x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CIELO AZUL Y ANCHO

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube 
y tu color y forma son como yo los quiero. 
Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces, 
y viven en tu vida mis infinitos sueños. 

La lámpara de mi alma te sonrosa los pies, 
el agrio vino mío es más dulce en tus labios: 
oh segadora de mi canción de atardecer, 
cómo te sienten mía mis sueños solitarios! 

Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa 
de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda. 
Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo 
estanca como el agua tu mirada nocturna. 

En la red de mi música estás presa, amor mío, 
y mis redes de música son anchas como el cielo. 

(Pablo Neruda)


Siempre me ha gustado mucho Neruda pero reconozco que las últimas noticias que están saliendo de su vida y su personalidad me han dejado un tanto perpleja. Un poeta tan sensible como dejan ver sus versos, y tan humano y tierno, parece que no fue tal cual en su existencia donde aparecen muchas sombras inesperadas. Se ha sabido que tuvo una hija, llamada Malva, que nació con malformaciones y a la que abandonó junto con su madre en cuanto la vio. Y tampoco era el poeta enamorado cuando se entregaba, por lo visto, a orgías desenfrenadas.

Prefiero quedarme con sus versos, como éste que forma parte de la colección "Veinte poemas de amor". Este canto a la mujer amada, hermoso y sensual, donde la compara con el cielo ancho y azul. Como el que se puede disfrutar en esta foto con la torre de la Capilla del Carmen, en el Puente de Triana, recortándose sobre él.

Besos.

023
CUESTIÓN DE ALGORITMOS

La palabra "algoritmo" vivía recluida hasta hace no tanto en el entorno especializado de la ciencia en general, y de las matemáticas y la informática en particular. Hoy en día, sin embargo, y aunque aún nos cueste comprender exactamente de qué se trata, la mayoría de las personas mínimamente familiarizadas con Internet saben al menos, si no cómo funciona, sí para qué sirve. De hecho, un algoritmo no es más que eso: una fórmula, un conjunto ordenado de operaciones sistemáticas que permite hacer un cálculo y hallar la solución a un problema; un código que procesa información para llegar a un resultado, cuyos componentes esenciales son los datos de los que se nutre, y que, para bien o para mal, está cambiando nuestras vidas.

Los algoritmos condicionan nuestras búsquedas en Internet, en función de dónde estamos, qué hemos buscado antes, qué se busca más, qué tiene más 'calidad' o 'interés', qué es más novedoso, qué está censurado o no, patrocinado no, y muchos otros factores, no siempre asépticos, que probablemente nunca conoceremos. También determinan lo que vemos (y lo que no) en las redes sociales, los anuncios que nos persiguen de una página a otra y se cuelan en las aplicaciones del móvil. Están presentes en nuestros teléfonos móviles y han transformado el comercio. Los algoritmos nos pueden ayudar a ubicarnos en un mapa, a encontrar un empleo, a reconocer una cara y hasta a encontrar pareja o un ligue de una noche.

(Miguel Maiquez)

Nuestra vida reducida a un algoritmo. Por más que reneguemos de esto hay que rendirse a la evidencia. Quien tiene un teléfono móvil, un ordenador o una tablet está sujeto a esas extrañas fórmulas matemáticas que hacen que nos pregunten si nos gusta donde hemos estado, nos indiquen un restaurante cercano que, mira por donde, coincide con nuestros gustos. Y también es verdad que funciona el algoritmo en las páginas de contactos, donde se puede emparejar a la gente según los datos que cada persona escribe sobre gustos personales e intereses. Luego no quiere decir que la cosa funcione, nada puede garantizar eso, porque nada más alejado de las matemáticas que los sentimientos.

Teléfonos y ordenadores inteligentes, y para contrapeso, Atenea,  la diosa de la sabiduría, de la razón y que siempre se asocia a la inteligencia. Atenea es la hija predilecta de Zeus. Surgió del craneo de su padre un día que éste sufría un fuerte dolor de cabeza y pidió a Hefesto que se la abriera por la mitad. Y sin algoritmos ni anestesia. Y ahí la tenemos, alerta, en uno de los cuatro ángulos del patio de la Casa de Pilatos.

Besos.




024
MUJERES QUE LEEN

PREGUNTA. Bueno, en todo caso no es tan habitual encontrar una novela escrita por un hombre con cuatro personajes femeninos principales, ¿no?

RESPUESTA. A mí me ha parecido divertidísimo hacerlo, porque siempre tienes un lado femenino igual que tienes un lado aventurero o tienes un lado místico. Entonces, meterme en la piel de unas mujeres me ha encantado. De alguna manera ya lo había hecho en el cine, porque alguna de mis películas tienen personajes femeninos centrales. Las relaciones entre madres e hijas y entre las hermanas las he construido observando mi propia familia, esas pequeñas guerras civiles que hay dentro de todas las familias. La gente ya no está tan interesada en la cultura; las mujeres parecen las únicas interesadas en la cultura. Ahora mismo, el teatro, el cine y la novela están dominadas por el consumo femenino. No creo que tengan una mirada particularmente femenina y exclusiva, sino que mantienen la llama de la cultura, se han preocupado de leer e ir al cine las mujeres. Son las que hacen tertulia de lecturas, las que ves en las butacas.

(Manuel Gutiérrez Aragón)


Es cierto lo que dice Gutiérrez Aragón de que el mundo de la cultura y de la literatura en general está dominado por las mujeres. Las mujeres, y es un hecho comprobado, son las que más leen, las que más se movilizan en tertulias, clubs de lectura, y de hecho, el fenómeno de los booktoubers y youtoubers es casi en su totalidad femenino.

Y especialmente, y esto es fantástico, son las mujeres más jóvenes las que más leen. El caso de la literatura juvenil es el mayor exponente de este tema. Son los libros más vendidos ahora y los escritores, y sobre todo escritoras, arrastran multitud de seguidoras.

Como dice el texto de arriba no es que las mujeres lean lo que escriben otras mujeres sobre mujeres. No. Es en todos los ámbitos e incluso en el cine y en el teatro, son las mujeres, en seste caso de un poco más edad, las que más acuden. Como dijo Esther Tusquets, " Los varones se interesan menos por las historias de los otros. Nosotras sentimos una curiosidad insaciable por los otros, que puede desembocar en chismorreos de patio de vecinos o en grandes obras literarias, y a veces en ambas cosas a la vez".

Pues eso, dejemos a un lado los chismorreos y enseñemos a nuestras hijas a leer desde muy pequeñas. Busquemos el reflejo de nuestras vidas...

Besos.

025
SILUETAS DE AMOR

Siluetas dibuja mi mente,

Son dos almas que se quieren,

Se abrazan se besan y se aman,

Sin contra tiempos ni miedos,

Sin hablar ellos se entienden,

Sin tocarse se sienten,

está en corazón amarse. 

son siluetas dibujadas.

Siluetas…

Siluetas que se juntan

formando un corazón,

en las sombras de la noche

se funden en un sólo corazón, 

dejaron de ser dos para ser UNO.

Siluetas dibujadas en la noche 

que se juntan los amantes. 

Juraron amarse eternamente,

Bajo un cielo de estrellas,

era una noche cualquiera, 

siluetas somos tú y yo...   

Amándonos, jurándonos amor eterno.

 (Alicia Pérez Hernández)



M gustan las siluetas que se recortan en negro sobre un fondo cualquiera, tienen algo de mágico, de misterioso, que no es lo evidente, porque evocan más que enseñan. Siluetas de parejas que dejan de ser dos para ser un solo ser. Siluetas somos tú y yo amándonos y celebrando otro 14 de mes. Y van...
 
 
Como en este caso esta pareja de dragones que están en una de las puertas del sevillano palacio llamado Casa de Pilatos.Y que como es natural la foto va dedicada a nuestro amigo Joaquín, coleccionista de dragones de todo tipo, tamaño y condición.
 
Y también para Miguel y Roberto...
 
Besos.
 
 
 
 
 
044
SATISFACCIÓN Y FELICIDAD

A todos nos gustaría ganar la lotería. Es algo obvio. Y quien diga que no, miente. "Si sueñas, sueña loterías", como dice el anuncio, pero de lo que no estarás tan seguro es de si te hará plenamente feliz. Muchos de ellos se han ido a la ruina, no solo económica, sino también familiar y social. Que de repente tengas mucho dinero te convierte en un blanco fácil de envidias y amistades falsas que acuden a la rápida llamada de los billetes. La riqueza recién adquirida genera un mayor impacto en la satisfacción general y satisfacción financiera, pero no en la felicidad o en la salud mental. 

El dinero no puede comprar la felicidad, como dice mucha gente, pero puede conducir a un mayor nivel de dicha si se usa correctamente. Cuando las personas gastan el dinero en algo que tiene más o menos que ver con su personalidad se sienten más felices. Esto quiere decir que si tienes un objetivo o fin último en el que emplear el dinero, lo gastarás correctamente; por el contrario, si actúas de forma inconsciente y lo despilfarras en lujos vanos y diversiones vacías, correrás el riesgo de arrepentirte. Otras personas son más felices cuando gastan el dinero en otros, en lugar de en sí mismas, o cuando lo invierten en experiencias y recuerdos en lugar de en posesiones materiales. Recuerda: no mires al vecino a la hora de gastar dinero.

(E. Zamorano)


El refrán que todos conocemos es ése que dice que el dinero no da la felicidad pero ayuda a conseguirla. Eso es un hecho indudable. Pero también es cierto que cuando llega una cantidad más que considerable de repente a nuestras vidas, por la lotería o una quiniela probablemente, lo difícil es saberlo gestionar y hay que estar muy alerta con los que se puedan acercar con intenciones de darnos el sablazo. El dinero inesperado produce envidia en los demás y al mismo tiempo la gente se hace más desconfiada de los que se incorporan a su vida en ese momento.

Un golpe de suerte en forma de dinero no le viene mal a nadie pero cuando es demasiado, da unos problemas que antes no se tenían, otro tipo de problemas. Y no se es más feliz, se está más satisfecho como se dice en el texto.

Como afirmaba Groucho Marx, genio del humor, que se mostraba sarcásticamente contrario a esta afirmación: “¡hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!”.

No cuesta nada la satisfacción que se puede experimentar al contemplar esta palmera a ras de suelo.No es lo mismo el valor que el precio.

Besos.

045