x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CAMBIOS DE ACTITUD

¿Por qué hemos pasado de la agenda de Mr. Wonderful al Sr. Scrooge? Si hasta el personaje de Dickens hizo el camino a la inversa. No hace tanto que hablábamos con los vecinos por las ventanas, hacíamos pasteles como si la levadura no se acabara y los vermuts por videollamada ya ni eran novedad. Vale que sabíamos que esta estampa de tarjeta de regalo con un lazo enorme pasaría, pero de ahí al enfado constante...Al principio de todo esto hablábamos de cómo esta crisis nos iba a cambiar y cómo sabríamos distinguir lo importante de lo urgente... Ni los más aguafiestas pensaron en la bronca continua.

(VIRGINIA HERNÁNDEZ)


Es una gran verdad. Si nos ponemos a revisar los mensajes que mandamos y recibimos por el teléfono  desde que empezó el confinamiento se puede ver fácilmente esta evolución: de la novedad, la solidaridad y los buenos propósitos hemos pasado a momentos de angustia, de tristeza, de hastío y ya, al ser tanto tiempo, todo esto acaba creando una crispación en la gente, por miedo a perder el trabajo, a la inestabilidad, y hace que todo se tambalee. De los aplausos a las caceroladas no hay más que un paso. Porque si consideramos que una cuarentena son 40 días, ya vamos por más de 70... y la gente enfadada, mosqueada, saca la parte más negativa que lleva dentro .

Salir a la calle con la mascarilla y los guantes, que ahora dicen que no sólo no son necesarios sino incluso contraproducentes, crea en la gente un desarreglo emocional, inseguridad, incertidumbre y se puede llegar a la frustración. Hay que organizarse y procurar seguir las pautas que nos dan, como los carteles que han puesto en las calles que desembocan en la Plaza Mayor. No queda otra.

Besos.

042
NUEVOS TIEMPOS

La solidaridad no es patrimonio de ninguna ideología ni de ningún partido. Miren ustedes en este momento que estamos viviendo, por primera vez, lo que está pasando nos pasa a todos y las consecuencias que se van a derivar de esta situación, van a ser para toda la ciudadanía. Familias que jamás pensaron que el hambre les llegaría... les ha llegado y a otros nos puede llegar. Vamos a ser testigos de grandes transformaciones y de su gestión, tendremos un país u otro.  No piensen que les estoy hablando desde la bonhomía, ni mucho menos, les hablo desde la más cruda realidad. Yo jamás, ni en mis más obscuros sueños, pensé o soñé que algo como esto me/nos pudiera pasar.

Durante el tiempo de confinamiento sólo hemos pensado en sobrevivir mientras veíamos cómo amigos, conocidos y compatriotas, se morían. Ahora vamos a entrar en un tiempo nuevo pero no mejor, si no hacemos algo. Vamos a tener que aprender nuevos comportamientos. El primero es de supervivencia pues, para que no tengamos de nuevo una propagación masiva de contagios, como la que ya hemos vivido, el comportamiento y la corresponsabilidad de cada ciudadano van a ser fundamentales. Todos tendremos que adaptarnos, desgraciadamente los primeros nuestros jóvenes que no sé cómo van a relacionarse entre unos y otros acostumbrados a salir, ligar, tomar sus copas... ¿Cómo van a encontrar a su media naranja con el distanciamiento y pensando que el otro puede ser objeto de contagio o viceversa, y llevárselo a padres o abuelos?

(M. Eugenia Bueno)


Estos dos párrafos que os traigo hoy pertenecen a una articulista habitual en el peroiódico local y en mi opinión reflejan perfectamente el estado de ánimo y de opinión de todos nosotros, sea cual sea nuetra opción política. No es cuestión de ideología ni de lugar de nacimiento, si me apuras ni de nacionalidad porque esto ha sido (es) tan fuerte que nos ha golpeado a todos. Como dice Bueno, algo que ni en una pesadilla hubiéramos pensado que nos podría pasar. Pero ha pasado.

Y hay que ser operativos. Una vez que hemos sobrevivido a la enfermedad, al menos por ahora, se trata de hacer un ejercicio de adaptación a esto que va a venir después. Y como ejemplo, fijémonos en un cactus, pincha, no es bonito, pero da unas flores esplendorosas. Es una planta desdolida y aguanta lo que le echen pero luego su flor es exquisita y de lo más efímera. Hay que disfrutar de ese momento. Y eso es lo que hemos aprendido de esta tragedia, que hay que aprovechar el instante y disfrutarlo, porque el futuro es hoy.

Besos.

045
EL MUNDO ES UN PAÑUELO

Utilizamos la expresión ‘el mundo es un pañuelo’ para indicar nuestra sorpresa al encontrarnos con alguien de improviso en un lugar inesperado e incluso toparnos con una misma persona en distintos lugares y, de ese modo, señalamos que el mundo (planeta tierra) es mucho más pequeño de lo que realmente creíamos.

El origen de la expresión es algo confuso y discutido, no conociéndose realmente el momento en el que comenzó́ a utilizarse y quién fue el primero que lo hizo. Hay quien indica que, probablemente, provenga de los primeros mapamundis que fueron cartografiados, debido a que originalmente se realizaban sobre un lienzo, o lo que es lo mismo: un paño de tela. El hecho de que todos los lugares del planeta cupiesen en ese trozo de tela pequeño podría haber sido lo que originase, posiblemente, que la gente de épocas pasadas quedaran maravilladas al ver que todo el mundo (planeta) cabía en un pedazo de paño tan pequeño (o sea, en un pañuelo). De ahí que surgiera que, cuando dos personas se encontraban inesperadamente en un lugar insospechado se dijese eso de que ‘el mundo es un pañuelo’, ya que, a pesar de lo grande que es, finalmente todos acabamos encontrándonos casualmente en algún sitio, por lejano que este sea.

(Alfred López)


La verdad es que esta explicación es de lo más convincente, lo del pañuelo, como paño pequeño, lienzo, me convence bastante. Ahora también se piensa en esa pequeñez al compararlo con el pañuelo que llevamos en el bolsillo, dobladito y pequeño, que no el kleenex. Hay quien añade a esta expresión eso de que el mundo es un pañuelo y nosotros los mocos... pero eso ya es como un añadido jocoso.

Pero es bien cierto que a veces viajas lejos de tu lugar habitual (viajabas) y te encuentras con quien menos te lo esperas. En un pueblo cerca de Praga nos encontramos nosotros con un vecino de la casa y en el aeropuerto de Budapest coincidí yo con una compañera del Departamento que regresaba a España en mi mismo avión. En Viena, me crucé con otro colega de la Facultad de Traducción delante del Palacio de Sissi que se ve en la foto ... y muchos más casos. De todo esto se saca la moraleja. Cuidado lo que haces y donde vas porque te puedes encontrar a quien menos esperas en este pañuelo que es el mundo.

Besos.

074
TENER MANO IZQUIERDA

Son muchas las leyendas que corren sobre los zurdos: que su edad promedio de vida es alrededor de 9 años menor que la de los diestros, que son más artísticos (desde Leonardo Da Vinci a Van Gogh, son muchas las personas famosas que, según se cuenta, tenían como predominante la mano izquierda), y, por supuesto, que hay muchísimos menos que diestros. Por algo durante mucho tiempo se les defenestró y todo lo relacionado con la izquierda se veía pecaminoso, hasta el punto de que en algunos colegios obligaban a los alumnos zurdos a escribir con la otra mano.

No se conoce la razón por la que hay menos zurdos que diestros, aunque todo apunta a la evolución. Algunas tareas están recogidas por el hemisferio izquierdo del cerebro, mientras que en otras gobierna el derecho; por un cruce de nervios el lado izquierdo tiene control sobre el derecho y viceversa. Lo que explica la denominada como teoría o hipótesis del Homo loquen es que la lateralización en general fue impulsada por la evolución hacia una postura bípeda erguida, mientras que la preferencia por la derecha fue impulsada, un tiempo después, por la evolución del lenguaje. Al desarrollarse en el lado izquierdo también lo hizo la preferencia de usar este hemisferio del cerebro y, por tanto, el uso de la parte derecha del cuerpo; sin embargo, se trata tan solo de una teoría y no ha podido ser comprobada.

(A. N.)


Hay nuchas historias y leyendas acerca de los zurdos, aquellos que utilizan de manera natural la mano izquierda para hacer todas las tareas cotidianas. En principio tenían mala fama por ser difernetes a los diestros y de pequeños a los niños que lo eran se les corregía y se les obligaba a usar la derecha. Es un poco la oposición entre lo diestro y lo siniestro, lo bueno y lo malo, la derecha y la izquierda. Quizá por eso haya menos zurdos que diestros, al reconvertirlos a esta otra opción. Cuando según dicen los científicos se trata de algo de los hemisferios cerebrales, uno dominando al otro. Lo curioso  y molesto a la vez es que muchos de los objetos, cucharas, abrelatas, ordenadores incluso, están diseñados para los diestros y no deja de ser un problema...

Y si eso en principio era algo para corregir sin embargo hay expresiones idiomáticas que privilegian la mano izquierda sobre la derecha, como por ejemplo "Tener mano izquierda" que significa, en cierto modo, ser capaz de realizar con esa mano acciones tan útiles como las que se llevan a cabo con la derecha y, en consecuencia, dominar los impulsos negativos e irracionales que siempre se han relacionado con la siniestra. Es decir, tener mucho tacto, en otra frase hecha.

Otro objeto conflictivo para un zurdo son las tijeras... y para arreglar las flores todo un reto.

Besos.

044
CONFINAMIENTO Y FANTASMAS

Según los últimos estudios, sólo un 5 por ciento de la población cree en fantasmas. El confinamiento prolongado hace que nuestras certezas se tambaleen, y por tanto los adultos ya no están tan predispuestos a negar nada. Esto ha provocado que los incidentes de carácter sobrenatural se hayan multiplicado en esta cuarentena y el miedo de vivir junto a un fantasma en un momento en que no te puedes escapar, en que no hay sitio donde huir, ha exacerbado la creencia de su existencia. Significa que estamos más abiertos a la hora de encontrar explicaciones a lo que nos está ocurriendo y eso siempre es bueno, porque abre la mente y ayuda a buscar en la imaginación respuestas a lo que nos está sucediendo.

Por supuesto, en confinamiento, estamos obligados a permanecer en casa y esto multiplica el tiempo en que somos receptivos a todos los estímulos que ocurren dentro de esas cuatro paredes. Cada sonido, cada misterioso viento, cada impresión en el reflejo del ojo puede derivar en la sensación de una aparición sobrenatural. El estado de ansiedad e hipervigilancia hace que se multipliquen las incidencias de estos casos. Sonidos en las escaleras de alguien que sube y baja, picaportes que parecen moverse cuando no hay nadie más en la habitación, cortinas que responden a un vendaval cuando las ventanas están cerradas, televisores que se encienden de pronto como si alguien hubiera pulsado el mando a distancia, grifos que es encienden y apagan inexplicablemente, todo puede tener su explicación, por lo que negarse a planteárselas todas sí parece prejuicio y superstición.

(Carlos Sala)


Tantos días de confinamiento, como dice el texto, provocan daños colaterales. Eso es cierto. Si hemos tenido la gran suerte de no haber enfermado, lo que es primordial, no todos pueden, podemos decir, lo mismo desde un punto de vista mental o emocional. Hay personas que pasan muchas horas solas con la única compañía de la televisión, la radio o la lectura. Lo que al principio puede estar muy bien e incluso ser deseable, a la larga deja secuelas. Los tres únicos días que mi madre ha salido estaba tan eufórica que se paraba a hablar con todo el mundo con los que nos cruzábamos, deseando encontrar voces en vivo que no fuera solo la mía. 

En casos extremos, hay quein empieza a escuchar ruidos extraños en su propia casa, por el grado de ansiedad e hipervigilancia, probalemente fruto de una excesiva imaginación o miedo. 

Pero para quien crea en ello, existen presencias, experiencias paranormales, fantasmas que "viven" en casas abandonadas o que lo estaban y se niegan a dejarlas y son uno más de la familia. Es el caso del fantasma que se manifiesta en la preciosa Casa de las Sirenas en el Centro de SEvilla del que ya os he hablado en alguan ocasión.

Besos.


034