x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...

Esteban VI, sucesor de Bonifacio VI (quien había muerto al poco de ser elegido papa), manda, nueve meses después de la muerte de Formoso, exhumar su cadáver y someterlo a juicio en un concilio que reunió a tal fin y que ha pasado a la historia como elConcilio cadavérico,Sínodo del terror oSínodo del cadáver.

En dicho concilio, celebrado bajo la presidencia de Esteban VI en la Basílica constantiniana, se procedió a revestir el cadáver de Formoso de los ornamentos papales y se le sentó en un trono para que escuchara las acusaciones. La principal de las cuales fue que siendo obispo de una diócesis, la de Porto, la había abandonado para ocupar como papa la diócesis de Roma.

Encontrado culpable, se declaró inválida su elección como papa y se anularon todas los actos y ordenaciones de su papado. A continuación se despojó el cadáver de sus vestiduras, se le arrancaron de la mano los tres dedos con que impartía las bendiciones papales y sus restos fueron depositados en un lugar secreto, donde permanecieron hasta los tiempos de Teodoro II, (cuyo pontificado tan solo duró 20 días, aunque la rehabilitación de Formoso se había iniciado con el papa Romano) cuando fueron restituidos a la Basílica de San Pedro.

El papa Juan IX convocó dos concilios, uno en Rávena y otro en Roma, en los cuales se promulga que toda prueba futura sobre una persona muerta fuese prohibida. Sin embargo, el papa Sergio III al acceder el trono en el 904, anuló tanto los concilios convocados por Juan IX y Teodoro II e inició un segundo juicio contra el cadáver, hallándolo nuevamente culpable. Los restos de Formoso fueron arrojados entonces al Tíber para que desapareciesen de la faz de la tierra, pero según la leyenda se enredaron en las redes de un pescador, que lo extrajo de las aguas y lo escondió. Finalizado el pontificado de Sergio III, los restos fueron depositados en el Vaticano, donde yacen hasta el día de hoy. En 1464 el cardenal Pietro Barbo, al ser elegido papa, tuvo que ser disuadido de llevar el nombre de Formoso II, para en su lugar llevar el de Pablo II.

(De la Wikipedia)

Humor

¡Sé feliz!

010
Última foto del fotolog de violemivi
A violemivi le gusta esto · El 06/03/2013 a las 09:57

Deja ahora tu comentario...
ó conectate a miarroba y comenta con tu usuario
1000