x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
SESGO DE CONFIRMACIÓN

Como hoy en día se considera que todas las opiniones son respetables, ya nadie se toma la molestia de cuestionarse si lo que le están contando tiene sentido, ni trata de averiguar tampoco si hay otros puntos de vista al respecto y sopesarlos antes de tomar una decisión. Porque existe, además, otro fenómeno a tener en cuenta. El llamado 'sesgo de confirmación'.

Se conoce por tal a «la tendencia de buscar, favorecer y recordar las informaciones que confirman las creencias que uno ya tiene». De este modo, una persona de determinado color político solo lee o escucha noticias de informadores de su cuerda, lo que a su vez hace que  esos informadores, para fidelizar a su público, publiquen solo lo que este quiere oír. De todos los inquietantes fenómenos que acabo de enumerar, el sesgo de confirmación me parece el más alarmante. Por la polarización que crea y propiciando la idea de que «el que no está conmigo está contra mí». También por la falta de autocrítica que implica. Al informarse a través de un único medio, la gente no contrasta opiniones, no abre la mente a otras ideas, descarta sin ver otros puntos de vista que pueden ser enriquecedores. Todo enseña, pienso yo, y no conviene desdeñar ninguna fuente de información. Al fin y al cabo, hasta un reloj averiado da la hora exacta dos veces al día. ¿No creen?

(Carmen Posadas)


No conocía en absoluto este término "sesgo de confirmación" pero sí perfectamente a lo que se refiere porque es algo habitual y aunque no nos lo planteamos todos lo llevamos a cabo. Leemos los periódicos cuya línea editorial coincide con nuestras ideas, vemos las tertulias de cadenas de televisión que dicen lo que queremos oir y así nos aseguramos de que no vamos a escuchar nada que nos desagrade. Nos relacionamos con amigos por whatsapp con los que tenemos una cierta afinidad en cuestiones de la vida, en aficiones y demás.

En buena lid deberíamos informarnos e intercambiar impresiones con aquellos que piensan diferente y así abriríamos nuestra mente sin pensar que son los demás los que están equivocados. Es como los mítines de las campañas electorales. Para bien ser deberíamos ir a aquellos opuestos a nosotros para ver si nos convencen, y no a aquellos que ya nos tienen convencidos, suponiendo que fuéramos a alguno que en mi caso no es así. Damos la espalda a lo que dicen los demás como la escultura que está a la entrada del Parque de María Luisa. Pero no es fácil...

Besos

033
CON LOS CINCO SENTIDOS

En esas pantallas no olemos. Siendo yo niño, en aquella Enciclopedia Álvarez, que contenía todo nuestro saber, había dibujos del oído, del ojo, de las papilas gustativas, de la dermis y epidermis y de la nariz que impregnaba nuestro oler. Mucho más tarde, siendo yo maestro, y dimensionado en figuras plásticas, mis alumnos entendían esto de los cinco sentidos: oído, gusto, tacto, vista y olfato. Siendo yo niño y los niños de los que yo fui maestro, utilizábamos con profusión estos cinco sentidos. Ahora, las pantallas de teléfonos y ordenadores ocupan muchos de nuestros tiempos. En ellas vemos, siempre vemos y hasta escuchamos. Pero en esas pantallas no olemos, no tocamos ni gustamos. Sin el olor del tomillo tras las lluvias, sin el de las flores del celindo, sin el del estiércol de los caballos, no sabemos lo que es el olor. Sin el gusto de un tomate cogido de la mata, de un higo maduro en la higuera, del néctar de una flor: solo gustamos lo que nos venden. Sin la caricia en la piel del ser amado, no hay amor que sacie nuestros sueños. Somos menos cuanto menos sentimos. Y nuestros niños, si no sienten plenamente, pensarán poco. Presas fáciles de pensares interesados.

(Juan de Dios Molina Suárez)


Yo no tuve como libro manual la Enciclopedia Álvarez pero recuerdo a la perfección esos dibujos simplificados de los 5 sentidos de los que nos habla este lector del suplemento semanal: un ojo, un oído, una lengua, una nariz y un trozo de piel. Eran sencillos pero muy ilustrativos para entenderlos y diferenciarlos. Todos los sentidos se utilizan y cuando uno de ellos falla siempre hay otro que sale a compensar esa carencia. Por ejemplo, un ciego tiene un olfato y un oído más desarrollado para paliar las deficiencias visuales.

Pero en lo que tiene razón este señor es que ahora, los más jóvenes, lo apuestan todo a la vista y al oído cuando se trata de utilizar las pantallas ya sean del teléfono o de ordenador con lo cual se están atrofiando voluntariamente el olfato, el gusto y el tacto. Los ejemplos que pone son de lo más expresivo, el olor a hierba mojada, el sabor de una fruta y el tacto de una caricia. Y no es lo mismo. El postre que os enseño, un coulant de chocolate, sabía, olía y se derretía en la boca con esa mezcla de frio y caliente, sensaciones que se pueden intuir en la foto, pero nunca reproducir.

Besos.

044
ALARGANDO PALABRAS

Repetir letras en las palabras cambia su significado, pero ni los diccionarios ni los filtros de spam saben lidiar con ellas. Si me escribes un WhatsApp y respondo solo “ja”, probablemente entiendas que no me ha hecho gracia, pero si te contesto con un “jajajajajajajajajaja” sabrás que tu chiste  habrá tenido más éxito que si te respondo “jajaja”. A lo mejor no estoy siendo sincera si te pido “perdóooooooon”. 

Está claro que repetir determinadas letras de algunas palabras añade matices a su significado. Aunque estas “palabras estiradas” apenas se usan en el escrito formal y en la literatura  aparecen solo a veces, en las RRSS están a la orden del día. De hecho, algunas voces expertas defienden que se han convertido en una parte fundamental de nuestro lenguaje. Sin embargo, todavía no aparecen en los diccionarios, y los correctores ortográficos las siguen resaltando como erróneas. Así, no todas las palabras están igual de equilibradas: en algunas, como “jajaja”, todas las letras se repiten por igual, mientras que en otras como “perdóooooon” solo se repite una letra y las palabras cortas como “ja” tienden a estirarse más que las largas. Cuando  las palabras estiradas se empezaron a usar en el lenguaje escrito, eran un mero reflejo del lenguaje oral. Por eso, la repetición de letras correspondía a los sonidos que se alargaban dentro de cada palabra. Por eso, las pocas veces que aparecían en la literatura, se encontraban durante los diálogos. Incluso cuando se han vuelto más comunes, se concentran en ámbitos informales donde el lenguaje escrito se asemeja más al oral.

(Patricia Contreras)


ESte es un fenómeno de lo más habitual en el lenguaje cotidiano escrito en un afán de reproducir lo más exactamente posible el lenguaje oral porque así pensamos que damos más cercanía, más espontaneidad a nuestros textos. Pero como es logico nos limitamos a redes sociales como ésta o a  Whatsapp. Me refiero sobre todo a las respuestas que damos a algo que hemos recibido si no es que lo hemos sustituido definitivamente por un emoticono que cada vez son más expresivos.

Así que cuidado con los JA que escribimos, porque puede tener un sentido como reprobatorio, negando una evidencia, miestras que si decimos JAJAJA ya es una risa en condiciones. Lo que me hace mucha gracia es lo de “perdóooooooon”, acompañado una interrogación al final... casi estamos poniendo voz de alguna tertuliana televisiva de no muchas luces...o el “por favorrrrrrr”; dicen los expertos en el tema que las palabras estiradas, independientemente de cómo se pronunciarían, "contribuyen a llamar la atención sobre todo en entornos como Twitter donde el límite de caracteres impide a veces transmitir sutilezas de significado".

Lo curioso es que este fenómeno coexiste con las abreviaturas, así que ¿en qué quedamos? Abreviadas de momento pero alargándose y ensanchándose cada vez más como estas lechuguitas.

Besos.

034
VER PASAR A LA GENTE

Una de las actividades vacuas que hago, y que es de mis favoritas, es quedar con un amigo a ver gente. Mi amigo y yo buscamos una calle concurrida, una silla en una terraza, un agua con gas y rodaja de limón y echamos/tiramos/quemamos/gastamos un par de horas mirando a gente que pasa.

No dista mucho eso de la costumbre de los pueblos de sacar la silla a la calle al atardecer con un botijo y una de pipas con la única intención de ver pasar a los vecinos de vuelta de sus labores o de camino a sus ocios. Tan popular se hizo esta manera de perder el tiempo que, en muchos pueblos, se llegó a construir en la puerta de las casa un banco de piedra u hormigón para evitar el molesto trajín de sillas y dar por hecho que, oficialmente, nos gusta sentarnos a ver gente.

(Juan Gómez Jurado)


Sentarse a ver pasar a la gente es una de las costumbres patrias más arraigadas, o quizá lo era y se ha limitado esta actividad a los lugares pequeños, donde se "gasta" el tiempo de esa manera. Lo de sacar la silla a la puerta de la casa se ve todavía en muchos pueblos y no tan pequeños. Cuando se aleja uno de la parte más turística y playera de Cullera, en lo que se llama "el pueblo", se pueden ver todavía a personas haciendo tertulia sobre sus cosas o entreteniéndose en la contemplacion de la gente que pasa. Para qué queremos que nos espíen los móviles si en esos lugares la gente sabe todo de los demás, en plan la vieja del visillo.

Otra posibilidad es la de asomarse al balcón, pero el balcón tiene que ser no demasiado alto y estar situado en un lugar de mucho paso y para eso no se me ocurre mejor sitio que la sevillana Plaza del Altozano, la entrada de Triana desde donde se vislumbra a todo ser viviente que acceda desde el puente... y qué decir de la magnífica atalaya que es  para ver pasar a todas las cofradías trianeras  ese balcón con mirador, adornado para la ocasión. Aunque ya sabemos que no es lo mismo mirar que observar, el que mira dirige la vista, el que que observa la detiene.

Besos.



037
EL COLOR VIOLETA

En la localidad francesa de Giverny, a orillas del Sena podemos encontrarnos con una planta acuática de lo más peculiar en sus jardines y estanques. Se trata del nenúfar de color violeta, el cual también está presente en la geografía española, al igual que otras bellas flores con este color como la lavanda. A finales del siglo XIX, el pintor impresionista Claude Monet quedó tan embelesado con este vegetal que no dudó en mudarse allí con su mujer y sus ocho hijos para poder contemplarlo todos los días. Para él, la luz que había en este lugar era única, obsesionándose con ella e intentando trasladarla a los cuadros que pintaba.  Lo que no sabía es que sería uno de los impulsores de que el color violeta se hiciera un hueco en la pintura mundial posterior, pues hasta entonces los cuadros quedaban exentos de esta tonalidad de color, que en un pasado podía llamarse "púrpura" o "añil".

 En realidad, la experiencia de definir un color con un nombre es puramente subjetiva: nunca estaremos completamente seguros de que lo que vemos es "rojo" o "amarillo", básicamente porque esto solo son nombres que ponemos a percepciones visuales que existen de manera única en nuestra mente. En la antigüedad los seres humanos vivían en climas extremadamente secos en los que no había tonos violetas en la naturaleza además de lo caro que esos pigmentos. Era lógico que los impresionistas abrazaran el violeta y a medida que se extendía la educación pictórica o artística, el público empezó a apreciarlo, por lo que el color se extendió también a la moda, el interiorismo y el diseño industrial.

(E. Zamorano)


¡Qué bonito es el color violeta y qué suerte que los impresionistas lo pusieran de moda! También hay quien añade a la ausencia de este color durante siglos el hecho de que la percepción del ojo humano haya ido cambiando con el paso de los siglos, lo que también tiene sentido. No me extraña que Monet se quedar embelesado con este tono tan delicado y sutil. 

 El violeta, mezcla de rojo y azul,  es el color de la calma, la creatividad, el misterio, la magia y la meditación. También se considera el color de la sensualidad, la realeza, la nobleza y el lujo. Sin embargo, algunos de los significados negativos asociados al violeta son la fatalidad, la tristeza, el luto y un mundo de dolor. El color da vida, es paisaje y luz y cada uno de nosotros lo percibe de una manera distinta. Como decía Lebowitz : "El violeta será un buen color para el pelo cuando el castaño se convierta en un buen color para las flores".

Bien por Monet y su genial " Jardín del artista en Giverny". ¿Qué colores distingues tú aquí?

Besos.

045