x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
PERSONAS DE PRO

Se utiliza la locución ‘ser una persona de pro’ para hacer referencia aquellos individuos que se distinguen por sus buenas cualidades, son cumplidores, tienen una buena posición y un futuro prometedor. 

Etimológicamente el término ‘pro’ proviene del latín vulgar ‘prode’ (cuyo significado es ‘provecho’) y a su vez este procede del latín común ‘prodest’ (que significaba ‘de utilidad’, ‘es útil’). Por tanto, la forma ‘de pro’ significa literalmente ‘ser [alguien] de provecho’.

(Alfred López)

No puede estar más claro y más sencillo. Una persona de pro es una persona de provecho, que aúna buenas cualidades, que es cumplidor y que tiene buena posición. Y sin embargo yo creo que esta definición ya tiene poca vigencia porque estas cualidades en una persona no son ahora las más valoradas.

Para llegar a ser un hombre de pro, no podemos pensar que el cambio se produzca de la noche a la mañana, es más bien el resultado de una trayectoria donde el estudio, el comportamiento y el renombre acompañen cada día al candidato. No se improvisa y está reñido con esa tendencia actual que se llama cortoplacismo. Quiero las cosas y las quiero ya. No me importa a quien tenga que pisar, ni siquiera renegar de mis principios si a cambio lo consigo. Pero es una falsa ilusión. Alguien dijo que se puede engañar a alguien durante mucho tiempo, a algunos durante poco tiempo, pero no se puede engañar a todos durante mucho tiempo. Tarde o temprano todo sale a relucir.

Un sitio donde uno puede empezar a labrarse un provecho y un futuro en el pensamiento, en la lengua, en la literatura y en todo lo que tenga que ver con el humanismov... a medio y largo plazo es tras estas columnas del Palacio de Anaya que alberga  a la Facultad de Filología de la Universidad de Salamanca.

Besos.

034
LA HOJA SE DEJA CAER

Las hojas no caen,
se desprenden en un gesto supremo de generosidad
y profundo de sabiduría:
la hoja que no se aferra a la rama
y se lanza al vacío del aire
sabe del latido profundo de una vida
que está siempre en movimiento
y en actitud de renovación.

La hoja que se suelta comprende y acepta
que el espacio vacío dejado por ella
es la matriz generosa que albergará el brote de una nueva hoja.

Quiero, en este tiempo, sumarme a esa sabiduría,
generosidad y belleza de las hojas que “se dejan caer”.

Quiero lanzarme a este abismo otoñal
que me sumerge en un auténtico espacio de fe,
confianza, esplendidez y donación.

Sé que cuando soy yo quien se suelta,
desde su propia consciencia y libertad,
el desprenderse de la rama es mucho menos doloroso
y más hermoso.

(José M. Toro)


En este tiempo otoñal ver el pavimento, los adoquines en este caso, de las calles tapizado con las hojas que no se caen, como dice el poema, sino que se desprenden, es toda una gozada. Son hojas que dejan el espacio en las ramas para las siguientes que van a nacer en primavera, con una sabiduría de renovación, de movimiento, de nueva vida...

Y la asimilación con los humanos es muy fácil de hacer y sería deseable que en un momento concreto de la vida nos dejáramos caer, que nos soltáramos de todo aquello que ya no nos aporta nada y que fuéramos así capaces de empezar de nuevo dejando a los que están por llegar la tarea que debe completarse.

Pero no suele ser así. Tenemos un sentimiento de aferrarnos a todo, a lo material, al cargo, y es poco frecuente que alguien "se desprenda" como las hojas, idiotas como somos pensando que nos vamos a llevar algo para la eternidad. Neruda se hacía al respecto esta pregunta: “¿Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas?”

Besos.

044
EXTRAÑAS SONRISAS

Definitivamente hay caras y expresiones que parecen más malvadas que otras. Estos personajes tienen muchos rasgos en común, especialmente, la particular manera en la que sonríen. 

Para entender estas inolvidables sonrisas primero debemos conocer cómo es una sonrisa genuina: las comisuras de los labios se elevan oblicuamente hacía las orejas y simultáneamente los músculos que rodean los ojos se contraen, estirando la piel hacía su extremo exterior creando las famosas “patas de gallo”. ¡Así es como todos se deberían ver!

 La sonrisa maliciosa se caracteriza por dos elementos: por un lado, la elevación exagerada y angulada de las comisuras, y por el otro, el incremento de la apertura ocular. Al sonreír se reduce la porción visible de los ojos, pero en estas sonrisas la acción de elevar el párpado superior lo evita. La combinación resulta en una apariencia contradictoria: los labios sonríen, pero los ojos no sólo no lo hacen, sino que además parecen más grandes. El Dr. Jack Brown insinúa que cuando ambas acciones se presentan juntas, repetidas veces o durante un tiempo prolongado, se podría sospechar de una personalidad antisocial (léase psicópata o sociópata). Entonces… ¿Podemos pensar que existe una sonrisa psicopática?

(Alan Crawley)


Pues claro que existen sonrisas maliciosas, al igual que falsas o espontáneas y sinceras. Hay personas que son capaces de hacer lo que dice el texto, sonreir con la boca, con los labios, y no hacerlo con los ojos cuando lo ideal es hacerlo a la vez. Son sonrisas falsas de las que hay que desconfiar. También existen esas  sonrisas forzadas que a la vez dicen auténticas barbaridades y se creen que así lo suavizan. 

Otras sonrisas son sólo de ojos y no de labios, como es el caso del actor Kevin Cotsner. No sé si os habéis fijado , pero es un gesto acogedor y que inspira confianza. Otras sonrisas son enigmáticas e incluso perturbadoras como podría ser el caso de los personajes de la foto, un bombero y la cabeza que le hace de repisa, tallados en madera en una de las maravillosas fachachas bretonas de Rennes. Mención aparte merecen las sonrisas de los psicópatas. Pensad en la de Jack Nicholson en "El resplandor"...

Pero también las hay sinceras, me quedo con esas. Solo es cuestión de saberlas descubrir.

Besos.

025
UNA DE FRASES HECHAS

Hacer un pan con unas tortas. Esta frase hecha se refiere a aquellas situaciones en que uno pretende algo y acaba saliendo otra cosa distinta, a menudo peor. Por ejemplo, si pretendemos que nuestro hijo estudie más regalándole un ordenador y resulta que se pasa las horas en internet y no estudia. ¿De qué me suena a mi eso?. Entonces has hecho un pan con unas tortas. Hay muchas veces en que, por ingenuidad, pretendemos solucionar una situación y acabamos complicándola más.

Para ese viaje no se necesitan alforjas. Es normalmente empleado para decir que no merecía la pena el esfuerzo empleado para el resultado que se ha obtenido, aunque también para expresar que la ayuda que han brindado para resolver algo, no supone ninguna ventaja,  ya que esa solución es tan costosa como el propio problema a superar. Un ejemplo puede ser el siguiente: "para poner un negocio de alquiler de bicicletas me exigieron tantos permisos, y eran tantos los gastos, que les dije que para ese viaje no se necesitan alforjas".

(Spaniway)


Estas dos frases las hemos escuchado en todas partes en el día de hoy en relación con el resultado de las nuevas y repetidas elecciones. El sentido es muy claro, queriendo arreglar algo lo estropeamos más y creo que ambas vienen a significar lo mismo. El origen de la primera es muy curioso; viene a significar que para hacer un producto normal y  de escaso valor como un simple pan usas o estropeas un producto de alta calidad y más elaborado como pueden ser unas tortas, es decir de mas valor.

Respecto a la segunda, ya sabemos qué son las alforjas,  una especie de bolsas en donde antaño se llevaba todo lo necesario para hacer un viaje, normalmente a pie o a caballo. Cuánto más largo era el viaje, más grande tenían que ser las alforjas. Por el contrario, si el viaje era cortito no hacían falta alforjas. Se usa ahora para decir que ha habido un exceso de previsión o expectativas en algo, y se demuestra después que han sido innecesarios tantos preparativos. 

Los patos del lago Serpentine en Hyde Park no llevan alforjas, se mueven con lo puesto y les da igual que sean panes o tortas, comen de todo.

Besos.

034
LA LUZ EN LOS MONUMENTOS

Pasear hoy de noche por cualquier urbe es una actividad tan cotidiana como cualquier tarea del día a día. Pero cuando el sol ya se ha puesto, la ciudad que se descubre ante nosotros es diferente, se ilumina de manera artificial y salen a la luz colores y formas que antes parecían escondidos. No solo en las aceras o en las fachadas de tu barrio, también en los grandes monumentos.

La luz artificial se ha convertido en una estampa tan habitual que parece que siempre ha estado ahí pero lo cierto es que la iluminación eléctrica llegó a las grandes ciudades bien entrada la revolución industrial. Sus inicios datan de los años ochenta del siglo XIX en Francia aunque no fue hasta bien entrado el siglo XX cuando se empezó a utilizar con otros fines que los meramente iluminativos. Porque la luz es un elemento que, utilizado con cabeza, permite realzar la belleza arquitectónica de edificios o monumentos cuando el sol se pone al atardecer.

(Jaume Esteve)

Es un eterno dilema. Los monumentos de día o de noche. La iluminación artificial mejora mucho la arquitectura de los grandes edificios. Pero hay quien piensa que no hay nada como la luz natural, o bien de sol directamente sobre las fachadas o esa preciosa luz rasante del atardecer que hace sobresalir los entrantes y salientes como auténticas filigranas. Muchas veces he planteado por aquí este tema respecto a la Plaza Mayor de Salamanca. Tiene el encanto a partes iguales, de día y de noche. Hay para todos los gustos y ambientes.

Pero hay una calle en Salamanca, en el centro, peatonal, pequeñita donde el otoño es especialmente bonito, la Calle de las Úrsulas, al lado de Bordadores. Y en mi opinión a cualquier hora es hermosa, y si está nublado y ha llovido, aún más.  ¿Qué opinas?

Besos.

054