x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CONÓCETE A TI MISMO

Distingo a las moscas en la leche,

conozco al hombre por su indumentaria,

distingo el buen tiempo del malo,

conozco al manzano por la manzana,

conozco el árbol por la resina,

conozco cuando todo es lo mismo,

distingo al que trabaja o descansa,

conozco todo, salvo a mí mismo.


Distingo caballo y mula,

distingo su carga y su peso,

conozco a Beatriz y a Isabel,

conozco la ficha con que se cuenta y suma,

distingo lo que veo de lo que sueño,

conozco el poder de Roma,

conozco todo, salvo a mí mismo.

(François Villon)


Todos nos creemos en posesión de la verdad absoluta, todo lo sabemos, todo lo conocemos, todo lo distinguimos porque los indicios que rodean a las cosas y a las personas nos dan la clave para conocerlo. E incluso podemos acertar y ser objetivos con todo ello. Pero la cosa se complica cuando se trata de conocernos a nosotros mismos porque en este momento no somos nada objetivos.

Conocerse a uno mismo no es fácil, pero tampoco imposible. Conócete a ti mismo (Nosce te ipsum) como se decía en el Santuario de Apolo en DElfos, no es cosa de un día. Conocerse va mucho más allá del pretendido autoconocimiento y se relaciona de forma directa con la autoestima, con nuestra autoimagen y la valoración que creemos merecer. Y no nos atrevemos a dejar que este aspecto íntimo quede al descubierto.

Conocemos la rosa por su forma, por su color y por su aroma, pero no siempre lo que nosotros somos, conocemos todo, salvo a nosotros mismos.

Besos.

033
MINISTERIO DEL TIEMPO

Esta semana ha terminado la cuarta temporada de una serie de televisión, facturada en España, que ha recibido no sólo excelentes críticas en todo el mundo sino que ha creado escuela o remakes, como se dice en el argot. Habrán deducido inteligentemente que me refiero a El Ministerio del Tiempo. ¡Qué gran título! Brillante. Sobre todo, a tenor de lo que estamos viviendo y viendo ojipláticos en las últimas semanas: tratar la Historia como si fuera un calcetín al que se le da la vuelta. Para aquellos que no se han tragado entera la serie con total adicción o ni siquiera han caído seducidos por algunos de sus capítulos y originales tramas, les resumo el intríngulis. En el Ministerio del Tiempo trabajan, como su propio nombre indica, funcionarios del tiempo, cuya misión es viajar al pasado a través de unas misteriosas puertas para remediar entuertos de la más variopinta catadura.

Para asombro de unos y otros, en su nómina cuentan con una suerte de capitán Alatriste, un rudo policía de la Transición, una seductora mujer vestida para matar, y con el mismísimo Velázquez, entre otros perfiles de trazo fino. A la cabeza del plantel, se encuentra el correspondiente Subsecretario de Misiones Especiales, que pone orden en el caos de aquellos que quieren cambiar el curso de la Historia a las bravas porque no les gusta tal o cual hazaña o tal o cual personaje de nuestro largo y tortuoso devenir.

(Laura Revuelta)


No sé si habréis seguido esta estupenda serie que ha terminado (de momento) esta semana. Para mí ha sido la mejor que se ha hecho nunca en la televisión de todas las cadenas. Original, divertida, inteligente, muy bien ambientada y con unas tramas muy interesantes, algunas mejores que otras, también es verdad, pero globalemente a mí me ha gustado muchísimo.

Se podría pensar que viajaban al pasado para cambiar la historia y es más bien al revés, lo hacían para evitar que se cambiara porque si fuera así todo lo que tenemos actualmente no existiría como tal. Una idea brillante. Han aparecido personajes de lo más variopinto y algunos ocasionales tuvieron tanto éxito que se quedaron como es el caso De Velázquez, compartiendo épocas en perfecta convivencia, como un castillo del siglo XVI y los coches aparcados.

Aquí tenemos una muestra

https://www.rtve.es/alacarta/videos[....]tulo-38-memoria-del-tiempo/5581224/

No estaría de más que mucha gente, sobre todo los más jóvenes estuvieran más al tanto de lo que pasó y así se evitarían ese revisionismo permanente que sólo conocen por algunas redes sociales, sin ninguna base de nada. ¿Cambiarías algo de la historia?

Besos.

032
CHAPUCEROS

Solemos utilizar el término ‘chapuza’ para referirnos a un trabajo que se ha realizado mal, de una manera rápida y sin arte ni esmero alguno. También se usa para aquellas faenas provisionales que sirven como un apaño. Algunos ejemplos de frases en las que se utiliza: “Llamé a un albañil para que tapase el agujero pero ha terminado haciendo una chapuza”. Famosos son los personajes de cómic Pepe Gotera y Otilio (creados por Francisco Ibáñez) que representaban a ese tipo de trabajador descuidado y ‘chapucero’ que se dedicaba a realizar trabajos de remiendos, poca importancia y con muy poco esmero.

La palabra chapuza nos llega del francés ‘chapuis’ (traducido como chapuz), que era el trozo de madera grueso y pesado sobre el cual se cortaba la cabeza a los condenados. Muchas fueron las ocasiones en las que, tanto el verdugo encargado de cortar una cabeza como los otros  profesionales,  realizaron un trabajo rápido y sin esmero alguno sobre el chapuz, pasando a conocerse esas acciones como ‘chapuza’ y a aquel que lo realizaba se le llamaría ‘chapucero’.

(Alfred López)


Si pienso en chapuzas o chapuceros se me viene inmediatamente a la mente los personajes de Ibáñez, Pepe Gotera y Otilio y una serie que hubo hace años que se llamaba "Manos a la obra" con dos operarios que lo mismo arreglaban una tubería, que pintaban una habitación y el resultado no era muy bueno que digamos. Pues mira por donde, la idea de aquél que trabaja y no deja las cosas bien rematadas está relacionada con los verdugos que mataban "pero mal" y dejaban el chapuz hecho una calamidad. 

Chapuceros los hay en todos los terrenos y no solo en la construcción. Los hay en cada trabajo, profesores chapuzas, médicos chapuzas, abogados chapuzas y por supuesto políticos chapuzas. Aunque la gran mayoría de estos profesionales sean estupendos y realicen su tarea a la perfección.

Los que no hicieron ninguna chapuza fueron los herreros que elaboraron este precioso arco con banqueta incorporada.¿Verdad?

Besos.

032
NO ME LLORES

¿Has llorado alguna vez escuchando música? Probablemente sí. Igual que quizá lo has hecho viendo una película o leyendo un libro que, por una razón u otra, te han arañado especialmente el corazón. Pero la música es quizá más paradigmática, pues una misma canción despierta miles de sentimientos diferentes en las personas, y por eso no es raro encontrar gente llorando a moco tendido en la ópera. El fenómeno del llanto provocado por la música es un comportamiento interesante, pero poco estudiado.

Una nueva investigación, sin embargo, asegura que el hecho de que la música te haga llorar (o no), revela algo fundamental sobre tu personalidad. Evocar emociones es la razón principal del arte de la música, así que no es tan sorprendente que con ella sintamos un nudo en la garganta. Puede calmar (especialmente a las fieras) o excitar, motivar, conducir a la batalla o unir en la paz. El llanto es un comportamiento humano complejo que puede acompañar una variedad de experiencias intensas. Puede ser provocado por el dolor o por la felicidad, pero también por la impotencia, la gratitud y otras emociones más sutiles. Pero, ¿qué emoción sienten la mayoría de las personas cuando la música las conmueve hasta las lágrimas?

(A. N.)


Hay personas que con la edad se vuelven más sentimentales y lloronas. Otras al revés, se endurecen y nada es capaz de conmoverlas. ¿Por qué se llora? Puede ser de pena, de tristeza, de impotencia, de rabia, de alegría, de emoción... de muchas cosas. Tantas como sentimientos.

Puedes llorar al leer un libro o ver una película, contemplando un cuadro muy especial, fundiéndote con la naturaleza entre flores, al ver incluso en el telediario miserias humanas que no nos conciernen directamente pero que nos enternecen y como dice este texto al escuchar música. La música tiene un gran poder evocador. Dicen que amansa a las fieras o enardece a la gente como un himno. Puede recordarnos experiencias vividas alegres o tristes. 

¿Tú con qué lloras? 

Besos.

042
QUIEN A BUEN ÁRBOL SE ARRIMA

El origen de expresión, muy utilizada en la actualidad, procede del latín (Adhaerens potenti adversitatem non timet, el que se adhiere al poderoso no teme la adversidad). Más allá de su significado literal, está íntimamente ligado a los beneficios que pueden obtenerse de relacionarse con personas poderosas o que se encuentren en una situación de privilegio, de modo que puedan favorecer los objetivos y aspiraciones propias o de la persona a la que se refiera el uso de este dicho. También cabría emplear, con el mismo sentido, otra expresión como ‘quien no tiene padrino, no se bautiza’.

Este dicho ya aparece recogido en el Libro de refranes y sentencias de Mosén Pedro Vallés (1549), obra de Pedro Vallés, y en Refranes o proverbios en romance (1555), cuyo autor es Pinciano Hernán Núñez.

(Andrés Seoane)


Esta expresión tan antigua y tan utilizada tienen mucho de actual. Es eterna. En su sentido literal es algo muy evidente, cuando queremos protegernos del sol en medio del campo o en un parque de la ciudad nada mejor que un árbol grande, frondoso, como el de la foto, para asegurarnos sombra y protección.

Y esta protección y el hecho de estar a la sombra de alguien con una buena influencia es la que asegura a quien la necesita el conseguir los propósitos requeridos, vamos, el enchufe de toda la vida, que sigue existiendo en la vida cotidiana y en la empresa y en la política. Cuántos advenedizos andan por ahí y no nos explicamos cómo lo han conseguido. Pues eso, se arrimaron o los arrimaron a alguien poderoso como el árbol que le protegió convenientemente.

Como dice el aforismo: Nunca podrás apreciar la sombra de los árboles a menos que sudes bajo el sol. Eso, y por méritos propios.

Besos.

043