x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
CONFUNDIR LOS NOMBRES

Solemos achacarlo a un despiste o a estar pensando y/o haciendo varias cosas a la misma vez, pero el hecho de llamar a alguien con el nombre de otra persona es más común de lo que creemos y suele pasarle a una gran parte de la población. Lo curioso es que esa equivocación suele sucedernos casi siempre con los mismos protagonistas y estos suelen ser dos personas muy cercanas a nosotros (hermanos, hijos, padres, tíos, amigos…).

No hay una respuesta clara y contundente para este fallo de memoria pero, según indican los expertos, puede deberse a que cuando nuestra memoria almacena datos de todas las personas a las que conocemos lo hace guardándolo en bloques de afinidad y, por ejemplo, nuestros hijos o mejores amigos se encuentran en un mismo grupo por lo que al ir a llamar a uno hay mucha posibilidades que acabemos haciéndolo por el nombre del otro. Es habitual que una madre llame a cualquiera de sus dos hijos por el nombre que no le corresponde, pero esto no ocurre por el hecho de que puedan parecerse físicamente  sino porque ambos se encuentran alojados en el mismo bloque de la memoria.

(Alfred López)


Que levante la mano al que no le ha pasado alguna vez esto. No se trata de confundir nombres o confundir personas, porque se tiene muy claro quién es quién y cómo se llama al tratarse de de seres muy allegados. A mí me pasa a veces llamar mamá a mi hija para enfado suyo, ya que piensa que mientras le hablo estoy pensando en otra cosa. Y no es verdad. Se escapa sin saber por qué. Ahora ya sabemos la razón: los datos y los nombres de nuestros seres queridos los guardamos en el mismo bloque, como en una misma carpeta amarilla de los documentos del ordenador que se llamara "seres queridos".

Para eso mi abuela tenía una táctica muy clara y reconocida por ella misma. Nos llamaba a todas las nietas Mari...en algunos casos encajaba más o menos, pero en otros nada de nada.

Esta plaza semicircular en Sevilla, la Plaza del Cabildo, es tan singular que no es fácil confundirla con otras. A medias entre plaza y patio particular, sus tres accesos se cierran con rejas por la noche. Plaza, Patio... uy, me confundí.

Besos.


014
Última foto del fotolog de eliocroca2
A eliocroca2 le gusta esto · El 11/07/2018 a las 22:05

Última foto del fotolog de eliocroca2
eliocroca2 · El 11/07/2018 a las 22:07

Dejémoslo en rincón sevillano muy querido (los domingos por la mañana, además, escenario de un mercadillo muy curioso, donde pueden encontrarse desde sellos y monedad, algo muy habitual, hasta figuras de Playmóbil descatalogadas). En fin, una maravilla.

Última foto del fotolog de Joaki-007
Joaki-007 · El 11/07/2018 a las 22:16

Buenas noches .

Veo , segun el comentario de nuestro amigo eliocroca2 que , esta maravilla de foto ( que por cierto , la conocemos pues cuando fuimos la vimos ...me encantó) es , vamos a decir como nuestra plaza Real , en el sentido de los sellos,monedas y colecciones en los domingos .
Eso no lo sabia yo...
Es una preciosidad ...

Bueno, bueno...eso de "confundir" nombres es super habitual, sobre todo con los hijos ...A Dani le llamamos Jordi a Jordi Dani , a Bea jordi...
Un clasico total...

Menos de 2 horas y es 12...

Besos.

Última foto del fotolog de corremundos
corremundos · El 12/07/2018 a las 18:04

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

El comentario de Joaquín me puso sobre la pista. Que tengas un gran día.

Mi madre, a los 18 años quedó huérfana de madre, siendo la mayor de 8 hermanos (el menor con 6 meses). Se convirtió en madre de sus hermanos. Y claro había ocasiones que para llamar a uno los nombraba a todos.

Saludos.

Última foto del fotolog de mebarak1981
mebarak1981 · El 13/07/2018 a las 10:07

Ésta actualización en algún momento se la voy a enseñar a mi madre.
A ella le pasa mucho, pero lo curioso es que sólo le pasa con los varones. Con las niñas de la familia atina siempre a la primera.
A mi hermano le ha dicho en alguna que otra ocasión Hipólito o Ángel (que es el nombre de sus hermanos, de mis tíos, claro), y a mi padre llamarle Sergio (que es mi hermano)... a sus hermanos cambiarle los nombres, etc. En fin, un desastre jaja
Siempre nos reímos de ella (en el buen sentido) con ese tema. A ver, a todos nos pasa alguna vez, pero en ella es más habitual. Y le pasa de toda la vida, yo lo recuerdo desde que tengo uso de razón.

Ahora con la nueva generación tenemos tres niños: Lucas, Rodrigo y Julián, a ver cómo se las arregla jaja