x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
NARCISISMO

El narcisismo es la complacencia excesiva en la consideración de las facultades propias. El término alude al personaje mitológico Narciso, enamorado de sí mismo (se ahogó al intentar besar su imagen reflejada en el agua). Aunque es cierto que con esta palabra se puede hacer referencia a algunos rasgos de una personalidad normal, el narcisismo se puede manifestar de forma patológica como es el caso del Trastorno de la Personalidad Narcisista, que se caracteriza por un patrón de larga duración de grandiosidad (exagera sus logros y talentos), una constante necesidad de admiración y, por lo general, una falta total de empatía hacia los demás.

Se diferencia del egocentrismo, pues mientras que los egocéntricos no son capaces de ver el punto de vista de la otra persona, los narcisistas saben asumir otro punto de vista. Eso sí, no les importa ni lo más mínimo. Aunque algunas formas de narcisismo pueden tener su origen en la personalidad interna del individuo, este trastorno es de naturaleza externa debido a la educación y al refuerzo reiterado de ese comportamiento.

(ABC Bienestar)


Todos conocemos a más de un narcisista, una persona que se gusta a sí misma, que se regodea en su físico y en sus habilidades, que se mira y se admira. Como le pasó al pobre Narciso que se quiso admirar tanto en la superficie del agua que se ahogó y se quedó convertido en esa flor a la que da nombre.  No es el caso de la de mi foto...

Lo que más me ha interesado de estas líneas es la diferencia que se establece con el egocentrista que parece a primera vista que es lo mismo y no es así. Los egocentristas no ven los puntos de vista de los demás, los narcisistas, sí, pero les importa un comino.  No lo pueden ni lo quieren remediar y crece con ellos.

Como decía Woody Allen en una de sus películas:

 “- ¿Usted que religión practica?
- Yo... el catolicismo... ¿Y usted?
- Yo nací en la comunidad judía, pero ahora practico el narcisismo.”

Besos.

022
MATAR MOSCAS A CAÑONAZOS

La expresión “Matar moscas a cañonazos” es otra de esas expresiones que se explican por sí misma. Primero pensad en el tamaño de una mosca. Después, en el tamaño de una gran cañón, de esos que se ven las películas de guerra (también conocidas como películas bélicas). Ahora imaginaros cómo sería matar una mosca con un cañonazo. Un desperdicio, ¿verdad? Pues esa frase significa precisamente eso, despilfarrar un montón de recursos para conseguir algo que no necesita tantos. En este caso, se podría decir que matar moscas a cañonazos en muy eficaz (la mosca al final muere) pero no es muy eficiente (se consumen muchos recursos de forma totalmente innecesaria).

(De internet)

Cuántas veces hemos pronunciado esta expresión para querer afirmar que es peor el remedio que la enfermedad o que es un despliegue excesivo de medios para conseguir algo que no compensa. Es como si a alguien se le estropea el ratón  y se compra un ordenador nuevo. Un desperdicio, com o dice el texto. Un despilfarro, más bien.

También se podría pensar que la letra de esa copla que diece, que "con los bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones", haciendo referencia a la Guerra de la Independencia contra los franceses. Bonita forma de hacerse rizos.

Ni lo uno ni lo otro en el caso del cañón que se conserva en el Castillo de Cullera, una fortaleza para ddefenderse desde lo alto de todos los "invasores" que se acercaran al lugar vía marítima. Como fue el caso del corsario berberisco Dragut que asaltó la villa de Cullera y consiguió un importante botín en bienes y cautivos el 25 de mayo de 1550, como parte de su campaña de saqueo por el Mediterráneo...vamos, de mosquita muerta, nada.

Besos.

023
LAVANDO NUBES

El viento está lavando las nubes.
Toma una nave negra,
la empapa en lluvia,
la retuerce en seguida,
la golpea contra el molino,
nos moja el campo,
lava el cielo,
y sale la nube blanca
de negra que era,
para ir a colgarse
en el hilo del horizonte,
a secarse.

(A. Ferreiro)


Después de un montón de días sin nubes por esta zona, ayer y hoy han hecho acto de presencia. Se habían anunciado tormentas de aparato eléctrico, chaparrones y granizadas como se ha visto que han caído, y de qué forma, en muchos lugares. Sin embargo, ayer se sustanció con un poquito de lluvia que quedó en nada y eso sí, con una bajada de temperatura que nos alivia y nos ha dejado respirar hoy.

Esta tarde cacé esta extraña nube, como con una ranura en medio que dejaba filtrar los últimos rayos de sol de esta tarde. Me pareció muy evocadora, un arista diría que es un efecto de "rompimiento de gloria", para otros un anuncio de algo, y para un poeta bien pudiera ser lo que dicen estos versos, que el viento ha lavado las nubes, convirtiendo los nubarrones negros anunciados en nubes más blancas y porosas, como secándose."

"'Es increíble como en cada atardecer, el sol es de un color diferente. Ninguna nube está en el mismo lugar. Todo día es una nueva obra maestra. Una nueva maravilla. Un nuevo recuerdo."(Sanober Khan)

Besos.

024
CONVERSACIONES EN LA MESA

Creo que en la mesa te conectas con la persona que eres en los momentos más íntimos. Una mesa siempre te recuerda tu historia. Lo más importante es la conversación. Al comer no puedes hablar, y eso te obliga a escuchar. Con la intención principal de que escuches las voces que no piensan de la misma manera sobre un tema y cómo plantean estas ideas. Al confrontar ideas, comienzas a comprender los matices de los temas.

Creo que estamos perdiendo nuestra atención de lo que realmente importa. La conversación tiene que ser larga y robusta, ante tres platos. Y cada plato tiene un significado. En el primer plato mostramos quiénes somos, por qué estamos allí y qué ha sucedido para que estemos sentados en esa mesa. El segundo es lo que está sucediendo con el problema planteado. Y el tercero trata de las posibilidades futuras. Y ese es el que siempre dura más tiempo. He querido invitar a personas enfrentadas que pudieran traer algún contraste a la mesa, pero sin crear peleas. No hay voces tóxicas, ni violentas. 

(Diego Luna)


Me parecen muy interesantes las afirmaciones de de este actor que ahora presenta en México un programa en el que reúne a personas alrededor de una mesa. Mientras comen, conversan.

Una comida en grupo es además de una manera de saciar el hambre un acto social. La comida y los distintos platos son el hilo conductor para una buena conversación y no digamos nada de las sobremesas, que sirven para prolongar la reunión por más tiempo. Lo de que cada plato tiene su significado me parece  muy curioso: en el primero nos mostramos, en el segundo debatimos y en el tercero hablamos del futuro. Y además, lo mejor de todo es que Diego Luna afirma que mientras comemos no tenemos más remedio que escucharnos unos a otros alternativamente. Es difícil que así hablemos a voces y quitándonos la palabra. Toda la razón.

Todo esto además del disfrute de la comida. En el caso de una paella como la de la foto, no tuvimos más remedio que fusionar los tres momentos en uno. Y todo fue superagradable ¡Qué sacrificio más grande hicimos!

Besos.

013
NUEVOS RECUERDOS

No me acuerdo de cuando el plan de cada día era irse por ahí de tapeo en peregrinación a beber cerveza y no parar hasta que todo el mundo hubiera pagado una ronda por lo menos más las que se añadían de propina.  No me acuerdo de cuando, para celebrar cualquier cosa, había que organizar una comilona con exhibición de camaradería y sobremesa de canciones.

No me acuerdo de cuando, para amenizar el reencuentro con las amistades, era necesario derrochar simpatía por todos los poros, repartir abrazos a diestra y siniestra rematados con manotazos en la espalda y competir a ver quién era más saludador y bromista y ocurrente y campechano.

No me acuerdo de cuando la categoría y el interés de los viajes se medían por la distancia y la velocidad a que se efectuaba el recorrido, ni de cuando la única razón para visitar un lugar era hacerse una fotografía de lo que ya se había visto previamente antes en los folletos o en las webs porque era un destino famoso y salía en la televisión, ni de cuando, para que un paraje o enclave o monumento resultase atractivo, era requisito imprescindible que acudieran a él multitudes y hubiese que guardar cola.

(David Villarroel)


Reconozco que este texto es bastante pesimista pero creo que retrata a la perfección el sentir de muchos. Solo ha pasado medio año desde que hacíamos todas esas cosas que, consideradas tan normales, nos parecían lo más  natural. De repente un simple bichito nos ha trastornado la vida, la salud, la economía y por consiguiente todo lo que se desprende ello. Las relaciones sociales, la amistad, los encuentros, los viajes, todo ha cambiado de manera radical y lo peor es que cada vez estamos más convencidos todos de que no se van a recuperar ya nunca la mayoría de estas cosas.

Yo sí me acuerdo del reencuentro con los amigos con quienes  una vez al año coincidíamos en la playa, los abrazos, la alegría con la que nos poníamos al tanto de las cosas y nos despedíamos hasta el año siguiente, juntos y brindando. Ahora nos "juntamos" de lejos, con las mascarillas, con ese ridículo choque de codos lamentándonos de vernos así. Y me acuerdo de mucho más, de cómo nos íbamos de viaje en vacaciones, en avión, a recorrer lo poco que nos queda de Europa, o a celebrar con los compañeros cualquier cosa. Yo, todavía me acuerdo y espero y confío que no se me olvide. Quién sabe algún día... unas veces subiendo y otras bajando.

Besos,

025