x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CREMATOMANÍA

La crematomanía trata del deseo obsesivo por acumular dinero y riquezas  y es  una patología que hoy en día es más frecuente de lo que se cree. 

 Las personas que padecen este trastorno son individuos que son capaces de llegar a anteponer prácticamente todo -familia, amigos, entorno social- a las riquezas. Es decir, todo lo que no sirva a sus intereses es rechazado o cuando menos menospreciado sistemáticamente. Detrás de este comportamiento, muchas veces se encuentran otras filias como la necesidad desmedida del reconocimiento social a través del éxito profesional, en los negocios o en la política. Un claro ejemplo de ello es el personaje que interpreta Leonardo DiCaprio en la película El lobo de Wall Street, en la que encarna el papel de un bróker neoyorquino impetuoso y obsesivo con el éxito, el dinero y todo lo que esto podía ofrecerle; lo tenía todo, pero nada le parecía suficiente.

Este trastorno no tiene fácil diagnóstico ya que en una sociedad capitalista es complicado ver síntomas claros de tal obsesión por lo material.

(Andrea Azcona)


Es verdad que se debe tratar de una patología más extendida de lo que se cree. Hay mucha gente así que ama al dinero por encima de todo, más que a su propia familia y pasan por encima de todo con tal de acumular más y más. Pero no sólo es necesidad de acumular riquezas, sino también poder, fama, reconocimiento social. Esto se ve en muchos políticos en los que todo pasa a segundo plano con tal de conservar el poder y luego cuando lo pierden es una auténtica tragedia para ellos.

Pero volviendo al dinero, me acuerdo de la película que citan de Di Caprio y como acabó todo. Un poco como le ocurrió al Rey Midas, el monarca que convertía en oro todo lo que tocaba. Murió de hambre al no poder alimentarse ni siquiera.

Y la pregunta se impone : ¿Para qué quiere la gente acumular dinero y riquezas si no te las vas a poder llevar contigo? ¿Para dejarlas a los herederos? Pues anda que no dan problemas luego las herencias ... mejor que según venga se vaya, que lo poco o lo mucho se disfrute, como el agua del surtidor, en un circuito cerrado.

Besos.

043
TRADUCTOR DE MAULLIDOS

Un exingeniero de Amazon ha desarrollado una aplicación que es un traductor de maullidos de gato. Esta nueva app se basa en el funcionamiento del asistente virtual Alexa o del identificador de canciones Shazam. "No es un idioma. Los gatos no comparten palabras ni se comunican entre sí. Y nunca maúllan en la naturaleza". MeowTalk se basa en la recogida de datos por parte de los dueños, que ayudan a la aplicación a identificar cada maullido del gato. Graban los sonidos que emiten las mascotas y los clasifican en nueve categorías determinadas, como "tengo hambre" o "tengo dolor". Con esta base de datos, la app puede catalogar cualquier mensaje que lanzara el animal.

Aunque los gatos no suelen obedecer las órdenes humanas, poseen una gran variedad vocal, muy superior a los ladridos de los perros. "El chiste que cuento a la gente es que los perros pueden entender el lenguaje humano, pero no lo hablan", ha asegurado el creador de la app. "A los gatos no les importa lo que digas. Tal vez te entiendan, pero ciertamente no indican que lo hagan, pero claramente tienen su propio vocabulario".

(El Confidencial)


Vivimos en un mundo dominado por las distintas aplicaciones que se pueden descargar en un terminal de teléfono. Igual que en youtube hay tutoriales para todo, hay apps para todo lo pensable y lo impensable. Como puede ser este caso: la tal MeowTalk se encarga de traducir el lenguaje gatuno para poder ser entendido por los humanos. Lo curioso es cómo han organizado el corpus, recogiendo de los distintos propietarios de gatos  los diversos tipos de maullidos, clasificándolos por grupos para ser entendibles. Es un trabajo que parece lo más en el plano científico e investigador. 

Teniendo en cuenta que los felinos no se maúllan entre ellos sino sólo lo hacen a los humanos con los que viven, no creo yo que sea de mucha utilidad. Sus dueños (o al revés) los conocen tan bien que son capaces de interpretar y entender cualquiera de sus maullidos. Que se lo pregunten a la humana de Sócrates que aparece en esta foto relamiéndose ante la posibilidad de catar un trozo de turrón "del duro". Hasta se pone bizco el pobre, con los ojos como platos, al tener el manjar tan cerca. No sé cómo sería el maullido posterior cuando se diera cuenta de que sólo se lo habían dejado oler...

Besos.

056
DÍA UNIVERSAL DEL NIÑO

Antonio Muñoz Molina acaba de publicar el volumen de relatos «Nada del otro mundo» donde se incluía «El relato de los niños»:

"El cuento habla de un mundo de una gran pobreza y mucho desamparo. Pero eso que me comenta lo pensaba hace poco viendo una exposición en CaixaForum Madrid con fotografías sobre la ciudad en el siglo XX. Según uno va viendo la exposición, las fotos de los años 30, 40 y 50 de las ciudades están llenas de niños. A partir de los años 60 y 70, los niños desaparecen. Me acordé de una campaña publicitaria del Ayuntamiento de Nueva York que animaba a los niños a jugar una hora. ¡Qué triste! Recordé que la generación a la que yo pertenezco, procedente en un pueblo con un barrio humilde, los niños teníamos un espacio de libertad inaudito. Es que los niños salíamos de nuestras casas y volver de la escuela no regresábamos a casa hasta por la noche".

(Antonio Muñoz Molina)


Las palabras de Muñoz Molina pueden ser compartidas por muchas personas de su generación que vivían en barrios o en pueblos pequeños. Esa libertad de entrar y salir, de estar todo el día en la calle jugando con los amigos es algo que ahora es absolutamente impensable. Los niños salían del colegio y a veces no volvían hasta la hora de cenar y los padres no se preocupaban en absoluto.

Reconozco que en mi caso ya no era así, pero aún jugábamos en la calle tan felices. Es algo curioso y es que, a medida que se ha ido avanzando, que el bienestar económico y social ha sido mayor se han dejado de ver a niños solos jugando en las plazas sin ningún peligro al acecho. Ahora, esperemos que no se llegue a la orden de Nueva York que obliga a los niños a jugar durante al menos una hora al día, los más pequeños se han vuelto sedentarios y muy caseros. Tienen en su habitación todo lo que aparentemente necesitan. Y es una pena la cantidad de cosas que se están perdiendo.

Hoy, Día Universal del Niño, reivindico los juegos en la calle con esta escultura de un niño lanzando su avión que se encuentra en unos jardines salmantinos.

Besos.

025
SENTADITO ME QUEDÉ

Evidentemente, si llevas un ritmo de vida muy acelerado o bastante activo, pasar unos cuantos minutos al final del día en el sofá será el alivio necesario para descansar y seguir dando lo máximo en todos tus proyectos. Pero si tu rutina consiste en moverte de la cama a la silla, y de la silla al sofá, lo más normal es que más pronto que tarde acabes sufriendo algún problema de salud.

Este año, más que ningún otro, hemos acabado desarrollando un modo de vida sedentario frente al hecho de pasar tanto tiempo en casa, ya sea teletrabajando o en nuestros momentos de ocio, por norma general hemos pasado mucho tiempo sentados frente al ordenador o a la televisión. Si no te mueves no quemas tantas calorías como las que ingieres, de ahí que se produzca un crecimiento notable de los lípidos en el cuerpo. Si no adoptamos una buena postura en nuestro escritorio, tenemos más probabilidades de sufrir una lumbalgia o enfermedades asociadas al dolor de espalda o de cuello. Ya que no liberas energía y, por tanto, el cuerpo siente que no necesita descansar. Por tanto, si te ves abocado a un nuevo confinamiento, haz todo lo posible por mover el cuerpo para así prevenir toda esta serie de males.

(ACyV)


Sabios consejos los que nos dan estas líneas para evitar el sedentarismo en la época del confinamiento. De todas formas, en esas semanas no está siendo igual que en marzo. Al menos en mi caso. La presencialidad, con sus riesgos, es preferible no solo por la salud mental sino también por la del cuerpo porque de estar todo el día teletrabajando pueden surgir problemas físicos, como engordar, dolores de espalda, mala calidad del sueño, etc.

Lo bueno es poder salir o bien a trabajar o simplemente a pasear marcando rutinas y horarios al aire libre, algo muy beneficioso. Soy gran defensora del sofá, cuando al final del dia se vuelve a casa cansado y disfrutando de ese momento de relax. Para quedarse sentaditos ya tenemos esa canción de corro que cantábamos las niñas : Al corro de la patata comeremos ensalada. Lo que comen los señores, naranjitas y limones. A chupé, a chupé sentadito me quedé...

Siempre podemos sentarnos en uno de los bancos que forman esta hilera de ellos.

Besos.

035
¿PARA QUÉ SIRVE LLORAR?

El hecho de llorar es una de las formas más naturales de soltar toda la emoción que nos embarga en un momento determinado. Pero también hay otras. En realidad, el comportamiento de los humanos se basa principalmente en eso: una continua afectación por las situaciones que vivimos en nuestro día a día que, convertidas en emociones, dejan su impronta en nuestro ser y conciencia. Más tarde, como si se tratara de una presa de agua, necesitan liberarse. Este año, además, todos lo hemos vivido de una forma particularmente intensa a nivel emocional debido a la pandemia. Muchas familias han tenido que lidiar con la tragedia de perder a un ser querido y, lo que han tenido más suerte, enfrentarse al aislamiento al no poder pasar tiempo con sus familiares o amigos.

"El llanto es una descarga de hormonas de nuestro cerebro que provocan nuestras respuestas a las situaciones vividas. Esta descarga hormonal va eliminándose poco a poco a través de la orina o el sudor. Pero cuando es muy grande y la intensidad de la emoción está por encima de lo que la persona es capaz de manejar, tenemos el mecanismo del llanto que nos ayuda a eliminar del organismo todas esas hormonas excedentes, por eso nos sentimos mejor tras un buen rato llorando", dice una psicóloga.

(ACyV)

Los abrazos al igual que las lágrimas son una manera de comunicar nuestro estado emocional y a lo largo de este aciago año si hay algo que hayamos echado de menos es poder abrazar abiertamente a las personas que queremos y de hecho seguimos haciéndolo. Pero lo que nadie nos ha controlado a veces son esas lágrimas solitarias que habremos soltado en la intimidad. Y según dice el texto no es nada negativo, porque se trata de descargas hormonales que nos permiten echar fuera todo aquello que nos sobra y que nos hace daño físicamente, y no digamos nada desde un punto de vista emocional.

Y no sólo se llora de tristeza, también de alegría o como resultado de una emoción. A veces vemos una película y las lágrimas sin saber cómo nos desbordan. El resultado es que después nos sentimos mucho mejor. De ahí esa frase de "Hay que ver que mal rato más bueno hemos pasado".

Lo que está claro es que cada uno gestiona sus emociones como puede y si una llantina nos ayuda a dejar de ver todo negro, coomo el cielo de mi foto, bienvenida sea.

Besos.

064