíbles que vemos todos los días: seguir teorías conspiranoicas delirantes o disparates varios en Internet, que van desde hacerse un selfi en la boca de un volcán a creer que la tierra es plana; también promulgar y apoyar leyes enloquecidas que van contra el más elemental sentido común… La explicación no es una y son muchos los fenómenos que concurren para que la estulticia haya acampado entre nosotros , potenciada, además, por ese espejo multiplicador y deformante que son las redes sociales.

(Carmen Posadas)


Hay dos palabras que suenan a muy cultas que significan todo lo contrario: estulticia e idiocia. Ambas vienen a denominar lo mismo, Ignorancia, necedad o estupidez de una persona, con la diferencia de que en el caso de la segunda, hace alusión además a un problema de salud mental. Quedémonos con tontería e ignorancia, tal y como afirma Carmen Posadas. Y en lo que estoy totalmente de acuerdo con ella es en lo que se suele decir sobre lo atrevida que es la ignorancia. Muchos "tontos" o simplemente incultos se creen tan listos que piensan que no deben aprender nada porque lo saben todo y caen en la más absoluta de las arrogancias.

Hasta ahí no tenía tanta repercusión, pero lo peor es que encima son líderes natos porque arrastran a otros a causa de la seguridad que desprenden, con un aplomo y un tupé increíbles y además, y eso es lo malo, consiguen que los sigan personas que no son tan tontas. Así que  la conclusión a la que se llega es que la estulticia, la tontería, vamos, ha acampado entre nosotros. Que no nos dejemos atrapar, que ya vamos teniendo una edad como la preja de la foto, tan tranquilos en su banco.

Besos.

036
ALINEACIÓN DE PLANETAS

Este fin de semana los planetas se han alineado, pero el concepto no parece estar del todo claro. Siempre hemos escuchado hablar de estos hechos como eventos raros de esos que ocurren tan poco que son premonitorios de algo realmente bueno o realmente malo. Por supuesto, la posición de los astros solo nos ayuda a predecir dónde estarán esos astros ,no nos dicen nada sobre nosotros o sobre el futuro de la humanidad, no obstante, es muy probable que la mayoría de personas ya supieran esto, porque, aunque el horóscopo haya recuperado cierta popularidad, por suerte, poca gente cree realmente en él y muchos lo toman como un simple entretenimiento, igual que las galletas de la fortuna.

Cada cual ha interpretado esa frase a su manera y, normalmente, lo que la fantasía suele transmitir es un caso extremo donde todos los planetas se colocan en una línea perfecta y recta, como si fuera un radio que parte del Sol y se proyecta en línea recta, planeta tras planeta, con nosotros formando parte de esa línea. Si esto es lo que teníamos en mente debemos saber que no es que sea extremadamente raro, sino que es imposible, porque los planetas nunca podrán estar así de bien alineados. Ese es el caso de lo que hemos visto este fin de semana, un evento que en nuestra cabeza era mucho más espectacular. Estos conceptos de conjunciones y oposiciones tienen no que ver con la astronomía, sino con la astrología, que es una pseudociencia que no ha logrado demostrar la validez de sus predicciones.

(Ignacio Crespo)


Claro que es una frase muy recurrente, la de que los planetas se han alineado, para justificar un golpe de suerte o un triunfo buscado y no conseguido hasta después de varios intentos. Además de tratarse de algo imposible desde el punto de vista de la astrofísica no tiene razón de ser y nada que ver con nosotros ni con nuestro futuro. Sería más algo relacionado con la astrología que no es una materia científica precisamente, más bien teniendo que ver con las predicciones y los horóscopos. Que cada uno de nosotros crea en lo que quiera. Tiene el mismo sentido que esta frase dicha por una cantante sueca: ‘En la vida de toda persona, cuando se acerca al periodo de los 27 – 29 años, las estrellas y los planetas se alinean exactamente de la misma manera en la que estaban cuando esa persona nació. Las personas se enfrentan a sí mismas. No hay escapatoria’.

Yo creo que en la vida cotidiana de los humanos, esa ficticia conjunción de los astros, solamente llega cuando se ha trabajado muy duro, cuando  se ha producido algo de provecho, cuando se deja algo de valor para los otros. Sea lo que sea. Habrá que preguntarle a esta reflexiva paloma sobre el tema.

Besos.

046
UNA DE POSTUREO

A Simeone, como uno de los entrenadores mejor pagados del mundo, se le presuponen unas dotes para la estrategia superdesarrolladas. Desde que fichó por el Atlético de Madrid en diciembre de 2011 para ocupar su banquillo, el técnico argentino ha conseguido sacar un gran rendimiento de las sucesivas plantillas rojiblancas. Sin embargo, esa habilidad para desplegar sus recursos sobre el césped de un estadio, no parece tener continuidad en los tableros de ajedrez. El entrenador del Atleti, que disfruta de sus vacaciones en las Maldivas junto a su familia, colgó en las redes sociales algunas fotos de este periodo estival. Entre ellas, una que ha llamado poderosamente la atención de las redes sociales y ha generado un torrente de respuestas y burlas. En la misma el 'Cholo' Simeone aparece jugando una partida de ajedrez con su hijo Gio, futbolista del Hellas Verona de la liga italiana. Ambos comparten un gesto de concentración que da una idea de un duelo disputado entre padre e hijo. Pero parece que la realidad de la fotografía no es así en absoluto, respondiendo más a una broma que a una partida real. Casi de inmediato un tuitero señaló un par de aspectos de la foto que no dejan muy bien parados a los Simeone como ajedrecistas. El más evidente es que Diego está jugando sin rey, la pieza más importante del juego. Pero también señala que el tablero no está bien colocado para disputar una partida. Unos apuntes que hicieron rápidamente virales tanto la crítica como la fotografía. Más allá del error de los improvisados ajedrecistas, muchos han querido ver en la imagen una simple escena de lo que hoy se denomina como postureo.

(S.D.)


El llamado postureo nos invade. Con tal de quedar bien en una foto o querer aparentar lo que no se es, se acaba cayendo en el ridículo. Se puede definir el postureo como un comportamiento poco natural de una persona que se esfuerza por dar una imagen pública para conseguir la aprobación de otras personas. Hay muchos ejemplos y a poco que nos fijemos se descubren. Y ya no hablamos de los que presumen de estar en un lugar paradisíaco y en realidad es el resultado del manejo del photoshop. Esta forma de actuar suele acarrear juicios por parte de los demás, ya que suele considerarse un signo de falsedad e hipocresía. Entonces, ¿por qué las personas recurren al postureo cuando se arriesgan a esta connotación peyorativa? Hay que dejar claro que todos buscamos proyectar una imagen nuestra lo más positiva posible para atraer la aprobación de los demás y este deseo no es necesariamente malo ni reprobable. 

Lo que está claro es que no hay que creerse todo lo que los demás quieren que veamos. En el caso de los Simeone, creo que han querido mostrar una imagen de intelectualidad que les ha dado el resultado inverso, pues denota no saber ni cómo se coloca el tablero y jugar sin Rey, no sé yo. Como diría un castizo: "Manolete si no sabes torear pa qué te metes".

En Ginebra en el Parc des Bastions hay un ajedrez gigante que yo retraté pero la he cortado para que no salga alguien que allí posaba aunque os aseguro que no tenía nada de postureo.

Besos.

035
BELLEZA TÓXICA

La ADELFA Se desarrolla de forma muy sencilla y suele plantarse en las medianas de las carreteras, de las autovías, en zonas verdes como colegios y en otros muchos lugares públicos. De preciosas flores de gran tamaño, la adelfa destaca por su rápido crecimiento, su resistencia, su mantenimiento mínimo, pero, sobre todo, por lo venenosa que es. Sí, en realidad es una de las plantas más venenosas del mundo (incluso se considera la más tóxica).

Sus hojas se mantienen en su copa durante todo el año, de ahí que sea una de las especies perfectas si se busca tener un jardín verde incluso en invierno. Son pecioladas, glabras y pueden tener forma de lanza o ser más estrechas. Presentan un tamaño que no supera los 12 centímetros y son de un color verde-grisáceo.

Pero si por algo destaca la adelfa es por sus grandes y llamativas flores. Se presentan en primavera y lo hacen formando inflorescencias en cimas corimbiformes (abiertas, racimosas en las que el eje es corto y los pedicelos de las flores son largos y se desarrollan a diferentes alturas). Sus tonalidades van desde el clásico rosa hasta por ejemplo el blanco, el rojo o el amarillo, siendo la primera lo más habitual.

(Huskvarna)


En las autopistas que recorren Levante, rozando el Mediterraneo es muy habitual ver en las medianeras casi arbustos, de grandes que son, de adelfas, unas plantas preciosas con unas flores de una gran belleza. Mi abuela las tenía en su patio al lado de esas otras hermosuras que se llamaban hortensias. Las adelfas son bastante desdolidas y requieren muy pocos cuidados, eso es bien sabido, pero lo que yo no sabía era que son las plantas más venenosas del mundo, sobre todo las que tienen las flores más rojas. Así que cuidado con ellas.

Hubo una historia real relacionada con las adelfas en la Guerra de la Independencia, concretamente en Ronda. Los lugareños decidieron agasajar a los gabachos con una opulenta cena a base de conejos a la brasa. Mientras los hombres salieron al monte a cazar los conejos, las mujeres recolectaron las ramas más vigorosas de adelfa y las despojaron de sus hojas. También recogieron romero, tomillo, mejorana, hierbabuena y romero. A la mañana siguiente los que no estaban muertos estaban intoxicados. Y en la película «La flor del mal» (2003) la atractiva y arrogante Ingrid –interpretada por Michelle Pfeiffer- decide envenenar a su amante con adelfas. Esto me lo acaba de recordar internet  al informarme sobre la planta. Conclusión: que no nos fiemos solo de la apariencia y la belleza, porque detrás de ella puede estar el mal, que se lo pregunten al personaje de Pfeiffer.

Besos.

059